Hé­roe a ba­se de pa­ra­do­nes

El por­te­ro ha­ce his­to­ria co­mo Iri­bar: cuar­to par­ti­do sin en­ca­jar en el Camp Nou

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - G. Sans Bar­ce­lo­na

El par­ti­do pa­re­cía idea­do pa­ra un hé­roe azul­gra­na, al­guien ca­paz en el úl­ti­mo mi­nu­to de de­rri­bar el mu­ro an­da­luz. Y el guión del par­ti­do se­ña­ló pri­me­ro a Ney­mar y des­pués a An­dré Go­mes. El crack bra­si­le­ño ca­zó un ba­lón cen­tra­do des­de la de­re­cha que el Camp Nou can­tó co­mo gol; el por­tu­gués se re­vol­vió en el área dis­pa­ran­do sin con­tem­pla­cio­nes. Pe­ro es­ta vez la ges­ta lle­va­ba la fir­ma de Kameni, el por­te­ro del Málaga. En la pri­me­ra ac­ción vo­ló pa­ra re­cha­zar el re­ma­te, mien­tras en la se­gun­da des­ple­gó sus ma­no­plas ta­po­nan­do la di­rec­ción del es­fé­ri­co.

Hoy, el por­te­ro ca­me­ru­nés, que lle­gó a la Li­ga ava­la­do por el le­gen­da­rio Tommy N’Kono y que ba­jo sus ma­nos aca­bó por pu­lir­se en el Es­pan­yol an­tes de aca­bar en el Málaga, ve­rá su nom­bre en to­dos los ti­tu­la­res. El Camp Nou sue­le ins­pi­rar­le. Es, jun­to al mí­ti­co Iri­bar, el úni­co que ha de­ja­do a ce­ro su por­te­ría en cua­tro encuentros. Y eso no es una em­pre­sa sen­ci­lla an­te un equi­po, co­mo el de Luis En­ri­que, acos­tum­bra­do a mar­car siem­pre en ca­sa. La an­te­rior vez que se que­dó a ce­ro en el Es­ta­di, y de eso ha­ce 48 lar­gos par­ti­dos, fue pre­ci­sa­men­te an­te el club an­da­luz el 21 de fe­bre­ro de 2015. Fue un 0-1.

A Kameni le va el Barça. Su lis­ta de pa­ra­do­nes es lar­ga. Ayer, a los vein­te mi­nu­tos ya ad­vir­tió a los azul­gra­na que se es­ta­ba agi­gan­tan­do. Des­pe­jó un ba­lón en­ve­ne­na­do de Ra­fin­ha que re­cor­da­ba va­ga­men­te a aquel de Mes­si al Se­vi­lla. Le qui­tó otra a Pi­qué y fue el do­lor de ca­be­za de Ar­da, De­nis y tam­bién de An­dré Go­mes. Fue una au­tén­ti­ca pe­sa­di­lla. Quie­nes le co­no­cen ase­gu­ran que no ha ol­vi­da­do aquel tan­to que Leo le mar­có con la mano. Nun­ca en­ten­dió por qué la pren­sa lo ca­li­fi­có co­mo la mano de Dios. Aca­bó es­ta vez “re­ven­ta­do”. El fút­bol ha ter­mi­na­do por re­com­pen­sar­le. Le so­bró la tea­tra­li­dad de unas mo­les­tias en el mus­lo pa­ra es­ti­rar el re­loj y per­der tiem­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.