Un ho­me­na­je en par­ti­do ofi­cial

Ba­ke­ro, hé­roe de Kai­sers­lau­tern, de­jó el Ba­rça el 18 de no­viem­bre de 1996 pa­ra pro­bar en Mé­xi­co

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - JOAN POQUÍ Bar­ce­lo­na

Ha­ce unos días se cum­plían vein­ti­cin­co años del mi­la­gro de Kai­sers­lau­tern. El pró­xi­mo vier­nes se cum­pli­rán vein­te del úl­ti­mo par­ti­do del au­tor de aquel gol en el Ba­rça. Ba­ke­ro se fue el 18 de no­viem­bre de 1996. Mar­can­do, cla­ro

Es­ta se­ma­na se cum­plen vein­te años del adiós de José ma­ri Ba­ke­ro del Camp Nou, des­pués de una tra­yec­to­ria de nue­ve tem­po­ra­das en las que con­tri­bu­yó, de for­ma de­ci­si­va, a que el Ba­rça se qui­ta­se de en­ci­ma una se­rie de frus­tra­cio­nes his­tó­ri­cas y al­can­za­se, de una vez por to­das, sus ma­yo­res lo­gros. Ba­ke­ro, ca­pi­tán de la plan­ti­lla bar­ce­lo­nis­ta des­de la mar­cha de Zu­bi­za­rre­ta, dos años an­tes, se fue del club pa­ra evi­tar un de­cli­ve do­lo­ro­so y pa­ra con­ti­nuar sien­do com­pe­ti­ti­vo en el fút­bol me­xi­cano, igual que ha­bía he­cho quin­ce años an­tes otro gran­de, Juan Manuel Asen­si. En una épo­ca en la que los par­ti­dos de ho­me­na­je ya ha­bían pa­sa­do a la his­to­ria, Ba­ke­ro tu­vo el su­yo, pe­ro en par­ti­do de Li­ga, con tres pun­tos en jue­go.

Ba­ke­ro se mar­chó del Ba­rça mar­can­do, lo que ha­bía si­do una cons­tan­te en sus nue­ve tem­po­ra­das (ocho con Cruyff más la úl­ti­ma, con Bobby Rob­son) en el Camp Nou. Fue un par­ti­do de aque­llos pio­ne­ros del lu­nes no­che. Mar­có uno de los seis go­les que el con­jun­to bar­ce­lo­nis­ta en­do­só al Va­lla­do­lid (6-1). El cuar­to, en el mi­nu­to 55 del par­ti­do. Y, ac­to se­gui­do, fue sus­ti­tui­do por Ro­ger. Su úl­ti­mo ba­lón en el Camp Nou fue gol, an­tes de que la gra­da le tri­bu­ta­se una ova­ción real­men­te de ‘ga­lli­na de piel’, con una ca­mi­se­ta gi­gan­te con el nú­me­ro ‘6’, el que siem­pre lu­ció en el Ba­rça, y con mu­cha emo­ción por las gra­das. Bobby Rob­son, en­tre­na­dor del Ba­rça, así lo dis­pu­so: Ba­ke­ro ten­dría los mi­nu­tos que fue­sen ne­ce­sa­rios pa­ra des­pe­dir­se de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble. Tam­bién mar­ca­ron Po­pes­cu, Ro­nal­do, Luis En­ri­que (fi­cha­do aque­lla tem­po­ra­da), Fi­go y Ro­ger.

Un jo­ven ve­te­rano

El me­dia­pun­ta na­va­rro lle­gó al Camp Nou en 1988, den­tro de la re­vo­lu­ción pos­te­rior al ‘Mo­tín del Hes­pe­ria’. Te­nía só­lo vein­ti­cin­co años, por lo que en­tra­ba en la con­si­de­ra­da me­jor edad de un fut­bo­lis­ta, pe­ro pa­re­cía ya to­do un ve­te­rano, por­que ha­bía de­bu­ta­do con die­ci­sie­te años en la Real So­cie­dad, con la que ga­nó las dos Li­gas de prin­ci­pios de los años ochen­ta, con Al­ber­to Or­maet­xea en el ban­qui­llo, en las tem­po­ra­das 1980-81 y 1981-82.

Era de­lan­te­ro cen­tro de ori­gen, y sus cua­li­da­des se pu­sie­ron de ma­ni­fies­to en el cé­le­bre gol de Kai­sers­lau­tern, en­tre otros mu­chos, en 1991, pe­ro Johan Cruyff pen­só en él co­mo ‘seis’, una de­mar­ca­ción que en la no­men­cla­tu­ra pro­pia del sis­te­ma de Cruyff co­rres­pon­día a la de me­dia­pun­ta por de­trás del ‘nue­ve’. Sus lle­ga­das eran le­ta­les. Y Ba­ke­ro ya se que­dó con ese nú­me­ro, que an­tes ha­bía lu­ci­do Nees­kens y que des­pués se que­dó en pro­pie­dad otro gran­de co­mo Xa­vi Her­nán­dez.

El ‘Eus­ko-Ba­rça’ de 1988

Tal vez no se se­pa nun­ca la au­to­ría de aque­lla lis­ta, pe­ro con Ba­ke­ro lle­ga­ron al Ba­rça sus com­pa­ñe­ros en la Real Txi­ki Be­gi­ris­tain y Ló­pez Re­kar­te. Tam­bién otros na­va­rros y vas­cos co­mo Juan Car­los Un­zué, Ju­lio Sa­li­nas y el Txin­gu­rri Val­ver­de, lo que hi­zo que a aquel Ba­rça de Cruyff, fu­tu­ro ‘Dream Team’, en el que tam­bién es­ta­ban Zu­bi­za­rre­ta y Ale­xan­ko, se le co­no­cie­se co­mo ‘Eus­ko-Ba­rça’. Tam­bién ate­rri­za­ron en aquel ya le­jano ve­rano de 1988 ‘post-Hes­pe­ria’ Ser­na, Ma­no­lo Hie­rro, Mi­quel Soler y Eu­se­bio. Des­pués se in­cor­po­ra­rían Aloi­sio y el sim­par Ro­me­ri­to.

Tres tem­po­ra­das des­pués, el ‘Eus­ko-Ba­rça’ se ha­bía trans­for­ma­do en ‘Dream Team’. Y, des­pués de ga­nar ca­si to­do lo ga­na­ble (se re­sis­tió la In­ter­con­ti­nen­tal), Ba­ke­ro de­ci­dió ha­cer las ma­le­tas en la pri­me­ra tem­po­ra­da ‘post-Cruyff’, vien­do que en­tra­ba po­co en los pla­nes de Rob­son.

Se fue a Mé­xi­co, un ca­mino que en 1980 ha­bía se­gui­do el le­gen­da­rio Asen­si, tam­bién ca­pi­tán del Ba­rça y tam­bién ve­te­rano, aun­que en su ca­so to­da­vía era ti­tu­lar en el Ba­rça al que en­tre­na­ba He­le­nio He­rre­ra en su ter­ce­ra eta­pa en el ban­qui­llo del Ba­rça. Asen­si se ha­bía ido al Pue­bla y Ba­ke­ro mar­chó al Ve­ra­cruz

Ba­ke­ro mar­có gol en el úl­ti­mo ba­lón que to­có co­mo ju­ga­dor azul­gra­na For­mó, jun­to a otros ju­ga­do­res vas­cos y na­va­rros, lo que se lla­mó ‘Eus­ko-Ba­rça’

FO­TO: PEP MO­RA­TA

Pa­si­llo y emo­ción Los ju­ga­do­res del Ba­rça y el Va­lla­do­lid ho­me­na­jea­ron a José Ma­ri Ba­ke­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.