Los sie­te pe­ca­dos de la se­gun­da par­te

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - Xa­vier BOSCH

Tras una pri­me­ra par­te es­pec­ta­cu­lar del Ba­rça, en lo in­di­vi­dual y en lo co­lec­ti­vo, con la do­mi­na­ción del par­ti­do en jue­go es­tá­ti­co o al con­tra­ata­que, an­te un City que iba con la len­gua fue­ra, se lle­gó al des­can­so con em­pa­te a uno. Mal re­sul­ta­do pa­ra tan bue­nas sen­sa­cio­nes. En cam­bio, en la se­gun­da par­te, el re­sul­ta­do fue pé­si­mo y las sen­sa­cio­nes fue­ron peo­res. ¿Qué pa­só de un tiem­po al otro pa­ra que el City se en­chu­fa­ra tan­to y el Ba­rça pa­re­cie­se un equi­po sin re­cur­sos?

Ahí van sie­te po­si­bles di­fe­ren­cias en­tre la pri­me­ra y la se­gun­da par­te.

1. La con­fian­za. Has­ta el fa­llo de Ser­gi Ro­ber­to, la for­ta­le­za men­tal es­ta­ba en la ca­be­za de un Ba­rça que, ju­gan­do a dos to­ques, so­me­tía al ri­val. A par­tir del em­pa­te de Gun­do­gan cuan­do veía­mos a la me­jor ver­sión del Ba­rça en la tem­po­ra­da, en el mi­nu­to 38, el ri­val se da cuen­ta -y su afi­ción tam­bién- que la pre­sión al­ta tie­ne pre­mio. Y per­sis­ten bus­can­do más fa­llos del Ba­rça.

2. In­ten­si­dad. A par­tir de en­ton­ces, el ham­bre del City se re­do­bla. La ne­ce­si­dad de les tres pun­tos les ha­ce ir a to­pe con­tra un equi­po que, en­si­mis­ma­do con su pri­me­ra par­te, pien­sa que si vuel­ve a ha­cer las co­sas bien se aca­ba­rá por lle­var el par­ti­do. El Ba­rça co­rre más len­to, y co­rre tras ve­lo­cis­tas con el ba­lón, no es­tá acos­tum­bra­do y su­fre.

3. Bus­quets co­mo sín­to­ma. En la pri­me­ra par­te lo ha­ce to­do bien y, en la se­gun­da, su­fre dos per­di­das gra­ves en los dos pri­me­ros mi­nu­tos y, pa­ra col­mo, co­me­te la fal­ta so­bre Sil­va que se con­vier­te en el 2 a 1. Si Bus­quets es vul­ne­ra­ble, el Ba­rça pier­de el fa­ro.

4. Cam­bio de Ra­ki­tic. El croa­ta se va del par­ti­do cuan­do fal­ta me­dia ho­ra y el Ba­rça ya va per­dien­do pe­ro, a par­tir de aquel mo­men­to, se rom­pen las lí­neas y el equi­po de Luis En­ri­que se con­vier­te en un co­rre­ca­lles. Po­ner a Ar­da en lu­gar de Ra­ki­tic fue el mis­mo cam­bio errá­ti­co que en el úl­ti­mo Ba­rça-Ma­drid. 5. El pa­lo de An­dré Go­mes. Si el por­tu­gués hu­bie­ra apro­ve­cha­do el úni­co ba­lón que Luis Suá­rez to­có bien en to­da la no­che, el Ba­rça igua­la­ba el par­ti­do y se me­tía en la lu­cha a fal­ta de 20 mi­nu­tos. Pe­ro el pa­lo fue eso, un pa­lo y la sen­ten­cia del par­ti­do. 6. De cór­ner a fa­vor a gol en con­tra. Si en el pri­mer tiem­po, una fal­ta en con­tra aca­bó en gol a fa­vor (fue una mag­ní­fi­ca con­tra con pa­red de 80 me­tros, Mes­si-Ney­mar-Mes­si), en el se­gun­do tiem­po, un cór­ner a fa­vor aca­bó en el 3 a 1 en con­tra. La pa­ra­do­ja del tan­to.

7. Ney­mar. El bra­si­le­ño, que en la pri­me­ra par­te fue el me­jor so­bre el cam­po, yén­do­se de to­dos por don­de y cuan­do que­ría, en la se­gun­da en­tró mu­cho me­nos en jue­go y, cuan­do lo hi­zo, qui­so re­sol­ver el par­ti­do por su cuen­ta. Él y to­dos, de­ja­ron de bus­car la so­lu­ción co­mo equi­po y nos equi­vo­ca­mos. Vís­te­me des­pa­cio que ten­go pri­sa hu­bie­ra si­do un buen con­se­jo

El Ba­rça pa­só de una mi­tad es­pec­ta­cu­lar a otra con pé­si­mas sen­sa­cio­nes

FO­TO: MA­NEL MON­TI­LLA

Ney­mar pro­ta­go­ni­zó una pri­me­ra mi­tad bri­llan­te pe­ro en la se­gun­da qui­so re­sol­ver el par­ti­do por su cuen­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.