Cristiano Ronaldo se nie­ga a en­ve­je­cer

Vi­ve tan ob­se­sio­na­do con su fí­si­co que no acep­ta que los años le es­tán mer­man­do en el te­rreno de jue­go

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - Cris­ti­na CUBERO @cris­cu­be­ro

Que­rría ser Pe­ter Pan, que­rría no en­ve­je­cer nun­ca, que­rría man­te­ner su cam­bio de rit­mo y que el ba­lón aca­ba­se siem­pre en el fon­do de la red pa­ra así po­der qui­tar­se la ca­mi­se­ta y mos­trar su ‘six-pack’ tra­ba­ja­do a dia­rio en el gim­na­sio. Que­rría ser siem­pre el más be­llo. Mi­ma su piel y se ayu­da con tra­ta­mien­tos pa­ra que el pa­so del tiem­po no de­je hue­lla. Su her­ma­na Ka­tie Avie­ro des­men­tía que Cristiano fue­ra un adic­to al bo­tox, tal co­mo ha­bían afir­man­do di­fe­ren­tes pu­bli­ca­cio­nes. Tam­po­co im­por­ta­ría que fue­ra adic­to al bo­tox o a la ci­ru­gía, eso na­da tie­ne que ver con lo pa­sa en el te­rreno de jue­go. Ahí es don­de Cristiano Ronaldo no­ta que no es el mis­mo y ne­ce­si­ta sen­tir­se CR7, es un de­seo vi­tal que le ob­se­sio­na y le preo­cu­pa. Ahí es don­de más se no­ta que el de­lan­te­ro por­tu­gués tie­ne pá­ni­co a en­ve­je­cer...

En la pre­sen­ta­ción de su re­no­va­ción con el Real Ma­drid se em­pe­ñó en des­ta­car que es­te no se­ría su úl­ti­mo con­tra­to, que ju­ga­ría has­ta los 41, qui­zá en­ton­ces vol­ve­ría a su Spor­ting en Por­tu­gal. Lo re­mar­ca­ba pa­ra que no lo pre­ju­bi­la­sen, pa­ra que lo vie­ran co­mo un fut­bo­lis­ta en el pun­to ál­gi­do de su ca­rre­ra. Pe­ro se en­ga­ña, no es real. Cla­ro que sigue sien­do un gran­dí­si­mo fut­bo­lis­ta, cla­ro que se­gui­rá mar­can­do go­les, pe­ro nun­ca se­rá igual. De he­cho, Ni­ke le ha re­ga­la­do un con­tra­to de vie­ja es­tre­lla de rock, co­mo Jor­dan, un con­tra­to vi­ta­li­cio que in­clu­ye la ima­gen de CR7 cuan­do se re­ti­re y qui­zá prue­be co­mo ac­tor en Holly­wood... Ni­ke ve en Cristiano no so­lo un fut­bo­lis­ta, ve en él a un ‘in­fluen­cer’, una mar­ca.

El pro­ble­ma de Cristiano es que no es­tá sa­bien­do en­ve­je­cer en un te­rreno de jue­go, que no en­tien­de que su pa­pel en el equi­po de­be cam­biar, que de­be acos­tum­brar­se a que su cuer­po res­pon­da tar­de, por mu­cho que lo cui­de, por mi­les de tra­ta­mien­tos y ho­ras en el gim­na­sio y en la pis­ci­na. No hay otro crack mun­dial tan pro­fe­sio­nal co­mo él, qui­zá por­que tam­bién es el más cons­cien­te de que to­do pa­sa por su fí­si­co.

Cristiano ha re­ci­bi­do en es­te mo­men­to de du­das el apo­yo in­con­di­cio­nal de Flo­ren­tino Pé­rez que le ha ase­gu­ra­do 250 mi­llo­nes de eu­ros más pa­ra com­ple­men­tar su ya sa­nea­da eco­no­mía. Ne­ce­si­ta los mi­mos del pre­si­den­te des­pués de que par­te de su pú­bli­co le de­di­ca­se pitos. Re­co­no­ce el pre­si­den­te blan­co los mé­ri­tos de CR7 y la fuer­za de la mar­ca Cristiano más allá del cam­po aun­que tam­bién sa­ben en la otra Casa Blan­ca que si Cristiano no con­si­gue cam­biar su jue­go y adap­tar­lo a sus con­di­cio­nes fí­si­cas aca­ba­rá su­frien­do. Y mu­cho. Por­que ne­ce­si­ta el gol, ne­ce­si­ta ser el me­jor, ne­ce­si­ta ser el más be­llo, que to­dos le rin­dan plei­te­sía, ne­ce­si­ta ser el nú­me­ro 1... aun­que Bale le ade­lan­te por la iz­quier­da. Y CR7 lle­ga ca­si peor que en­ve­je­cer que Leo Mes­si se rein­ven­ta ca­da día y no es que Leo ha­ya be­bi­do el eli­xir de la eterna ju­ven­tud, es que al ar­gen­tino so­lo le preo­cu­pa di­ver­tir­se

FO­TO: TWIT­TER CRISTIANO RONALDO

Cristiano col­gó es­ta ima­gen su­ya se­mi­des­nu­do en su cuen­ta de Twit­ter

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.