Bu­lla­be­sa pa­ra Zu­bi­za­rre­ta

El di­rec­tor de­por­ti­vo del Olym­pi­que de Mar­se­lla se aco­pla a su nue­va ciu­dad

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - @al­bert­mon­ta­gut AL­BERT MON­TA­GUT

An­do­ni Zu­bi­za­rre­ta, 55 años, vas­co de Vi­to­ria-Gas­teiz, le­yen­da vi­va y pa­tri­mo­nio del FC Bar­ce­lo­na y del fút­bol es­pa­ñol, se es­tá amol­dan­do a su nue­va vi­da en Fran­cia. A fi­na­les de oc­tu­bre, Zu­bi­za­rre­ta fi­chó por el Olym­pi­que de Mar­se­lla co­mo di­rec­tor de­por­ti­vo y su vi­da ha cam­bia­do por com­ple­to des­de en­ton­ces.

En su nue­vo tra­ba­jo, el ex di­rec­tor téc­ni­co del Ba­rça y ex co­men­ta­ris­ta de beIN Sports, de­be­rá ma­ne­jar un pre­su­pues­to de 200 mi­llo­nes de eu­ros. Zu­bi tie­ne tres años por de­lan­te pa­ra co­lo­car de nue­vo al OM en la cús­pi­de del fút­bol fran­cés y ha­cer bueno el cán­ti­co mar­se­llés que re­sue­na en el Sta­de Vé­lo­dro­me: “À ja­mais les pre­miers” -Los pri­me­ros pa­ra siem­pre-.

Zu­bi­za­rre­ta, que sus­ti­tu­ye en el car­go al bel­ga Gun­ter Ja­cob, ca­si tie­ne más tí­tu­los de los que el OM ha co­se­cha­do en to­da su his­to­ria. El nue­vo pro­pie­ta­rio del OM, el bos­to­niano Frank McCourt, fue quien dio luz ver­de a su fi­cha­je y al del nue­vo en­tre­na­dor, Ru­di Gar­cia, pro­ce­den­te de la AS Ro­ma. McCourt, que lle­gó a con­tro­lar Los Angeles Dodgers, tie­ne un ob­je­ti­vo con el OM: “Ga­nar la Liga 1, ga­nar­la va­rias ve­ces y fi­nal­men­te ga­nar la Cham­pions”.

An­te tal re­to, Zu­bi de­be­rá lle­var a ca­bo un tra­ba­jo per­fec­to, por­que los ob­je­ti­vos de su nue­vo club son cier­ta­men­te am­bi­cio­sos.

Cuen­tan que McCourt y Zu­bi­za­rre­ta de­gus­ta­ron una bu­lla­be­sa ha­ce unos po­cos días. La boui­lla­bais­se, la con­sis­ten­te so­pa pro­ven­zal, no de­bió de­jar­les in­di­fe­ren­tes ya que se tra­ta de un pla­to con­tun­den­te: agua her­vi­da con es­pe­cias -bou­lliry con desecho de pes­ca­do y ma­ris­co -bais­se-. Es tal la fa­ma de es­ta so­pa que in­clu­so exis­te una his­to­ria mi­to­ló­gi­ca al­re­de­dor de ella. Ve­nus, ce­lo­sa de An­fi­tre, le ofre­ció una bu­lla­be­sa a Vul­cano, evi­tan­do así el en­cuen­tro de es­te con An­fi­tre en­tre las olas ma­ri­nas.

Aman­te de la gas­tro­no­mía, in­te­lec­tual, hon­ra­do, bo­na­chón, es­tu­dio­so del fút­bol y se­gui­dor de la li­bre­ta Cruyff, Zu­bi­za­rre­ta tie­ne un tra­ba­jo enor­me en el OM. Des­de que de­jó el Ba­rça, aquel 5 de enero 2015 en el que pa­gó la re­sa­ca de Anoe­ta y el vi­ce­pre­si­den­te Jor­di Mes­tre le co­mu­ni­có la res­ci­sión de su con­tra­to, Zu­bi ha se­gui­do dan­do vuel­tas al mo­de­lo de fút­bol que le fas­ci­na y que im­plan­tó en el Ba­rça.

En su CV más re­cien­te y ba­jo el epí­gra­fe FC Bar­ce­lo­na es­tán ni más ni me­nos que Mas­che­rano, Ney­mar, Al­ba, Ser­gi Ro­bert, Suá­rez, Ter Stegen y Ra­ki­tic. En el OM, Zu­bi­za­rre­ta de­be­rá acer­tar y crear una can­te­ra sos­te­ni­ble de la que flo­rez­can nue­vos va­lo­res.

No es la pri­me­ra vez que el OM mi­ra ha­cia el sur pa­ra bus­car ayu­da. Ja­vier Clemente fue en­tre­na­dor del OM en la liga 2000-2001, y más re­cien­te­men­te lo fue Mí­chel Gon­zá­lez, el ex jugador del Real Ma­drid, en­tre agos­to de 2015 y abril de 2016. En el OM ju­ga­ron Al­fon­so Pé­rez y Fer­nan­do Mo­rien­tes y en su pá­gi­na web se pue­de leer en cas­te­llano.

El OM se ins­pi­ra en Es­pa­ña des­de ha­ce tiem­po. En Mar­se­lla ven el Ba­rça co­mo un equi­po que se ha desa­rro­lla­do y lle­ga­do a la ex­ce­len­cia en una ciu­dad que no es la ca­pi­tal de un Es­ta­do. De al­gu­na for­ma, el OM quie­re ser el Ba­rça de la Liga 1 y des­ban­car al po­de­ro­so e in­tra­ta­ble Pa­ris Saint-Ger­main, al­go que el OM con­si­guió en glo­rio­sas épo­cas an­te­rio­res jun­to al Mónaco y Olym­pi­que de Lyon.

Los pri­me­ros pa­sos de Zu­bi­za­rre­ta en Fran­cia han coin­ci­do con los re­sul­ta­dos tí­pi­cos de un equi­po si­tua­do en mi­tad de la ta­bla. El pa­sa­do día 4 de no­viem­bre fue cho­can­te ver­le du­ran­te la retransmisión del Mont­pe­llier SC-OM, sen­ta­do en la gra­da si­guien­do las evo­lu­cio­nes del jue­go. Su nue­vo equi­po per­dió por 3-1. La pri­me­ra de­rro­ta de la era McCourt.

Pe­ro la la­bor de Zu­bi­za­rre­ta no se juz­ga­rá has­ta bien en­tra­da la pró­xi­ma tem­po­ra­da. Pa­ra en­ton­ces ha­brá te­ni­do que ayu­dar a Ru­di Gar­cía a crear un equi­po con as­pi­ra­cio­nes y re­pe­tir los acier­tos que sí tu­vo en el FC Bar­ce­lo­na, co­mo se ha de­mos­tra­do des­de el día que pa­gó la de­rro­ta hu­mi­llan­te de un equi­po que no en­tre­na­ba y que, co­sas del des­tino, ter­mi­na­ría por to­car el cie­lo gra­cias a su pla­ni­fi­ca­ción

Zu­bi tie­ne an­te sí uno de los re­tos más in­tere­san­tes y com­ple­jos de su di­la­ta­da ca­rre­ra

FO­TO: OM

McCourt y Zu­bi­za­rre­ta, jun­tos en Mar­se­lla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.