To­dos tran­qui­los

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - A LA CONTRA - Mi­guel RI­CO

El Ba­rça, es­pe­cial­men­te des­de el epi­so­dio de Anoe­ta, es­tá apos­tan­do de­ci­di­da­men­te por Luis En­ri­que y no hay na­da que in­di­que que él o el club se plan­teen li­qui­dar la re­la­ción en ju­nio

Des­de el mis­mo mo­men­to en que se fi­cha a un en­tre­na­dor, la obli­ga­ción del Di­rec­tor Téc­ni­co es, por lo que pue­da pa­sar, em­pe­zar a bus­car­le sus­ti­tu­to. Eso pa­sa en el Ba­rça y en cual­quier equi­po gran­de. Hay que te­ner res­pues­ta in­me­dia­ta a to­das las si­tua­cio­nes po­si­bles pe­ro te­ner­la no sig­ni­fi­ca más que eso. Co­no­cer dón­de es­tá la sa­li­da en ca­so de ne­ce­si­tar­la. Eso es lo que, sin du­da, de­bió ha­cer An­do­ni Zu­bi­za­rre­ta, el DT que le tra­jo al Ba­rça, y lo que de­be es­tar ha­cien­do Ro­bert Fer­nán­dez, el res­pon­sa­ble que le ava­la sin re­ser­vas.

Con Luis En­ri­que, que ha ga­na­do 8 tí­tu­los de 10 y es­pe­ra llegar a ju­nio con 11 de 13, el Ba­rça no con­tem­pla la po­si­bi­li­dad de cam­biar de en­tre­na­dor y se sien­te tran­qui­lo an­te las in­for­ma­cio­nes que apun­tan que el téc­ni­co du­da en­tre re­no­var su con­tra­to o to­mar­se un año sa­bá­ti­co. Noticia a la que el club no da nin­gún cré­di­to por­que no le cons­ta en ab­so­lu­to y por­que en la re­la­ción con el mís­ter no ha cam­bia­do na­da. Es­tá pac­ta­do con él, des­de ha­ce mu­chos me­ses, que no se ha­bla­rá de fu­tu­ro has­ta el pri­mer mes del se­gun­do tri­mes­tre de 2017. Que es, efec­ti­va­men­te, abril.

A par­tir de esa fe­cha es cuan­do pa­san las co­sas en un sen­ti­do o en otro. Por ejem­plo, Pep Guar­dio­la que en­ton­ces ya ha­bía ce­le­bra­do 13 tí­tu­los en cua­tro años, anun­ció el 27 de abril de 2012 que no re­no­va­ría su con­tra­to. A mu­chos nos pa­re­ció un ca­ta­clis­mo, a otros no, pe­ro la vi­da con­ti­nuó y el Ba­rça tam­bién... y

tan bien, que a ni­vel de tí­tu­los (que es en lo que se fi­jan los que man­dan) si­guió ga­nan­do. Lo hi­zo con el siem­pre re­cor­da­do Ti­to Vi­la­no­va en la Liga de los 100 y po­co des­pués, con el pa­rén­te­sis del Ta­ta Mar­tino y ya con otro en­tre­na­dor - Luis En­ri­que - el equi­po vol­vió a ga­nar el Tri­ple­te. No es la mis­ma par­ti­tu­ra, pe­ro sue­na lo bas­tan­te bien co­mo pa­ra que el club no se plan­tee cam­biar de di­rec­tor.

Pep dio sus ra­zo­nes y lo de­jó. Un ar­gu­men­to de sa­tu­ra­ción que, con tres años en el car­go, pue­de te­ner Luis En­ri­que, o no. No lo sa­be­mos. Ya se ve­rá, pe­ro aho­ra mis­mo no co­no­ce­mos nin­gún in­di­ca­dor que apunte al pun­to fi­nal. Con Guar­dio­la ,en cam­bio, a es­tas al­tu­ras ya sa­bía que sus re­la­cio­nes con la cú­pu­la es­ta­ban pren­di­das con al­fi­le­res, que en el ves­tua­rio no se res­pi­ra­ba igual y que su cuer­po le su­ge­ría de­cir bas­ta. Una si­tua­ción que no se pa­re­ce a la ac­tual.

La di­rec­ti­va, con Bar­to­meu ab­so­lu­ta­men­te com­pro­me­ti­do con Luis En­ri­que y el ves­tua­rio des­de que ‘re­con­du­jo’ el epi­so­dio de Anoe­ta, es­tá aten­dien­do to­das las exi­gen­cias del pri­mer equi­po sean las que sean. No so­lo se apor­tan la me­jor in­fra­es­truc­tu­ra sino que se le pro­cu­ra un ‘en­torno’ a la me­di­da. Un ám­bi­to es­te en el que de­be­ría­mos en­mar­car la de­ci­sión, des­pués re­vo­ca­da, de ais­lar aún más a los pro­fe­sio­na­les y no con­ce­der nin­gu­na en­tre­vis­ta in­di­vi­dual que no fue­se pa­ra las pla­ta­for­mas pro­pias del club. En fin, que si la di­rec­ti­va es­tá asu­mien­do es­ce­na­rios de des­gas­te se­rá por­que su idea es con­ti­nuar con el mis­mo en­tre­na­dor. Con el que es­tá mar­can­do esa lí­nea du­ra. Y hay que su­po­ner que si mar­ca un nue­vo ca­mino, no se­rá pa­ra re­co­rrer­lo so­lo unos me­ses sino al­gún año más

FO­TO: PEP MORATA

Bue­na sin­to­nía en­tre Jo­sep Ma­ria Bar­to­meu y Luis En­ri­que El club apues­ta por el as­tu­riano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.