Del vi­rus FIFA al vi­rus de Mes­si

La ba­ja del ar­gen­tino afec­tó al equi­po y a la gra­da, que re­cla­mó que ju­ga­ra aun­que fue­ra en­fer­mo

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - Edu Po­lo Bar­ce­lo­na

Des­pués de tres se­ma­nas sin ver ju­gar al Barça en ca­sa, la afi­ción azul­gra­na acu­dió ayer con ga­nas al Camp Nou, dis­pues­ta a co­la­bo­rar en el asal­to al li­de­ra­to. La asis­ten­cia vol­vió a su­pe­rar los 80.000 es­pec­ta­do­res (83.439), pe­ro pron­to cam­bió el es­ta­do de áni­mo de la ma­yo­ría de se­gui­do­res.

A más de uno se le cor­tó la di­ges­tión cuan­do el Barça anun­ció a la ho­ra de co­mer la ba­ja de úl­ti­ma ho­ra de Leo Mes­si, un co­mu­ni­ca­do mé­di­co que hi­zo aflo­rar el tra­di­cio­nal pe­si­mis­mo cu­lé. La tar­de en Bar­ce­lo­na, fría y gris, tam­po­co ha­cía pre­sa­giar na­da bueno. La au­sen­cia de Mes­si, la san­ción de Luis Suá­rez y la vi­si­ta del Málaga, la bes­tia ne­gra del Barça de Luis En­ri­que, de­ma­sia­dos ‘in­puts’ ne­ga­ti­vos co­mo pa­ra ser op­ti­mis­tas.

En­fren­te es­pe­ra­ba un Juan­de Ra­mos pi­ca­do por­que en la vís­pe­ra se le ha­bía re­cor­da­do con in­sis­ten­cia que su úl­ti­mo en­fren­ta­mien­to an­te el Barça fue el me­mo­ra­ble 2-6 en el San­tia­go Ber­na­béu, cuan­do era en­tre­na­dor del Real Ma­drid. Y la ven­gan­za de Juan­de fue sa­lir al Camp Nou con un au­to­bús de dos plan­tas pa­ra pro­te­ger la por­te­ría de Kameni. Co­mo ya hi­cie­ron an­tes Be­tis, Ala­vés, Gra­na­da, Málaga y Cel­tic, plan­teó un di­bu­jo con tres cen­tra­les y de­fen­sa de cin­co. De­lan­te de la lí­nea de­fen­si­va otra de cua­tro me­dios, pla­ga­da de ju­ga­do­res de cor­te de­fen­si­vo. Un mu­ro prác­ti­ca­men­te in­fran­quea­ble.

Y por si fue­ra po­co, de­trás del au­to­bús es­pe­ra­ba Car­los Kameni, un vie­jo co­no­ci­do del Camp Nou, que siem­pre se cre­ce en sus par­ti­dos an­te el Barça y que era el úl­ti­mo por­te­ro que en Li­ga ha­bía sa­li­do del Es­ta­di sin en­ca­jar un gol. En­tre el au­to­bús de Juan­de y la mo­ti­va­ción de Kameni, el Málaga se con­fir­mó de nue­vo co­mo la bes­tia ne­gra del Barça de Luis En­ri­que. Tres par­ti­dos en ca­sa an­te los an­da­lu­ces con un ba­lan­ce es­tre­me­ce­dor, só­lo una vic­to­ria y só­lo un gol a fa­vor, obra de Ver­mae­len.

A me­di­da que pa­sa­ban los mi­nu­tos, el en­cuen­tro re­cor­da­ba ca­da vez más al del Ala­vés, tam­bién tras un pa­rón de se­lec­cio­nes y con una ali­nea­ción muy pa­re­ci­da a la de ayer, ya que coin­ci­dían has­ta ocho ju­ga­do­res. La gran di­fe­ren­cia es que aquel día Luis Suá­rez y Mes­si es­ta­ban en el ban­qui­llo co­mo re­cur­so de emer­gen­cia, mien­tras que ayer no ha­bía ni un so­lo de­lan­te­ro jun­to a Luis En­ri­que por si ha­bía que apos­tar por un plan B co­mo re­vul­si­vo.

La de­ses­pe­ra­ción iba en au­men­to y más de uno re­cla­ma­ba la pre­sen­cia de Leo Mes­si aun­que fue­ra en­fer­mo y en pi­ja­ma. Joaquin Ma­ria Pu­yal in­clu­so bro­mea­ba pi­dien­do que se to­ma­ra un For­ta­sec y acu­die­ra al res­ca­te del equi­po.

Es­ta­ba el Barça aler­ta­do por el te­mi­do vi­rus FIFA, pe­ro al fi­nal el que lo ma­tó fue el vi­rus in­tes­ti­nal que de­jó a Mes­si en la ca­ma. Si en­fer­ma el ar­gen­tino, en­fer­ma to­do el Barça. Aque­llo de “que no se cons­ti­pe Mes­si” lo he­mos es­cu­cha­do mu­chas ve­ces. Por al­go se­rá

FO­TO: PERE PUNTÍ

Pa­co Al­cá­cer, sin suer­te El va­len­ciano dis­pu­tó su se­gun­do par­ti­do de Li­ga co­mo ti­tu­lar pe­ro ape­nas in­ter­vino en el jue­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.