Las 40 pa­ta­das de Ros­si

La reite­ra­ción de la ima­gen en bu­cle con­vir­tió la no­ti­cia en una pan­to­mi­ma ri­dí­cu­la

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - PROGRAMACIÓN - Si­mon se di­ri­ge a Will y se ofre­ce pa­ra ha­cer jus­ti­cia y aho­rrar­les el su­pli­cio de te­ner que pa­sar por un pro­ce­so ju­di­cial.

Jo­sep Pe­dre­rol abría ayer su Ju­go­nes con la pa­ta­da que Ros­si dio a una afi­cio­na­da. Es­to ya de­mues­tra el cri­te­rio in­for­ma­ti­vo: ni se ba­sa en la im­por­tan­cia del acon­te­ci­mien­to ni en el in­te­rés que des­pier­ta a la au­dien­cia. Se prio­ri­za el mor­bo del con­flic­to. Se tra­tó la inacep­ta­ble pa­ta­da de Ros­si co­mo si hu­bie­se si­do un gra­ve atro­pe­llo de con­se­cuen­cias ne­fas­tas. El pro­gra­ma lo­ca­li­zó a la afi­cio­na­da, y aun­que no qui­so dar la ca­ra an­te las cá­ma­ras, la en­tre­vis­ta­ron pa­ra ob­te­ner más de­ta­lles de los su­ce­di­do. ¿Qué apor­ta a ni­vel in­for­ma­ti­vo? Na­da más que re­tor­ci­mien­to me­diá­ti­co y re­crear­se en un ins­tan­te gro­se­ro. Una co­sa es apun­tar­lo y la otra mon­tar un es­pec­tácu­lo dra­má­ti­co con ade­re­zos trá­gi­cos en plan “se sin­tió co­mo una pe­rra”.

Co­mo la pa­ta­da de Ros­si no te­nía ma­yo­res con­se­cuen­cias ni es­ta­ba do­ta­da de una es­pec­ta­cu­la­ri­dad vi­sual sig­ni­fi­ca­ti­va, Ju­go­nes op­tó por re­pe­tir la ima­gen en bu­cle, am­plian­do el plano y cen­trán­do­se en la pier­na de Ros­si, pa­ra que la reite­ra­ción am­pli­fi­ca­ra el dra­ma y la gra­ve­dad.

¿Cuán­tas ve­ces vi­mos re­pe­ti­da la pa­ta­da de Va­len­tino Ros­si? Cua­ren­ta ve­ces. Cua­ren­ta ve­ces en cin­co mi­nu­tos. Na­da más em­pe­zar la no­ti­cia la re­pi­tie­ron has­ta die­ci­séis ve­ces en bu­cle y lue­go la fue­ron reite­ran­do con cons­tan­cia ma­quia­vé­li­ca has­ta lle­gar a las cua­ren­ta oca­sio­nes. Es ri­dícu­lo a más no po­der. Por su­pues­to la no­ti­cia (ex­ce­si­va) tie­ne una fi­na­li­dad que va más allá de na­rrar la coz a la afi­cio­na­da. Se tra­ta de en­su­ciar la ima­gen de Va­len­tino Ros­si co­mo pi­lo­to, de­vol­ver­le las acu­sa­cio­nes e im­pro­pe­rios que ha lan­za­do las úl­ti­mas tem­po­ra­das con­tra pi­lo­tos es­pa­ño­les co­mo Lo­ren­zo y Már­quez y des­pres­ti­giar­lo tan­to co­mo sea po­si­ble. El pa­pel de es­tos pro­gra­mas de­por­ti­vos no se que­da en la sen­ci­lla y ho­nes­ta vo­lun­tad de in­for­mar sino aña­dir una in­ten­cio­na­li­dad pa­ra que el pro­gra­ma se be­ne­fi­cie del show. Y fun­cio­na. Ros­si aca­bó pa­re­cien­do Jack el des­tri­pa­dor. Pe­ro nos ha­ce re­fle­xio­nar so­bre la fun­ción de es­tos es­pec­tácu­los de la in­for­ma­ción y co­mo pre­ten­den con­di­cio­nar la men­ta­li­dad de la au­dien­cia a ba­se de pa­ta­das al pe­rio­dis­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.