EL BA­RÇA SA­CA

El equi­po azul­gra­na do­mi­nó de prin­ci­pio a fin al Real Ma­drid a pe­sar de sus cin­co im­por­tan­tes ba­jas To­mic y Per­pe­ro­glou li­de­ra­ron al con­jun­to lo­cal, que de­seo mu­chó más el triun­fo que su eterno ri­val

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - POLIDEPORTIVO - José Ig­na­cio Huguet Bar­ce­lo­na

Na­da ha­cía pre­sa­giar una vic­to­ria azul­gra­na. Y mu­cho me­nos de la cla­ri­dad de la vis­ta ayer en el Palau. El Ba­rça Las­sa afron­ta­ba el clá­si­co con cin­co im­por­tan­tes ba­jas (Ri­bas, Na­va­rro, Doell­man, Cla­ver y La­wal) y tras unas úl­ti­mas se­ma­nas de jue­go irre­gu­lar y po­co con­vin­cen­te. En el peor mo­men­to y an­te el ri­val más du­ro, el equi­po de Geor­gios Bar­tzo­kas emer­gió por en­ci­ma de to­dos sus pro­ble­mas pa­ra fir­mar una ac­tua­ción im­pe­ca­ble. Los azul­gra­na lle­ga­ron a man­dar por 19 pun­tos an­tes de ver có­mo los blan­cos ma­qui­lla­ban el mar­ca­dor en la rec­ta fi­nal (85-75) apro­ve­chan­do el can­san­cio de su ri­val.

Lo ha­bía avi­sa­do Bar­tzo­kas en la vís­pe­ra. “No so­lo es tác­ti­ca, es bá­si­co el acer­ca­mien­to men­tal al par­ti­do”, de­cla­ró. Al fi­nal la di­fe­ren­cia en el de­seo fue lo que de­can­tó el par­ti­do del la­do lo­cal. El Ba­rça sal­tó al par­quet con mu­chas más ga­nas que el Real Ma­drid, que a pe­sar de los avi­sos de Pa­blo La­so se cre­yó que lle­ga­ba al par­ti­do co­mo cla­ro fa­vo­ri­to. Lo era, es cier­to, pe­ro eso nun­ca de­be afec­tar al ta­lan­te con el que un equi­po afron­ta un en­cuen­tro. El Ma­drid no su­po abs­traer­se de la pre­vi­si­ble de­bi­li­dad del Ba­rça y aca­bó pa­gán­do­lo.

Ya muy pron­to se pu­do ver que el Ba­rça iba a por to­das pa­ra in­ten­tar ex­pri­mir sus op­cio­nes, por pe­que­ñas que fue­ran. Un om­ni­pre­sen­te To­mic li­de­ra­ba el es­fuer­zo lo­cal y, con seis pun­tos se­gui­dos, dio el man­do a su equi­po (11-5). Los azul­gra­na lle­ga­ron a ga­nar por 9 pun­tos (19-10) ya en el pri­mer cuar­to y aun­que el Real Ma­drid ce­rró al­go la bre­cha des­pués gra­cias a los tri­ples de No­cio­ni, la di­fe­ren­cia de in­ten­si­dad rom­pió el par­ti­do an­tes del des­can­so. El Ba­rça pe­lea­ba ca­da ba­lón, lo mo­vía con ra­pi­dez en ata­que y de­fen­día sin re­ser­var na­da a pe­sar de su es­ca­sez de efec­ti­vos (cua­tro ju­ga­do­res del B en el ban­qui­llo). An­te un Ma­drid blo­quea­do, los de Bar­tzo­kas se re­ti­ra­ron al ves­tua­rio con me­dio par­ti­do en el bol­si­llo (49-33).

Pe­ro na­die pen­sa­ba que el en­cuen­tro es­tu­vie­ra de­ci­di­do. Era di­fí­cil que los blan­cos ju­ga­ran peor y lo nor­mal era que el can­san­cio aca­ba­ra pe­san­do a los azul­gra­na. Sin em­bar­go, los de La­so no me­jo­ra­ron lo su­fi­cien­te y en el Ba­rça irrum­pió un su­bli­me Per­pe­ro­glou. Los pun­tos del grie­go fre­na­ron cual­quier in­ten­to blan­co de reac­ción y el Ba­rça al­can­zó una má­xi­ma ren­ta de 19 pun­tos en el mi­nu­to 32 (74-55). Con Llull, Rudy, Ran­dolph o Ca­rroll muy le­jos de su ni­vel, La­so en­tre­gó su equi­po a los teó­ri­cos se­cun­da­rios y fue­ron Dra­per, Hun­ter y No­cio­ni los que de­vol­vie­ron al­gu­na op­ción al Ma­drid (76-68 a cua­tro del fi­nal).

Un tri­ple de Ko­po­nen fre­nó la reac­ción del Ma­drid, cu­ya frus­tra­ción aca­ba­ría re­fle­ja­da en la ex­pul­sión fi­nal de No­cio­ni. Al ar­gen­tino no le sen­tó bien una ca­nas­ta de Ri­ce tras de­jar­le sen­ta­do y se en­ca­ró con el ba­se del Ba­rça, ga­nán­do­se dos téc­ni­cas y la con­si­guien­te des­ca­li­fi­ca­ción. El Cha­pu se equi­vo­ca­ba: si las ver­güen­zas del Ma­drid que­da­ron ex­pues­tas ayer en el Palau no fue por cul­pa de nin­gún ju­ga­dor ri­val sino por su pro­pia apa­tía y fal­ta de ga­nas

FO­TO: PEP MO­RA­TA

Ty­re­se Ri­ce pe­ne­tra an­te la de­fen­sa de Dra­per y Don­cic. El ba­se di­ri­gió bien al equi­po azul­gra­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.