El nue­vo reto de Maia­len Chou­rraut

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - POLIDEPORTIVO - @gem­mahe­rre­ro Gem­ma HERRERO

Maia­len Chou­rraut (San Se­bas­tián, 1983) lo­gró la pri­me­ra me­da­lla de oro pa­ra Es­pa­ña en sla­lom en pi­ra­güis­mo en Río 2016. Y lo hi­zo de­lan­te de su hi­ja Ane de tres años. Cam­peo­na olím­pi­ca y ma­dre. Si creen que es fá­cil les acon­se­jo que le den una vuel­ta y pien­sen en lo que sig­ni­fi­ca que­dar­se em­ba­ra­za­da jus­to des­pués de con­se­guir una me­da­lla de bron­ce en Lon­dres 2012, apro­ve­chan­do el ci­clo olím­pi­co. En­tre­nar­se has­ta dos días an­tes de dar a luz, vol­ver a in­ten­tar­lo 15 días des­pués de la ce­sá­rea, dar­le el pe­cho y las ener­gías, que has­ta se le caía el pe­lo. La fuer­za de vo­lun­tad, el or­den pa­ra or­ga­ni­zar­se en el caos dia­rio que ya de por sí su­po­ne te­ner un hi­jo sin de­jar nun­ca, en nin­gún mo­men­to, de pen­sar, tra­ba­jar y pre­pa­rar­se pa­ra no con­for­mar­se con otro bron­ce, ni ser so­lo ma­dre, o so­lo de­por­tis­ta, sino ser­lo to­do y ga­nar el oro en los si­guien­tes Jue­gos a los 33 años. Esa es Maia­len Chou­rraut.

Han pa­sa­do tres me­ses des­de que lo­gró el oro en Río “y mi vida en lo esen­cial no ha cam­bia­do en na­da, si­gue sien­do la mis­ma. Igual que me co­no­cen un po­co más y no me es­pe­ra­ba tan­to re­co­no­ci­mien­to, el ca­ri­ño de la gen­te que se acer­ca pa­ra de­cir­me que se emo­cio­nó, pe­ro fí­ja­te, que me ha­blas de Río y ya me pa­re­ce al­go le­jano, que ha pa­sa­do ya ha­ce mu­cho tiem­po”, re­la­ta Maia­len des­de la Seu d’Ur­gell, don­de vi­ve des­de que te­nía 24 años y des­cu­brió que en los ca­na­les que se cons­tru­ye­ron pa­ra los Jue­gos de Bar­ce­lo­na 92 po­día en­tre­nar­se, vi­vir y for­mar una fa­mi­lia.

El sue­ño com­par­ti­do con Xa­bier

La pri­me­ra vez que Maia­len se subió a una pi­ra­gua te­nía 11 años, en un cur­so de ve­rano en San Se­bas­tián, y re­cuer­da que le en­gan­chó des­de el pri­mer mo­men­to por la sim­ple sen­sa­ción de la fe­li­ci­dad que le pro­por­cio­nó, por­que se lo pa­só bien, tan sen­ci­llo co­mo eso. Y por­que ade­más hi­zo amis­ta­des “de esas que du­ran pa­ra to­da la vida”. Cuan­do te­nía 13 co­no­ció a Xa­bier Et­xa­niz, ac­tual res­pon­sa­ble téc­ni­co de la Fe­de­ra­ción, que fue olím­pi­co en Bar­ce­lo­na y Atlan­ta, y se re­cuer­da a sí mis­ma des­lum­bra­da por “la ad­mi­ra­ción con la que le mi­rá­ba­mos to­dos mien­tras guar­da­ba las pi­ra­guas”. Xa­bier es aho­ra su ma­ri­do, el pa­dre de Ane, su me­jor apo­yo, el que siem­pre la ha acom­pa­ña­do y com­par­ti­do sus sue­ños. Quien no du­dó tam­po­co en que po­dían ha­cer­lo to­do des­pués de Lon­dres, que po­dían ser pa­dres y se­guir pen­san­do en Río co­mo ob­je­ti­vo vi­tal. Por­que en Lon­dres 2012 Maia­len fue ter­ce­ra en sus ter­ce­ros Jue­gos y, sin em­bar­go, no lo dis­fru­tó, sino que se echa­ba en ca­ra los erro­res que ha­bía co­me­ti­do en la ba­ja­da.

Ella es así de per­fec­cio­nis­ta en un de­por­te, una es­pe­cia­li­dad, la de aguas bra­vas, en­la­quees­cons­cien­te de que la ba­ja­da per­fec­ta es im­po­si­ble, que no exis­te. Las olas, la co­rrien­te, la ve­lo­ci­dad, có­mo gi­ras o me­tes la pa­la, con la su­fi­cien­te fuer­za o apro­ve­chan­do la del agua: “Des­pués de Río he vis­to dos ve­ces la ba­ja­da. Una la mis­ma no­che que ga­né en la en­tre­vis­ta que me hi­cie­ron en TVE y otra en un re­co­no­ci­mien­to que me hi­cie­ron en la Seu y si­go vien­do fa­llos, pe­ro así co­mo des­pués de Lon­dres me que­dó la es­pi­na, aho­ra sien­to ple­ni­tud. No fue per­fec­ta, no, pe­ro lo ha­bía so­ña­do tan­tas ve­ces, tan­tas… que re­cuer­do so­bre to­do la emo­ción con la que lo vi­ví, la sen­sa­ción de ha­ber lo­gra­do lo que tan­to que­ría. Y me veo dan­do gri­tos por­que no po­día evi­tar­lo. No po­día pa­rar”. Y una vez que se con­si­gue el sue­ño, el reto, el ob­je­ti­vo ¿qué es lo si­guien­te? ¿Qué pue­de mo­ti­var­te pa­ra se­guir? Y Maia­len con­tes­ta rá­pi­do: “Me­jo­rar, se­guir me­jo­ran­do, se­guir apren­dien­do. El pi­ra­güis­mo es mi vida”.

El Mun­dial co­mo ob­je­ti­vo

Lo ha si­do has­ta aho­ra y tie­ne in­ten­ción de que lo si­ga sien­do al me­nos du­ran­te otros cua­tro años más: “Cuan­do ga­né el oro a los cin­co mi­nu­tos ya me es­ta­ban pre­gun­tan­do por Tok­yo, y mi­ra, dé­ja­me cin­co mi­nu­tos al me­nos que esos cua­tro años no fue­ron fá­ci­les, pe­ro es que aho­ra hay un ci­clo olím­pi­co que me pa­re­ce pre­cio­so. En los Mun­dia­les del 2009 fui se­gun­da, en los del 2011 bron­ce, en los del 2015 an­tes de los Jue­gos quin­ta, pe­ro me ase­gu­ré la pla­za. Y es­tán los pró­xi­mos en Pau (Fran­cia) y re­sul­ta que en el 2019, un año an­tes de Tok­yo, se ce­le­bra­rán los Mun­dia­les en la Seu d’Ur­gell, don­de vi­vo. Así que ahí es­tá el reto, la nue­va ilu­sión. Y si lle­go bien has­ta allí só­lo un año des­pués es­tán los Jue­gos de Ja­pón”.

Pa­ra el 2020 Ane ten­drá ya sie­te años y su ma­dre es­pe­ra que al­gu­nas re­glas va­ríen: “En Río no po­día lle­var­la al canal ni en los en­tre­na­mien­tos. Ane te­nía un pa­se de día en la Vi­lla Olím­pi­ca, pe­ro al canal por ejem­plo no po­día pa­sar. Yo en­tien­do que el día de com­pe­ti­ción no en­tre y se que­de en las gra­das, pe­ro en Río tu­ve que jun­tar los en­tre­na­mien­tos de la ma­ña­na y la tar­de pa­ra po­der ver­la. Yo he que­ri­do des­de el pri­mer día que es­té con­mi­go, me la he lle­va­do a to­das par­tes, siem­pre via­jan­do, y al­gu­nas re­glas son ab­sur­das por­que pa­ra las de­por­tis­tas que so­mos ma­dres su­po­nen un han­di­cap más, una di­fi­cul­tad aña­di­da. Y no me pa­re­ce bien”

“¿Qué es lo si­guien­te? Se­guir me­jo­ran­do, se­guir apren­dien­do. El pi­ra­güis­mo es mi vida” “En 2019 son los Mun­dia­les en la Seu, don­de vi­vo. Así que ahí es­tá la nue­va ilu­sión”

FO­TO: M.MON­TI­LLA

Se en­gan­chó al pi­ra­güis­mo con 11 años, en un cur­so de ve­rano en San Se­bas­tián

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.