El mi­la­gro es per­der fi­na­les

Vien­do có­mo jue­ga Ar­gen­ti­na, vien­do có­mo ob­via el fút­bol colectivo, asus­ta pen­sar has­ta dón­de ha­bría caí­do ya la glo­rio­sa al­bi­ce­les­te sin el ta­len­to su­per­la­ti­vo, in­fi­ni­to, de Leo Mes­si

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - PROGRAMACIÓN -

Ar­gen­ti­na no ga­na un tí­tu­lo des­de que en 1993 un gol de Ga­briel Omar Ba­tis­tu­ta le dio la Co­pa Amé­ri­ca dispu­tada en Ecua­dor. Des­de aque­lla vic­to­ria (2-1) an­te Mé­xi­co, na­da.

Mes­si te­nía en­ton­ces seis años. Di­ri­gía la al­bi­ce­les­te Al­fio Ba­si­le, con quien 14 años más tar­de Leo ju­gó su pri­me­ra fi­nal con la se­lec­ción. Fue la Co­pa Amé­ri­ca de 2007 ce­le­bra­da en Ve­ne­zue­la y fue Bra­sil quien se lle­vó la co­ro­na con una vic­to­ria ro­tun­da (3-0). El mis­mo re­sul­ta­do del jue­ves en Be­lo Ho­ri­zon­te. Ahí es­ta­ban Leo con Ar­gen­ti­na y Da­ni Al­ves, au­tor de un gol en la fi­nal de 2007.

No ha­ce fal­ta ni de­cir que des­pués de la úl­ti­ma y pé­si­ma ac­tua­ción de la es­cua­dra de Bau­za, que man­tie­ne al equi­po fue­ra de las pla­zas que dan el pa­se al Mun­dial 2018, en Ar­gen­ti­na es­tán cayendo chu­zos de pun­ta. Crí­ti­cas es­tre­me­ce­do­ras pi­dien­do, por ejem­plo, la ex­clu­sión de es­ta ge­ne­ra­ción de per­de­do­res que li­de­ra Mes­si. Y lo ha­cen, en la in­men­sa ma­yo­ría de los ca­sos, sin pre­gun­tar­se qué fút­bol vie­ne ju­gan­do su se­lec­ción des­de ha­ce más de vein­te años. Pen­san­do y sen­ten­cian­do en in­di­vi­dual, ol­vi­dan­do el colectivo. El fút­bol y el ta­len­to no se mi­den en tí­tu­los. Al me­nos, no só­lo en tí­tu­los

aun­que Mes­si jue­gue con ellos. Es ver­dad, que Leo - tri­tu­ra­do in­can­sa­ble­men­te con acu­sa­cio­nes tan ab­sur­das co­mo la fal­ta de com­pro­mi­so­ha es­ta­do en las úl­ti­mas cua­tro de­rro­tas de Ar­gen­ti­na en las fi­na­les y que aho­ra es­tá en pe­li­gro la cla­si­fi­ca­ción al­bi­ce­les­te pa­ra el Mun­dial 2018. Un dra­ma inima­gi­na­ble pe­ro no impu­table a un fut­bo­lis­ta sino al sis­te­ma. Un fút­bol pres­cin­di­ble. No hay más idea que el re­cuer­do o la ilu­sión. Y es que vien­do ju­gar a Ar­gen­ti­na, lo que pa­re­ce im­po­si­ble es que ha­ya al­can­za­do las fi­nal de la Co­pa Amé­ri­ca 2007 (3-0 con Bra­sil), la fi­nal del Mun­dial 2014 (1-0 an­te Ale­ma­nia), la Co­pa Amé­ri­ca 2015 (0-0 fren­te a Chi­le y de­rro­ta en lan­za­mien­tos de pe­nal­ti) y la úl­ti­ma, en la Co­pa Amé­ri­ca Cen­te­na­rio. Otra vez 0-0 con Chi­le y otra vez sin acier­to en los lan­za­mien­tos con error in­clui­do de Mes­si en su pe­nal­ti.

En to­do es­te tiem­po de lar­guí­si­ma se­quía ar­gen­ti­na, Leo ha ga­na­do, gru­pal­men­te, to­do lo que se pue­de ga­nar y lo ha he­cho va­rias ve­ces. Sal­vo error u omi­sión, 29 tí­tu­los con el Barcelona. In­di­vi­dual­men­te, ya sa­ben, en otras co­sas, cin­co ‘Ba­lo­nes de Oro’ y el re­co­no­ci­mien­to ma­yo­ri­ta­rio - in­clui­do el de sus com­pa­ñe­ros de pro­fe­sión- de que es­ta­mos an­te el me­jor ju­ga­dor de la his­to­ria. Un aval, una tra­yec­to­ria y un pal­ma­rés que per­mi­te ase­gu­rar que lo que pa­sa en Ar­gen­ti­na no es cul­pa su­ya. A me­nos, eso, que ma­lin­ten­cio­na­da­men­te se le quie­ra ad­ju­di­car co­mo per­ver­so re­pro­che el ver­da­de­ro mi­la­gro de ha­ber per­di­do, con se­me­jan­te idea de fút­bol, cua­tro fi­na­les en los úl­ti­mos nue­ve años. Da mie­do pen­sar lo que ha­bría si­do de ellos sin Mes­si

FO­TO: AP

Leo ha re­ci­bi­do crí­ti­cas por la de­rro­ta an­te Bra­sil, pe­ro ha­ce mu­chos años que Ar­gen­ti­na jue­ga a muy po­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.