Ni el ‘Pi­chi­chi’ Cham­pions con­sue­la a Leo El pro­ta­go­nis­ta

Sép­ti­mo gol en cua­tro par­ti­dos des­pués de un con­tra­gol­pe per­fec­to en 15 se­gun­dos

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - Ga­briel Sans

En un par­ti­do pre­des­ti­na­do al to­que y a la po­se­sión, el úni­co gol del Ba­rça se eje­cu­tó con un con­tra­gol­pe per­fec­to. Fal­ta a fa­vor del Man­ches­ter City y en 15 se­gun­dos (del 20’25’’ al 20’39’’) y 80 me­tros, el ba­lón aca­bó en la red de la por­te­ría in­gle­sa. Fue por obra y gra­cia de cua­tro ju­ga­do­res: Um­ti­ti re­cu­pe­ró el ba­lón, Mas­che­rano se lo ce­dió a Mes­si, que abrió la ju­ga­da ha­cia la ban­da iz­quier­da vien­do la ga­lo­pa­da de Ney­mar. El bra­si­le­ño con­tro­ló y asis­tió pa­ra que el ‘10’ del Ba­rça ajus­ti­cia­ra a Ca­ba­lle­ro den­tro del área. Un mag­ní­fi­co tan­to que da­ba lus­tre a una pri­me­ra par­te bri­llan­te de los azul­gra­na em­pa­ña­da so­lo por los errores in­di­vi­dua­les que cos­ta­ron el em­pa­te.

Mes­si ha­bía en­con­tra­do de nue­vo el in­te­rrup­tor. Le ha­bía en­do­sa­do un ‘hat trick’ en el cho­que del Camp Nou y ayer vol­vió a dar luz al ata­que. No es que mo­no­po­li­za­ra el jue­go ofen­si­vo del Ba­rça sino que su­po es­tar siem­pre aten­to al guión del par­ti­do, una vir­tud que sue­le re­pe­tir. Ex­qui­si­to en el jue­go in­di­vi­dual pe­ro tam­bién en el de aso­cia­ción. Du­ran­te la pri­me­ra par­te, fue re­fi­na­do en la in­ter­ven­ción y en el pa­se.

Fue un Mes­si agran­da­do por la mag­ni­tud de sus nú­me­ros. El sép­ti­mo gol de es­ta Cham­pions Lea­gue en tres par­ti­dos, por­que no ju­gó an­te el M’Glad­bach. A dia­na se­gu­ra por en­cuen­tro. Un buen pu­ña­do de go­les que le man­tie­ne lí­der en el Pi­chi­chi eu­ro­peo. 15 tan­tos en 13 en­cuen­tros y la peor pe­sa­di­lla de Pep Guar­dio­la. Dos go­les cuan­do era en­tre­na­dor del Ba­yern y cua­tro con el City. Seis al téc­ni­co que le ca­ta­pul­tó co­mo go­lea­dor in­sa­cia­ble. Era su gol 50 en es­te 2016, pre­ci­sa­men­te el día que ce­le­bra­ba las 100 ti­tu­la­ri­da­des en la Cham­pions.

Y des­pués de una pri­me­ra par­te efer­ves­cen­te, Mes­si se per­dió en la in­men­si­dad de la des­co­ne­xión ge­ne­ral. To­do el equi­po se vino aba­jo. Se les aca­bó el áni­mo pe­ro, so­bre to­do, el con­ven­ci­mien­to de po­der aguan­tar y ga­nar el par­ti­do. no tu­vo pau­sa ni aquel jue­go ar­qui­tec­tó­ni­co de siem­pre. Ya lo ad­vir­tió el pro­pio Luis En­ri­que en la pre­via. Es­ta­ba con­ven­ci­do de que Pep to­ca­ría al­gu­na te­cla pa­ra ga­nar el par­ti­do y lo hi­zo. Una pre­sión avan­za­ba pa­ra que no le lle­ga­ran los ba­lo­nes. Y así su­ce­dió. Mes­si no tu­vo oca­sio­nes cla­ras y ni tan si­quie­ra lí­neas de pa­se pa­ra asis­tir a Ney­mar o Luis Suá­rez.

En el re­cuer­do, aquel pe­nal­ti que re­cla­mó en la pri­me­ra par­te por una en­tra­da de un de­fen­sor del City, que su­po re­ba­ñar­le el ba­lón cuan­do es­ta­ba ya a es­ca­sos me­tros del gol. Una ju­ga­da que le irri­tó enor­me­men­te y que de ca­mino del ves­tua­rio, no pu­do evi­tar re­cri­mi­nar­le al co­le­gia­do la no se­ña­li­za­ción de la pe­na má­xi­ma. Mes­si que­ría más. Pe­ro el Ba­rça de di­lu­yó con los mi­nu­tos, pa­san­do a ser un equi­po des­co­no­ci­do, de­ma­sia­do pen­dien­te de no co­me­ter fa­llos. El Ba­rça se rom­pió y Leo acu­só el per­fil de un equi­po an­gus­tia­do por la ne­ce­si­dad.

Ter­ce­ra vez sin pre­mio

Mes­si mar­có pe­ro al Ba­rça no le al­can­zó pa­ra ga­nar. Es la ter­ce­ra vez en la Cham­pions que le su­ce­de. Las dos an­te­rio­res fue­ron fren­te al Pa­rís SG en 2014 y an­te el Cel­tic en 2012. Al­go que sue­na a pun­tual, por­que ge­ne­ral­men­te un gol de Leo es mu­cho. Van 290 par­ti­dos mar­can­do, de los que se ga­na­ron 251 y se em­pa­ta­ron 28

FO­TO: MA­NEL MON­TI­LLA

Mes­si, ce­le­bran­do su gol al Man­ches­ter City que, sin em­bar­go, no sir­vió pa­ra ga­nar el en­cuen­tro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.