Mu­rray cie­rra el círculo del ‘Big Four’

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - POLIDEPORTIVO - Lluís Car­les Pérez

“Nun­ca ima­gi­né que se­ría nú­me­ro 1”, re­co­no­ció Andy Mu­rray el sá­ba­do pa­sa­do, en su pri­me­ra rue­da de pren­sa tras con­fir­mar­se que se­ría el lu­nes el nue­vo rey del te­nis. “Ha si­do al­go muy di­fí­cil de con­se­guir du­ran­te mi ca­rre­ra por lo bue­nos que son los ju­ga­do­res que ten­go a mi al­re­de­dor, los que han es­ta­do por de­lan­te de mí. Son tres de los me­jo­res ju­ga­do­res que ja­más ha­yan ju­ga­do a te­nis”, aña­dió el es­co­cés alu­dien­do a los tres nú­me­ros 1 an­te­rio­res que han de­fi­ni­do el te­nis del si­glo XXI: el sui­zo Ro­ger Fe­de­rer, el español Ra­fa Na­dal y el ser­bio No­vak Djo­ko­vic.

Ob­via­men­te, Mu­rray es un te­nis­ta des­co­mu­nal, pe­ro ha coin­ci­di­do en el tiem­po con tres de los me­jo­res ju­ga­do­res de la his­to­ria, de ahí que su lle­ga­da al nº 1 ha­ya si­do más tar­día, ya con 29 años cum­pli­dos. Fe­de­rer y Na­dal ho­lla­ron la cum­bre con 22 y Djo­ko­vic lo hizo a los 24. Ellos han si­do los tres te­no­res de la ra­que­ta du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da, pe­ro Mu­rray, tes­ta­ru­do co­mo po­cos, si­guió por­fian­do has­ta me­ter el ho­ci­co en­tre ellos y ga­nar­se un si­tio en el de­no­mi­na­do ‘Big Four’.

Él era el úl­ti­mo com­po­nen­te de esos cua­tro gran­des al que le fal­ta­ba co­ro­nar su ca­rre­ra con el nº 1. Mu­rray, por tan­to, ha ce­rra­do el círculo del ‘Big Four’, ya to­dos con el trono a sus pies, igual que las gran­des le­yen­das de ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res, léa­se Sam­pras, Agas­si, Ed­berg, Bec­ker, Wi­lan­der, McEn­roe, Lendl, Con­nors o Borg.

Gra­cias a su for­ta­le­za y pun­do­nor, Mu­rray se ha uni­do al club tras su­pe­rar la as­cen­den­cia de Fe­de­rer, Na­dal y Djo­ko­vic, to­dos ellos con un pal­ma­rés ma­yor y ba­lan­ces fa­vo­ra­bles con Andy (ver cua­dro ad­jun­to). El bri­tá­ni­co ha per­di­do dos de ca­da tres par­ti­dos que ha ju­ga­do contra ellos (55 de­rro­tas y 28 vic­to­rias), pe­ro ha si­do ca­paz de rei­nar igual­men­te en los Grand Slams (3 tí­tu­los), los Jue­gos (dos oros olím­pi­cos) o la Co­pa Da­vis (2015). El nº 1 es la guin­da de un pas­tel que tie­ne pin­ta de au­men­tar el vo­lu­men para Mu­rray.

Su vic­to­ria en el Mas­ters 1.000 de París fue el úl­ti­mo em­pu­jón ha­cia la ci­ma tras una tem­po­ra­da es­plén­di­da, re­su­mi­da en ocho tí­tu­los (Ro­ma, Queen’s, Wim­ble­don, Jue­gos de Río, Pe­kín, Shang­hai, Vie­na, París-Bercy) y otras cua­tro fi­na­les de mu­cha en­jun­dia: dos Grand Slams (Aus­tra­lia, Ro­land Ga­rros) y otros dos Mas­ters 1.000 (Ma­drid, Cin­cin­na­ti).

Mas­ters y Aus­tra­lia

“Aho­ra que he con­se­gui­do el nú­me­ro 1, ob­via­men­te ne­ce­si­to re­si­tuar mis ob­je­ti­vos y en­con­trar la pró­xi­ma me­ta que me mo­ti­ve y me em­pu­je a ser aún me­jor. No ten­go idea de lo que puede pa­sar en los pró­xi­mos cin­co o seis me­ses, pe­ro, ob­via­men­te, me en­can­ta­ría ga­nar el Open de Aus­tra­lia, el pró­xi­mo ob­je­ti­vo im­por­tan­te. He es­ta­do cer­ca va­rias ve­ces y nun­ca lo he po­di­do ga­nar”, re­fle­xio­na Andy.

An­tes, sin em­bar­go, ju­ga­rá el Mas­ters de Lon­dres, del 13 al 20 de no­viem­bre. “Ha si­do un año fan­tás­ti­co y quie­ro aca­bar tan bien co­mo pue­da. No es­toy pen­san­do mu­cho so­bre aca­bar el año co­mo nº 1, sim­ple­men­te quie­ro ju­gar bien en Lon­dres. No he ju­ga­do bien allí siem­pre y quie­ro ha­cer­me jus­ti­cia a mí mis­mo”, co­men­ta Mu­rray, con tres se­mi­fi­na­les co­mo me­jor re­sul­ta­do en el tor­neo de ‘maes­tros’ (2008, 2010 y 2012)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.