El City en­cuen­tra un alia­do en Ha­cien­da

Leo nun­ca de­ja­ría el Ba­rça ni por mo­ti­vos de­por­ti­vos, ni eco­nó­mi­cos, ni por es­ti­lo de vi­da, pe­ro se sien­te mar­ca­do

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - Cris­ti­na Cu­be­ro

El Manchester City ha en­con­tra­do en la Ha­cien­da de Es­pa­ña al mejor de sus alia­dos. Leo Mes­si nun­ca de­ja­ría el FC Bar­ce­lo­na por mo­ti­vos de­por­ti­vos – jue­ga en el que él con­si­de­ra el mejor club del mun­do-, ni eco­nó­mi­cos, ni por es­ti­lo de vi­da. La fa­mi­lia Mes­si tie­ne en los Suá­rez los ami­gos con los que com­par­tir el tiem­po li­bre, es cier­to, se lle­van de ma­ra­vi­lla con el Kun Agüe­ro ca­si tan­to co­mo con la fa­mi­lia Fà­bre­gas, pe­ro en Cas­tell­de­fels son fe­li­ces. Dis­fru­tan de una tem­pe­ra­tu­ra es­pec­ta­cu­lar, los ni­ños apren­den in­glés en el co­le­gio -Guardiola, por ahí tam­po­co ‘co­ge­rás’ a Mes­si- y su vi­da es real­men­te idí­li­ca. To­do fun­cio­na me­nos esa te­rri­ble sen­sa­ción de sen­tir­se per­se­gui­do. Leo Mes­si siem­pre ha es­ta­do dis­pues­to a asu­mir cual­quier ti­po de error en la ges­tión de sus in­gre­sos pe­ro con­si­de­ra que con él exis­te en­sa­ña­mien­to. No en­tien­de que sien­do el pri­mer con­tri­bu­yen­te de nues­tro país, le per­si­gan has­ta lle­var­lo al juz­ga­do y si­gan in­ves­ti­gán­do­le bus­can­do pe­nas ma­yo­res.

Lon­dres ama­ne­ció ayer gris, co­mo ca­si siem­pre, al­go me­nos llu­vio­sa que Manchester pe­ro con esa sen­sa­ción de im­po­ten­cia por­que aquí no se po­drá apre­ciar la gran­de­za de la lu­na en un día tan se­ña­la­do. Ha ama­ne­ci­do plo­mi­za y con la sen­sa­ción de que Mes­si es­tá en el mer­ca­do. Los pe­rio­dis­tas in­gle­ses pre­gun­tan por las sen­sa­cio­nes de Leo y en el City se fro­tan las ma­nos por­que ellos co­no­cen de pri­me­ra mano las sen­sa­cio­nes del ju­ga­dor. En In­gla­te­rra, Leo no ten­dría pro­ble­mas, lo blin­da­rían pa­ra cu­brir su mul­ta con la Ha­cien­da es­pa­ño­la por­que lo que les so­bra es di­ne­ro.

El sue­ño de Pep Guardiola, más aún, el sue­ño de Fe­rran Soriano se­ría con­tar con Leo Mes­si en el equi­po, creen que así el sal­to de ca­li­dad se­ría tan bru­tal que lu­cha­rían por con­quis­tar la Cham­pions Lea­gue. No es so­lo que le abren la puer­ta del club, más aún le su­su­rran al oí­do que ahí, en la Pre­mier, na­die le per- se­gui­ría.

Jo­sep Ma­ria Bar­to­meu man- tie­ne con los Mes­si una re­la­ción sin­ce­ra y cer­ca­na. Mi­man al fut­bo­lis­ta que ha mar­ca­do la dé­ca­da más triun­fal del Ba­rça y le ani­man pa­ra que si­ga li­ga­do a la his­to­ria del club de por vi­da. Pe- ro el Ba­rça no pue­de evi­tar que Mes­si se sien­ta in­có­mo­do an­te el es­me­ro del fis­co es­pa­ñol por es­cru­tar sus cuen­tas, que lo ha- cen igual con to­dos los de­por­tis- tas de nues­tro país, pe­ro Leo pa­re­ce que lle­va aña­di­da la ‘pe­na del Te­le­dia­rio’, ese fo­co que le se­ña­la co­mo úni­co cul­pa­ble. Sí, el City es el enemi­go de la afi- ción azul­gra­na por­que ha en- con­tra­do en la Ha­cien­da es­pa- ño­la a su mejor alia­do

FO­TO: GETTY IMA­GES

Leo Mes­si con­ver­sa con Ser­gio Agüe­ro du­ran­te la úl­ti­ma vi­si­ta del City a Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.