Par­ti­do cru­cial pa­ra Mes­si

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - Mar­ce­lo Sot­ti­le Bue­nos Ai­res

No es fá­cil ser Mes­si. Es ge­nial ser el mejor fut­bo­lis­ta del mun­do. Pres­ti­gio, re­co­no­ci­mien­to, Ba­lo­nes de Oro, fa­ma, di­ne­ro. Aun­que tam­bién tie­ne obli­ga­cio­nes. Na­da es gra­tis y sen­ci­llo en es­ta vi­da, es ló­gi­co que ha­ya una con­tra­pres­ta­ción re­le­van­te. Leo aho­ra tie­ne que ga­nar por él, por Ar­gen­ti­na y has­ta por sus ami­gos. La mi­ra es­tá en el Pa­tón Bau­za -fun­da­men­tal­men­teen la pre­via de es­te par­ti­do cru­cial con Co­lom­bia en San Juan. Pe­ro, de los que an­dan en bo­ti­nes, to­das las mi­ra­das se las lle­va Mes­si. No rin­dió en su con­di­ción de nú­me­ro uno con Bra­sil y aho­ra de­be ha­cer ma­gia pa­ra que su Se­lec­ción no em­pie­ce a caer­se de la cor­ni­sa pen­san­do en el Mun­dial de Ru­sia. Lo ne­ce­si­ta su equi­po y has­ta sus de­caí­dos com­pa­ñe­ros.

Es­tos días fue­ron com­ple­jos pa­ra Mes­si. Más allá de un vue­lo a San Juan que se mo­vió bas­tan­te y le pro­vo­có -al igual que a otros mu­cha­cho­sun pe­que­ño ba­jón de pre­sión y al­gu­nos vó­mi­tos. Di­cho sea de pa­so, Ar­gen­ti­na de­bie­ra de ha­cer es­tos via­jes que al equi­po lo com­pli­can. Los ju­ga­do­res y el cuer­po téc­ni­co ya han di­cho que pre­fe­ri­rían ju­gar en la can­cha de Bo­ca, sin otro avión pa­ra lle­gar al par­ti­do. Leo mas­ti­có mu­cha bron­ca por “es­ta si­tua­ción de mier­da que es­ta­mos vi­vien­do”; tam­bién por­que “no sa­be­mos bien a qué ju­ga­mos”. Se que­dó guar­da­do en Ezei­za el vier­nes li­bre y só­lo vol­vió a mos­trar una son­ri­sa en pú­bli­co pa­ra al­gu­nos fans que se acer­ca­ron a la con­cen­tra­ción.

Mes­si sa­be que la ca­be­za del en­tre­na­dor es­tá de­bi­li­ta­da y pue­de cor­tar­se el hi­lo que la sos­tie­ne con una nue­va de­rro­ta. Pe­ro pri­me­ro -egoís­mo buen en­ten­di­do- pien­sa en él. Quie­re re­pe­tir el ni­vel que traía en Bar­ce­lo­na, re­be­lar­se an­te al­gu­nas crí­ti­cas des­pia­da­das -más ofen­sas que aná­li­sis pe­rio­dís­ti­coy, des­pués, res­ca­tar del ba­jón aními­co y fut­bo­lís­ti­co a va­rios de sus sol­da­dos. Aten­ción: di­ce pri­me­ro el as­pec­to psi­co­ló­gi­co por­que és­te

es un equi­po de­pri­mi­do: se lo ve y se lo es­cu­cha así cuan­do de­cla­ran sus ju­ga­do­res. O de­cla­ra­ban, por- que en los úl­ti­mos días hi­cie­ron si- len­cio co­mo mues­tra de enojo a al- gu­nos me­dios.

En ese con­tex­to com­ple­jo, de ur- gen­cias y ner­vios, Leo pi­dió pú­bli- ca­men­te el apo­yo de la gen­te. Quie­re ser lo­cal ju­gan­do en la Ar- gen­ti­na. Una di­fi­cul­tad que na­die po­dría ima­gi­nar sien­do Mes­si...

Ar­gen­ti­na se la jue­ga an­te Co­lom­bia y una nue­va de­rro­ta po- dría te­ner con­se­cuen­cias muy ne- ga­ti­vas, tan­to pa­ra el fu­tu­ro in­me­dia­to de Bau­za co­mo se­lec- cio­na­dor co­mo pa­ra la pre­sen­cia de la al­bi­ce­les­te en el pró­xi­mo Mun­dial. Ha­brá cam­bios en el on- ce, co­mo la sa­li­da del mis­mo de Gon­za­lo Hi­guaín, pa­ra bus­car una vic­to­ria más que ne­ce­sa­ria

FO­TO: AP

Mes­si y Mas­che­rano, jun­to a Bau­za en el en­tre­na­mien­to de ayer en Ar­gen­ti­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.