El City ba­ja de la nu­be y ce­de el li­de­ra­to

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - Dani Gil Man­ches­ter

El des­tino fue cruel con el Man­ches­ter City, que vio có­mo se le es­ca­pa­ron dos pun­tos en la úl­ti­ma ac­ción. Pep Guar­dio­la ca­si ca­yó es­tu­pe­fac­to por lo ocu­rri­do, des­pués de un par­ti­do en el que la ca­li­dad que­dó mi­nia­tu­ri­za­da por el re­sul­ta­do. Pa­ra pre­pa­rar el cho­que, Ka­ran­ka se ins­pi­ró en Es­ca­pe Room, un jue­go de mo­da que tie­ne por ob­je­ti­vo re­sol­ver un enigma pa­ra que los par­ti­ci­pan­tes pue­dan sa­lir de la ha­bi­ta­ción en la que se en­cuen­tran en­ce­rra­dos. Lo con­si­guió, por­que ma­nia­tó al City con su te­la­ra­ña des­pués de sa­cri­fi­car­se du­ran­te no­ven­ta mi­nu­tos. Con so­lo una vic­to­ria en los úl­ti­mo cin­co par­ti­dos de la Pre­mier, el City pier­de el li­de­ra­to (ayer le ade­lan­tó el Chel­sea) y hoy pue­de ser cuar­to si ga­nan Ar­se­nal y Li­ver­pool. El equi­po de Guar­dio­la ba­jó de la nu­be tras su triun­fo an­te el Ba­rça.

El City se ins­ta­ló des­de buen co­mien­zo en te­rreno ajeno, des­de don­de do­mi­nó con to­tal li­ber­tad. Bus­có el hue­co, fil­tró pa­ses pre­ci­sos pe­ro en to­dos apa­re­cía un hom­bre del B oro, cu­yo úni­co de­ber era frus­trar el ata­que de los de Pep. Con Trao­ré y Ne­gre­do des­col­ga­dos, el res­to del equi­po se pa­ra­pe­tó atrás, se­gu­ro con Val­dés en la por­te­ría. El ca­ta­lán cua­jó una ac­tua­ción de gran ni­vel. De­mos­tró que es­tá to­tal­men­te re­cu­pe­ra­do, en­se­ñó que si­gue te­nien­do re­fle­jos y sal­vó a su equi­po has­ta en dos oca­sio­nes, eri­gién­do­se en una de las fi­gu­ras del par­ti­do.

A la ter­ce­ra, sin em­bar­go, fue a la ven­ci­da. El Midd­les­brough ha­bía achi­ca­do de­ma­sia­da agua, y el City en­con­tró re­com­pen­sa a su in­sis­ten­cia. Agüe­ro se des­mar­có y apro­ve­chó una asis­ten­cia de lu­jo de De Bruy­ne pa­ra abrir el mar­ca­dor (41’).

Em­pe­zó agi­ta­do el se­gun­do tiem­po, por­que Ne­gre­do es­tu­vo a pun­to de ano­tar des­de la di­vi­so­ria del cam­po. Bravo re­cu­ló y en­vió el ba­lón a cór­ner, pe­ro el Bo­ro era otro. El City ha­bía per­di­do la fres­cu­ra y el do­mi-

nio te­rri­to­rial de la pri­me­ra mi­tad, pe­ro en los úl­ti­mos vein­te mi­nu­tos los de Ka­ran­ka acu­sa­ron el es­fuer­zo y ce­die­ron es­pa­cio. Los lo­ca­les, de he­cho, tu­vie­ron en las bo­tas del ‘Kun’ la sen­ten­cia, pe­ro su dis­pa­ro se fue por en­ci­ma del lar­gue­ro.

Un ja­rro de agua fría

El Etihad es­ta­ba va­cián­do­se po­co a po­co cuan­do sal­tó la sor­pre­sa más ines­pe­ra­da. Con el tiem­po ca­si cum­pli­do, De Roon ca­be­ceó el gol del em­pa­te que de­jó al City sin res­pi­ra­ción. Con­ge­ló la son­ri­sa de Pep, que hoy pue­de ver al Ar­se­nal y al Li­ver­pool co­mo lí­de­res

FO­TO: GETTY

Bravo, in­cré­du­lo. El por­te­ro del City no pu­do sal­var el re­ma­te de De Roon que sig­ni­fi­có el 1-1 de­fi­ni­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.