Cua­tro y el don de leer la men­te

Ayer nos co­mu­ni­ca­ron lo que pen­sa­ba Zi­da­ne de ma­ne­ra tex­tual des­pués del par­ti­do

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - PROGRAMACIÓN - ‘Re­cons­tru­yen­do el ayer’ y ‘Com­par­tien­do tra­di­cio­nes’. ‘Ha­lla­do’ y ‘Ca­za­do’.

En­tre las de­ce­nas de vir­tu­des que tie­nen los de De­por­tes Cua­tro hay una su­ma­men­te ex­tra­or­di­na­ria: tie­nen el don de leer la men­te a los pro­ta­go­nis­tas de la ac­tua­li­dad fut­bo­lís­ti­ca. Des­de Mes­si a Cris­tiano, de Luis En­ri­que a Zi­da­ne. No es ex­tra­ño que de vez en cuan­do in­for­men a los te­les­pec­ta­do­res, con so­bre­na­tu­ral po­der, de lo que es­tá pa­san­do por las ca­be­zas de las gran­des ce­le­bri­da­des del fút­bol. Y no por apro­xi­ma­ción sino con ro­tun­di­dad. El don es tan poderoso, efi­caz, fia­ble y ma­ra­vi­llo­so que su com­pa­ñe­ro de ca­de­na, Íker Ji­mé­nez, de­be­ría de­di­car un Cua­tro Mi­le­nio a ana­li­zar e in­da­gar es­ta so­bre­hu­ma­na fa­cul­tad.

Ayer, sin ir más le­jos, nos mos­tra­ban unas imá­ge­nes de Zi­ne­di­ne Zi­da­ne an­dan­do por el tú­nel de ves­tua­rios y Ni­co Abad nos apun­ta­ba con su­ma pre­ci­sión: “Fí­ja­te que cuan­do él [Zi­da­ne] sa­lía de­cía ‘Ma­la de­ci­sión po­ner a los cua­tro de­lan­te­ros jun­tos’”. Zi­da­ne, en ese ins­tan­te, no mo­vía los la­bios pe­ro di­bu­ja­ron en pan­ta­lla un bo­ca­di­llo de có­mic que sa­lía de su ca­be­za y den­tro le es­cri­bie­ron la fra­se de los cua­tro de­lan­te­ros. ¿Hi­zo Zi­da­ne esa afir­ma­ción? No. ¿Hay prue­bas de que lo pen­só? No. Pe­ro gra­cias al asom­bro­so don de De­por­tes Cua­tro ya sa­be­mos lo que “de­cía” el téc­ni­co, por­que Ni­co Abad afir­mó que Zi­da­ne lo di­jo al sa­lir. Des­pués aña­die­ron más bo­ca­di­llos de ese mis­mo ins­tan­te a la ca­be­za de Zi­da­ne: “He­mos fa­lla­do en los tres go­les que nos han me­ti­do, im­per­do­na­ble”. O “Key­lor es­tá co­me­tien­do erro­res”. To­das esas fra­ses apa­ren­te­men­te tex­tua­les que De­por­tes Cua­tro atri­buía a la men­te del téc­ni­co blan­co no las pro­nun­ció, pe­ro gra­cias a su po­der te­le­pá­ti­co los es­pec­ta­do­res tu­vi­mos el pri­vi­le­gio de dis­fru­tar de los pen­sa­mien­tos de Zi­da­ne con ri­gor y sol­ven­cia pe­rio­dís­ti­ca.

Des­pués, una vez re­la­ta­da la in­for­ma­ción so­bre­na­tu­ral, Ma­nu Ca­rre­ño re­ba­ja­ba las pre­ten­sio­nes. Ya no era co­mo nos lo aca­ba­ban de con­tar: “Bueno… son co­sas a las que Zi­da­ne da­ría vuel­tas a la ca­be­za se­gu­ra­men­te…”. ¡Va­ya! Aho­ra re­sul­ta que no lo pue­den ase­gu­rar. Pe­ro va­mos, más o me­nos, lo im­por­tan­te es que pa­rez­ca in­for­ma­ción aun­que sea pu­ra ima­gi­na­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.