108 AÑOS DES­PUÉS

Chicago Cubs con­quis­tó sus pri­me­ras Se­ries Mundiales des­de 1908, rom­pien­do un ma­le­fi­cio his­tó­ri­co El equi­po ‘mal­di­to’ ce­rró una re­mon­ta­da épi­ca: pa­só de 1-3 a 4-3 ga­nan­do los tres úl­ti­mos par­ti­dos

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - POLIDEPORTIVO - Joan Jus­tri­bó Héc­tor Prat

El cen­so de Es­ta­dos Uni­dos di­ce que Chicago es la ter­ce­ra ciu­dad más po­bla­da del país tras Nue­va York y Los An­ge­les, una ur­be que ha vi­vi­do de es­pal­das a los tí­tu­los de las gran­des li­gas pro­fe­sio­na­les des­de que Mi­chael Jor­dan con­quis­tó pa­ra los Bulls su úl­ti­mo ani­llo en 1998. Pe­ro en Chicago otra lar­ga es­pe­ra do­lía mu­cho más, pro­vo­can­do to­do ti­po de bro­mas de los ri­va­les y teo­rías so­bre ma­le­fi­cios irre­so­lu­bles. Al fin la maldición de los Cubs, su sa­gra­do equi­po de béis­bol, es his­to­ria. 108 años des­pués de lo­grar en 1908 su úl­ti­mo tí­tu­lo, con­quis­tó el triun­fo en unas Se­ries Mundiales apa­sio­nan­tes an­te Cle­ve­land In­dians, que lle­gó a ir ga­nan­do la se­rie por tres vic­to­rias a una y aca­bó su­cum­bien­do tras per­der los tres úl­ti­mos jue­gos, el úl­ti­mo y de­fi­ni­ti­vo, épi­co e in­te­rrum­pi­do por la llu­via, por 8-7 en 10 en­tra­das.

Era lo que mar­ca­ba el pro­nós­ti­co, pe­ro nun­ca fue fá­cil pa­ra los Cubs sa­car­se de en­ci­ma el pe­so de la his­to­ria que les echa­ba una y otra vez de la gran fi­nal des­de ha­cía más de sie­te dé­ca­das y del tí­tu­lo, el fa­mo­so ‘Clá­si­co de Oto­ño’, des­de ha­cía más de un si­glo. La ‘maldición de la ca­bra’, lan­za­da en 1945 cuan­do no se per­mi­tió la en­tra­da de Murphy, la mas­co­ta de un ta­ber­ne­ro lla­ma­do Billy Sia­nis, en el mí­ti­co Wri­gley Field pe­se a que el due­ño del ani­mal le ha­bía com­pra­do lo­ca­li­dad, pa­só con los años de ser una lo­ca anéc­do­ta a per­tur­bar a los fans de un equi­po mal­di­to. Has­ta ayer.

El equi­po de Chicago, ha­bía si­do el me­jor du­ran­te la tem­po­ra­da re­gu­lar, pe­ro el pre­ci­pi­cio de una nue­va de­rro­ta pesaba de­ma­sia­do. El sus­pen­se y dra­ma­tis­mo del sép­ti­mo par­ti­do con­tri­bu­yó a au­men­tar la ex­plo­sión de eu­fo­ria en­tre los fans de los Cubs, en­tre ellos al­guien tan es­pe­cial co­mo la can­di­da­ta a la pre­si­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos, Hi­llary Clin­ton, que si­guió el par­ti­do a dis­tan­cia, en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral. El equi­po de Chicago se con­vir­tió en el sex­to en la his­to­ria de las Gran­des Li­gas que con una des­ven­ta­ja de 1-3 en la se­rie fir­ma­ba la re­mon­ta­da. El úl­ti­mo en lo­grar­lo, los Ro­yals de Kan­sas City en las Se­ries Mundiales de 1985. “Es al­go ma­ra­vi­llo­so lo que he­mos con­se­gui­do”, de­cía Ben Zo­brist, que ba­teó el do­ble que im­pul­só la ca­rre­ra que rom­pió el em­pa­te en el mar­ca­dor (6-6) y re­ci­bió el pre­mio de Ju­ga­dor Más Va­lio­so (MVP) de la fi­nal. “To­do el equi­po su­po reac­cio­nar en los mo­men­tos com­pli­ca­dos y ju­ga­mos un gran béis­bol en el sép­ti­mo par­ti­do”. Al­bert Al­mo­ra Jr. con el do­ble im­pul­sa­dor de Zo­brist anotó la ca­rre­ra de la ven­ta­ja y otro his­pano, el ve­ne­zo­lano Mi­guel Mon­te­ro, co­nec­tó un sin­gle que lle­vó al pri­me­ra ba­se Ant­hony Riz­zo a ho­me pa­ra el 8-6 que ase­gu­ra­ría la vic­to­ria pe­se a la ano­ta­ción fi­nal de Bran­don Gu­yer.

Men­ción es­pe­cial me­re­ció el cu­bano Arol­dis Chap­man, que aun­que ce­dió un ho­me run de dos ca­rre­ras, no dio ba­ses por bo­las y eli­mi­nó a dos ba­tea­do­res ri­va­les. “Era mi gran sue­ño con­se­guir el tí­tu­lo de la Se­rie Mun­dial y aun­que sen­tí una gran frus­tra­ción con el ho­me run que con­ce­dí siem­pre tu­ve con­fian­za”, de­cla­ró Chap­man, que lle­gó a los Cubs en agos­to pro­ce­den­te de los Yan­kees de Nue­va York.

Pa­ra los In­dians la de­rro­ta es amar­ga. Su se­quía, sin ser se­cu­lar co­mo la de los Cubs, se alar­ga des­de 1948, la úl­ti­ma vez que ga­na­ron las Se­ries Mundiales. En el sép­ti­mo par­ti­do lle­ga­ron a per­der 1-5, pe­ro con un ho­me run de dos ca­rre­ras for­za­ron el em­pa­te a 6 pa­ra aña­dir más di­men­sión his­tó­ri­ca a una fi­nal inol­vi­da­ble

FO­TOS: AP

Ex­plo­sión de jú­bi­lo en­tre los ju­ga­do­res y los afi­cio­na­dos de los Chicago Cubs. Su vic­to­ria en las Se­ries Mundiales aca­bó con un ma­le­fi­cio fa­mo­so en el de­por­te ame­ri­cano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.