Bau­za, la cruz de Mes­si

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - Mar­ce­lo Sot­ti­le Bue­nos Ai­res

Leo Mes­si vol­vió a es­tar so­lo en el ba­ta­ca­zo de Ar­gen­ti­na an­te Bra­sil, un 3-0 que no so­lo gol­pea al or­gu­llo del ‘10’ y de sus com­pa­ñe­ros, tam­bién de­ja fue­ra del Mun­dial por aho­ra a la ac­tual sub­cam­peo­na, que ya no pue­de co­me­ter más erro­res. Ro­dea­do de ri­va­les, sin ayu­das pa­ra des­equi­li­brar ni jue­go colectivo, sin un plan de Ed­gar­do Bau­za pa­ra li­be­rar­le, el bar­ce­lo­nis­ta fue un náu­fra­go más en una ma­rea de Bra­sil li­de­ra­da por Coutinho y Ney­mar, au­to­res de dos go­les en la pri­me­ra par­te. Pau­lin­ho pu­so la pun­ti­lla.

El me­jor Mes­si en Ar­gen­ti­na lo lo­gró Sa­be­lla. Con Mar­tino, Leo re­nun­ció an­tes que él. Y con Bau­za, aho­ra mis­mo, la si­tua­ción pa­só de re­sur­gir a vol­ver a su­frir. La si­tua­ción es “de mier­da”, co­mo re­su­mió el ca­pi­tán en idio­ma bien ar­gen­tino, por di­ver­sos fac­to­res. Cul­pas de un en­tre­na­dor des­orien­ta­do y de un plan­tel de­pri­mi­do; de fal­tas de res­pues­tas des­de afue­ra y ca­ren­cia de re­be­lión des­de adentro. No pa­sa por la fal­ta de pa­cien­cia de los hin­chas ni por las crí­ti­cas a ve­ces ex­tra­li­mi­ta­das de la pren­sa. No es tan gra­ve ju­gar mal co­mo no sa­ber a qué ju­gar.

El equi­po cam­bia nom­bres, mó­du­los tác­ti­cos y só­lo con­si­gue in­vo­lu­cio­nar. No se pu­do ni con los plan­teos que no re­pre­sen­ta­ron la ideo­lo­gía fut­bo­lís­ti­ca de Bau­za ni con es­tra­te­gias más cer­ca­nas al en­tre­na­dor. Ar­gen­ti­na per­dió cuer­po de conjunto. Ni con Mes­si pu­do re­sol­ver­lo. Por­que con Bra­sil siem­pre se pue­de per­der, pe­ro no ser hu­mi­lla­do. Fue­ron tres go­les, pu­die­ron ser cin­co.

Bau­za pa­re­ce per­di­do. Que no es lo mis­mo que aca­ba­do: no es una atri­bu­ción pe­rio­dís­ti­ca pe­dir la ca­be­za de un DT. El con­cep­to re­fie­re a que no en­cuen­tra el rum­bo. No pu­do cons­truir po­der, cre­di­bi­li­dad, cré­di­to. En­ci­ma, no tie­ne la es­pal­da de un Si­meo­ne... En­ton­ces pier­de cuan­do jue­ga pa­ra es­ca­par­se de la eti­que­ta de de­fen­si­vo, cuan­do ban­ca ju­ga­do­res en ni­vel ho­rri­ble co­mo Di Ma­ría y tam­bién cuan­do cam­bia y de­ja a Mes­si más cer­ca del vo­lan­te cen­tral que del 9.

Se di­na­mi­ta su fi­gu­ra, tam­bién, cuan­do vuel­ve tar­de de Be­lo Ho­ri­zon­te, co­mo aho­ra, y sea por su de­ci­sión o por pe­di­do de los ju­ga­do­res, les da el vier­nes li­bre. Era un día de tra­ba­jo, de char­las, de de­cir­se las co­sas en la ca­ra. No pa­ra des­pe­jar­se con la fa­mi­lia. Ar­gen­ti­na no tie­ne tiem­po pa­ra per­der.

Los ju­ga­do­res no son víc­ti­mas. Ellos no res­pon­den. Al­gu­nos con­sa­gra­dos, co­mo Agüe­ro, su­fren los mur­mu­llos co­mo cuan­do era un chi­co. Otros son bai­la­dos por Ney­mar. Por­que por mo­men­tos fue bai­le, aun­que Bau­za le es­ca­pe al tí­tu­lo de la reali­dad. Con Paraguay, só­lo Dy­ba­la pi­dió la pe­lo­ta cuan­do el par­ti­do se en­ca­mi­na­ba a los sil­bi­dos. Con Bra­sil, el segundo gol los li­qui­dó, co­mo blan­queó Mes­si. No pue­de pa­sar: no son Ucra­nia sino Ar­gen­ti­na, los de las tres fi­na­les, los que vue­lan en Barcelona, el City, Ju­ven­tus o PSG.

Na­die pue­de ase­gu­rar que el Mun­dial se ve­rá por TV aun­que

hoy la ta­bla lo ubi­que afue­ra. Hay par­ti­dos­pa­ra­le­van­tar­la­deu­da.Pe­ro si se pier­de con Co­lom­bia se­rá im­po­si­ble que no apa­rez­can los fan­tas­mas. Más con un en­tre­na­dor de­bi­li­ta­do y ju­ga­do­res cues­tio­na­dos. Se ne­ce­si­ta que Mes­si los le­van­te, que to­dos se com­pro­me­tan. Que Ar­gen­ti­na vuel­va a ser Ar­gen­ti­na. Cambiar no es una po­si­bi­li­dad sino una obli­ga­ción

FO­TO: AP

Mes­si y Bau­za, dos mi­ra­das que no se en­cuen­tran Ar­gen­ti­na no fun­cio­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.