50 años del Clá­si­co con el des­cuen­to más po­lé­mi­co

Or­tiz de Men­dí­bil alar­gó diez mi­nu­tos un Ma­drid-Barça sin cam­bios y el Ma­drid ga­nó en el tiem­po aña­di­do

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - JOAN PO­QUÍ Bar­ce­lo­na

El ár­bi­tro di­jo que pi­tó cuan­do to­ca­ba, pe­ro no hu­bo cam­bios ni tan­ga­nas En un pos­te­rior Clá­si­co, Or­tiz de­jó im­pu­ne la sal­va­je en­tra­da a Bus­ti­llo

El 20-N sue­le ser una fe­cha en la que su­ce­den co­sas. Tam­bién en fút­bol. Hoy se cum­plen cin­cuen­ta años de un Clá­si­co que el Ma­drid ga­nó 1-0 (gol de Ve­lo­so)en el que val­dría aque­llo de “has­ta que mar­que el Ma­drid”

Su­ce­dió un 20-N, pe­ro nue­ve años an­tes del 20-N pro­pia­men­te di­cho.Ya era una fe­cha se­ña­la­da pa­ra el Real Ma­drid en 1966 (Li­ga 66-67, cam­peón Ma­drid, Barça se­gun­do), ca­si una dé­ca­da an­tes de que su prin­ci­pal va­le­dor in­gre­sa­se en el Va­lle de los Caí­dos. Aquel 20-N fue el día ele­gi­do por el ár­bi­tro viz­caíno Jo­sé Ma­ría Or­tiz de Men­dí­bil pa­ra alar­gar un clá­si­co la frio­le­ra de nue­ve mi­nu­tos y me­dio, se­gún la cró­ni­ca de Luis Lainz en la edi­ción de Mun­do De­por­ti­vo del día si­guien­te. De acuer­do con el en­tre­na­dor bar­ce­lo­nis­ta, Ro­que Ol­sen, fue­ron on­ce. En cual­quier ca­so, esos mi­nu­tos de más hi­cie­ron que el Ma­drid ga­na­se un par­ti­do en el que la de­fen­sa bar­ce­lo­nis­ta man­tu­vo el 0-0 has­ta el 94.

Los ju­ga­do­res bar­ce­lo­nis­tas de la épo­ca re­cuer­dan aquel par­ti­do co­mo si Or­tiz de Men­dí­bil hu­bie­se se­ña­la­do el fi­nal jus­to tras el gol del Ma­drid. No fue así, pe­ro ese error vie­ne con­di­cio­na­do por la sen­sa­ción de que fue­ron tan­ga­dos por aquel ár­bi­tro. El mar­ca­dor re­gis­tra­ba un elo­cuen­te 0-0 en el mi­nu­to no­ven­ta. Las cró­ni­cas ase­gu­ran que no hu­bo ni le­sio­nes, ni tan­ga­nas ni des­de lue­go sus­ti­tu­cio­nes. En aque­lla épo­ca no las ha­bía, co­mo no ha­bía tar­je­tas. Pa­ra ha­cer­nos una idea: hoy, un se­gun­do tiem­po con seis cam­bios y las in­te­rrup­cio­nes tí­pi­cas de cual­quier par­ti­do sue­le aca­rrear unos tres mi­nu­tos de des­cuen­to. Cua­tro ya se con­si­de­ra un mun­do. En 1966, sin cam­bios, ra­ra­men­te se apli­ca­ba más de un mi­nu­to. Aque­lla no­che fue­ron on­ce. Y los ju­ga­do­res azul­gra­na, con­ven­ci­dos de que el par­ti­do es­ta­ba fi­ni­qui­ta­do en el mi­nu­to 90, co­men­za­ron a pa­sar­se el ba­lón en de­fen­sa. Error: una pér­di­da en un pa­se a Sa­dur­ní pro­pi­ció el gol de Ve­lo­so.

Pe­ro, ¿por qué Or­tiz de Men­dí­bil alar­gó tan­to el par­ti­do? La ex­pli­ca­ción ma­lé­vo­la (y al fin la más creí­ble) es que el Ma­drid no iba ga­nan­do y alar­gó lo ne­ce­sa­rio pa­ra so­lu­cio­nar el pro­ble­ma. Con cua­tro mi­nu­ti­llos ha­bría bas­ta­do, ya que Ve­lo­so mar­có en el 94, pe­ro Or­tiz alar­gó cin­co más, en los que no ocu­rrió na­da de re­le­van­cia. Co­mo pa­ra di­si­mu­lar.

Las ex­pli­ca­cio­nes

Or­tiz adu­jo que pi­tó el fi­nal cuan­do su re­loj mar­có el tiem­po. “Só­lo sé que hay que ju­gar los 90 mi­nu­tos”. Ex­pli­có que lle­va­ba dos re­lo­jes y que los dos le de­cían lo mis­mo. Que los de­te­nía cuan­do no se ju­ga­ba y lo reanu­da­ba des­pués. No cue­la. No hay pre­cen­de­tes en que des­con­ta­se tan­to.Enal­gún­mo­men­to­se­le­de­bía ol­vi­dar po­ner­lo en mar­cha. O qui­zás es más sen­ci­llo: de­ci­dió alar­gar el par­ti­do por­que su equi­po no ha­bía lo­gra­do su ob­je­ti­vo.

Más que na­da, por­que no con­sig­nó pér­di­das de tiem­po en el ac­ta. El Co­mi­té de Com­pe­ti­ción reuni­do tres días des­pués san­cio­nó a dos fut­bo­lis­tas del Cór­do­ba por pér­di­das de­li­be­ra­das de tiem­po. Nin­guno del Barça, lo que sor­pren­de, si es que Or­tiz ha­bía de­tec­ta­do pér­di­das de tiem­po co­mo pa­ra pro­lon­gar tan­to el par­ti­do. Sí le ca­ye­ron en cam­bio tres par­ti­dos a Ga­lle­go por ‘fe­li­ci­tar’ a Or­tiz en el tú­nel de ves­tua­rios. A ese in­di­vi­duo o se le pa­ró el re­loj o sim­ple­men­te qui­so lu­cir­se en tan se­ña­la­do día. “Só­lo cum­plí con mi de­ber”, ma­ni­fes­tó Or­tiz a la pren­sa tras el par­ti­do.

Rein­ci­den­te

Des­de lue­go, cum­plió. Y si­guió cum­plien­do. Or­tiz de Men­dí­bil ya la ha­bía lia­do par­da con­tra el Barça re­pe­ti­da­men­te y por ese mo­ti­vo fue re­cu­sa­do por el club bar­ce­lo­nis­ta tras ese par­ti­do. Al ca­bo de dos tem­po­ra­das se le le­van­tó la re­cu­sa­ción. Ma­la idea. Otro clá­si­co ar­bi­tra­do por Or­tiz de Men­dí­bil tras la re­cu­sa­ción azul­gra­na tam­bién es cé­le­bre. En es­te ca­so, por­que sig­ni­fi­có el de­but li­gue­ro y prác­ti­ca­men­te la re­ti­ra­da de Bus­ti­llo en el Barça por una en­tra­da te­rro­rí­fi­ca de Pedro de Fe­li­pe que el trencilla no san­cio­nó ni con fal­ta. To­da una ca­la­mi­dad del ar­bi­tra­je que tras su re­ti­ra­da si­guió sien­do re­com­pen­sa­do por sus ser­vi­cios a la cau­sa. TVE lo eli­gió pa­ra que inau­gu­ra­se la mo­vio­la en los años se­ten­ta. ¡Có­mo de­bían ser sus ve­re­dic­tos ar­bi­tra­les!

FO­TO: BERT

Pro­tes­tas a Or­tiz de Men­dí­bil en el Camp Nou en un clá­si­co de mar­zo de 1969 Era pro­pen­so a los es­cán­da­los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.