El ‘le­ga­do’ del Atlé­ti­co so­bre­vi­vi­rá al Cal­de­rón

El co­li­seo col­cho­ne­ro se des­pi­dió de 50 años de der­bis an­te el eterno ri­val, con la emo­ción por ban­de­ra

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - FÚTBOL - Che­ma G. Fuen­te Ma­drid

El le­ga­do. Fue la fra­se es­co­gi­da por la afi­ción del Atlé­ti­co pa­ra des­pe­dir con su mo­sai­co la his­to­ria de los der­bis en el Cal­de­rón. Es una palabra que no es­tá es­co­gi­da al azar, a la li­ge­ra, que no es­tá se­lec­cio­na­da frí­vo­la­men­te. La palabra ‘le­ga­do’ ex­pli­ca en gran me­di­da qué es ser del Atlé­ti­co. Es una cues­tión en la ma­yo­ría de los ca­sos ge­ne­ra­cio­nal, de pa­dres a hi­jos. Sa­bi­na lo can­ta­ba en el himno del Cen­te­na­rio. “Pa­ra en­ten­der lo que pa­sa hay que ha­ber llo­ra­do en el Cal­de­rón, que es mi ca­sa. O en el Me­tro­po­li­tano, co­mo lo ha­cía mi abue­lo, con mi pa­pá de la mano”.

El Cal­de­rón echa­ba el te­lón a me­dio si­glo de ba­ta­llas a ori­llas del Man­za­na­res an­te el eterno ri­val. Qui­zás la Co­pa y la Cham­pions de­pa­ren uno más, se­ría desea­ble. Pa­ra mu­chos, aje­nos a es­te asun­to, los der­bis ma­dri­le­ños se­rán só­lo un par­ti­do más, pe­ro pa­ra una par­te im­por­tan­te de los mis­mos, en es­te ca­so la afi­ción del Atlé­ti­co de Ma­drid tie­ne que ver con co­sas más pro­fun­das. Con el es­fuer­zo, con el tra­ba­jo, con la pe­lea con­tra lo es­ta­ble­ci­do, con­tra la so­ber­bia, la al­ta­ne­ría, con­tra el po­de­ro­so, con el or­gu­llo de sa­ber­te di­fe­ren­te y en el co­le­gio ro­dea­do de cha­va­les con la ca­mi­se­ta blan­ca o azul­gra­na. Tie­ne que ver con en­ten­der que, co­mo de­fien­de Fer­nan­do Torres, él sa­be, “lo que se lo­gra con es­fuer­zo sa­be mu­cho me­jor”. De­fien­de el Ni­ño que mu­cha gen­te es del Atlé­ti­co sin sa­ber­lo y eso tie­ne que ver con el ‘le­ga­do’, in­de­pen­dien­te­men­te de re­sul­ta­dos co­mo el de es­te sá­ba­do. El Atlé­ti­co tras­cien­de a esas ni­mie­da­des y así tie­nen que en­ten­der­lo aque­llos que son ro­ji­blan­cos, que lo sien­te des­de el co­ra­zón. Ser del Atlé­ti­co es una lec­ción vi­tal, una en­se­ñan­za pa­ra so­bre­vi­vir a tiem­pos di­fí­ci­les. Ya sa­ben, “si se cree y se tra­ba­ja, se pue­de”. Si­meo­ne ‘di­xit’. A aque­llos que no lo sien­tan les pa­re­ce­rá ra­ro, pe­ro cual­quie­ra de los mi­les de afi­cio­na­dos que es­te sá­ba­do lle­na­ban el Cal­de­rón o aque­llos que pa­de­cían de­lan­te de los te­le­vi­so­res, sí que lo com­pren­de­rán. El Atlé­ti­co es co­mo la vi­da, mu­cha pe­lea, sin­sa­bo­res, sa­cri­fi­cio pa­ra de vez en cuan­do ga­nar y dis­fru­tar­lo co­mo si no hu­bie­ra ma­ña­na.

Y lo de es­te me­dio si­glo de der­bis en el Cal­de­rón fue una pe­lea con­ti­nua con­tra el pu­dien­te de la ciu­dad, con­tra el po­de­ro­so. Una pe­lea con­ti­nua de rai­ces fa­mi­lia­res, de irre­ve­ren­cia, de tí­tu­los, por­que sí, más que le pe­se a mu­chos, el Atlé­ti­co es un equi­po ga­na­dor y lo fue du­ran­te to­da su his­to­ria. Es­tas gra­das del Cal­de­rón lo vie­ron mu­chas ve­ces. Mu­chí­si­mas. Una In­ter­con­ti­nen­tal, va­rias Li­gas, al­gu­na Co­pa...

Sin­sa­bor del úl­ti­mo der­bi

Por to­do eso, lo que su­ce­dió es­te sá­ba­do en el Vi­cen­te Cal­de­rón no es lo que ha­brían desea­do los hin­chas col­cho­ne­ros, qué du­da ca­be, pe­ro es par­te de lo que el Atlé­ti­co es, un club y una hin­cha­da que se le­van­ta una y otra vez cuan­do hin­ca la ro­di­lla. Lo ha he­cho his­tó­ri­ca­men­te, por­que es par­te de su esen­cia, del ‘le­ga­do’ de pa­dres a hi­jos. Si el asun­to no sa­le hay que vol­ver a sa­lir a la ca­lle, or­gu­llo­so, con la ca­be­za al­ta, con la ca­mi­se­ta del Atlé­ti­co co­mo de­ce­nas de ni­ños tras la fi­nal de Mi­lán.

La afi­ción col­cho­ne­ra em­pu­jó has­ta el fi­nal y es­tu­vo a la al­tu­ra del his­tó­ri­co par­ti­do Emo­cio­nan­te ac­to fi­nal pa­ra un es­ce­na­rio que vi­vió gran­des no­ches de ri­va­li­dad

Por­que ni el gol de re­bo­te de Cris­tiano, ni el pa­lo de San Si­ro, ni las ca­na­lla­das ar­bi­tra­les, que las hu­bo du­ran­te to­das es­tas dé­ca­das, se­pa­ran a los ro­ji­blan­cos de lo que son. Los col­cho­ne­ros es­tu­vie­ron al la­do de su equi­po, em­pu­jan­do has­ta el fi­nal y ayer si no pu­do ser, es­ta ‘gue­rra’ no ce­sa­rá ja­más. En el cur­so que vie­ne se­rá con otros pro­ta­go­nis­tas, en otro es­ce­na­rio, mi­ran­do de fren­te al fu­tu­ro. Y Sa­bi­na y Pan­cho Va­ro­na ten­drán que aña­dir una lí­nea, pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que, ga­nan­do o per­dien­do, de la mano de su abue­lo, del pa­pá o la ma­má, pe­lea­rán con­tra lo que pa­ra mu­chos só­lo es un equi­po de fút­bol; pe­ro pa­ra ellos es ven­cer al pro­pio sin sen­ti­do de la vi­da

FO­TO:J.A.SIRVENT

Es­pec­ta­cu­lar el as­pec­to del Vi­cen­te Cal­de­rón en el der­bi de des­pe­di­da del es­ce­na­rio col­cho­ne­ro

FO­TO: SIRVENT

El Vi­cen­te Cal­de­rón vis­tió sus me­jo­res ga­las pa­ra des­pe­dir al úl­ti­mo der­bi li­gue­ro. Una no­che emo­cio­nan­te pa­ra los atlé­ti­cos que no aca­bó co­mo es­pe­ra­ban tras la de­rro­ta de los de Si­meo­ne

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.