Un par­ti­do de dos se­ma­nas

El Se­vi­lla-Ba­rça lle­ga an­tes del pa­rón por se­lec­cio­nes. Una ten­ta­ción pa­ra fi­jar­se en el mar­ca­dor y de­du­cir que ya es­tá to­do arre­gla­do. O to­do per­di­do

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - PROGRAMACIÓN -

El mal sa­bor de bo­ca de la de­rro­ta, de cual­quier de­rro­ta, al­te­ra el gus­to de las sen­sa­cio­nes. Unas ve­ces más, otras me­nos pe­ro ocu­rre siem­pre. Per­der en­mas­ca­ra el gus­to has­ta el pun­to de con­fun­dir­nos. Por ejem­plo aho­ra, mo­men­to en que la do­lo­ro­sa de­rro­ta an­te el City nos si­túa ca­ra a ca­ra fren­te al mar­ca­dor cuan­do, en reali­dad, el re­sul­ta­do fue lo de me­nos por re­le­van­te que pa­rez­ca ha­ber acu­mu­la­do, to­da­vía en no­viem­bre, el ter­cer tras­piés de la tem­po­ra­da. Na­da que no ha­ya­mos vis­to otras ve­ces. Al con­tra­rio.

Con Luis En­ri­que ha pa­sa­do to­dos los años. In­clu­so cuan­do de­bu­tó ga­nan­do Cham­pions, Li­ga y Co­pa, el equi­po tam­bién per­dió tres par­ti­dos de los pri­me­ros 16. Y al año si­guien­te, lo mis­mo. En la 2014-15 (que ya ha­bía per­di­do an­te PSG y Ma­drid fue­ra más con­tra el Cel­ta en ca­sa) el Ba­rça ga­nó el par­ti­do 17 fren­te al APOEL (0-4). Y en la 15-16 (con de­rro­tas an­te Ath­le­tic, Cel­ta y Se­vi­lla) ob­tu­vo la vic­to­ria en Ge­ta­fe (0-2). El do­min­go, par­ti­do 17 en el Sán­chez Piz­juán con el en­ra­cha­do equi­po de Jor­ge Sam­pao­li.

En los edi­cio­nes an­te­rio­res, fue­ron es­pe­cial­men­te du­ras las cuar­tas de­rro­tas de ca­da ejer­ci­cio. En la pri­me­ra es­ta­mos ha­blan­do de la fa­mo­sí­si­ma caí­da en Anoe­ta (1-0). Lle­gó el 4 de enero de 2015. Un ba­ta­ca­zo de pa­dre y muy se­ñor mío que cam­bió, pa­ra bien, mu­chas co­sas en las re­la­cio­nes del ves­tua­rio, pe­ro que, al mis­mo tiem­po, cos­tó el pues­to a Zu­bi­za­rre­ta y tam­ba­leó los ci­mien­tos del club. Y en la cam­pa­ña pa­sa­da, el cuar­to tras­piés se tra­du­jo, el 2 de abril de 2016, en la vic­to­ria del Real Ma­drid en el Camp Nou (1-2) que tan­tí­si­mo da­ño hi­zo de ca­ra a la eli­mi­na­to­ria de Cham­pions con­tra el Atlé­ti­co, que apeó al Ba­rça en cuar­tos de fi­nal.

El par­ti­do 17 del nue­vo ejer­ci­cio lle­ga el do­min­go. De­li­ca­dí­si­mo y arries­ga­do via­je a Se­vi­lla no so­lo por la ca­li­dad del ri­val -que ha ga­na­do en ca­sa to­dos los par­ti­dos de Li­ga in­clui­do el del Atlé­ti­co- sino por ser el in­me­dia­to al 3-1 del Etihad Sta­dium. Y un ter­cer fac­tor no me­nos con­si­de­ra­ble. En cuan­to se aca­be el en­cuen­tro, em­pie­za un nue­vo pa­rón de se­lec­cio­nes. Es de­cir, la ten­ta­ción de pa­sar­se -por ex­ce­so en la vic­to­ria o por de­fec­to en la de­rro­ta- quin­ce días ha­blan­do del mar­ca­dor. La reali­dad, sin em­bar­go, su­gie­re que co­mo en años an­te­rio­res nos cen­tre­mos en el jue­go. Se ga­ne o se pier­da hay que evi­tar la des­me­su­ra. Ni es­ta­rá to­do arre­gla­do ni es­ta­rá to­do per­di­do

FO­TO: MA­NEL MON­TI­LLA

Otra ba­ta­lla en el Piz­juán Mes­si y Mer­ca­do se las vie­ron en la Su­per­co­pa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.