El León Blan­co, lis­to pa­ra vol­ver a ru­gir

Des­pués de tres años pa­ra­do por una le­sión de ro­di­lla, Juan Es­pino es­tá pre­pa­ra­do pa­ra re­gre­sar a la lu­cha se­ne­ga­le­sa en el país don­de es un fe­nó­meno me­diá­ti­co

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - POLIDEPORTIVO - Ál­va­ro Gar­cía-Nie­to Dakar

El sol se em­pie­za a po­ner en la aje­trea­da Dakar. Es ho­ra pun­ta y el tráfico blo­quea to­das las ca­lles de la ca­pi­tal se­ne­ga­le­sa. Juan Es­pino (33 años) des­can­sa en el ma­le­te­ro del co­che mien­tras es­cu­cha des­de el mó­vil las me­lo­días de piano de Lu­do­vi­co Ei­nau­di. Se di­ri­ge a la es­cue­la en la que fue rey del lamb du­ran­te un tiem­po, Ba­lla Ga­ye, en el caó­ti­co ba­rrio pe­ri­fé­ri­co de Gué­dia­wa­ye.

A su lle­ga­da, los cha­va­les ro­dean la fur­go­ne­ta, emo­cio­na­dos, es­pe­ran­do ver­sal iral‘Lio­nB­lanc ’, que es co­mo se le apo­da aquí. La ex­pec­ta­ción es má­xi­ma. Juan ha vuel­to a Se­ne­gal des­pués de tres años pa­ra­do por una ro­tu­ra de me­nis­co que se com­pli­có. Ha re­gre­sa­do a su pa­tria de aco­gi­da. El país don­de más le ad­mi­ran. Y lo ha­ce “100% re­cu­pe­ra­do y con la necesidad de lu­char”.

Es una vi­si­ta fu­gaz, so­lo vie­ne a re­no­var su li­cen­cia y a in­ten­tar ce­rrar al­gún com­ba­te pa­ra enero, fe­bre­ro o mar­zo ya que la tem­po­ra­da em­pie­za en no­viem­bre. Es­ta­rá tan so­lo cua­tro días y apro­ve­cha pa­ra ir a en­tre­nar y ver­se con sus com­pa­ñe­ros de equi­po. “Yo aquí ven­go a en­se­ñar y a que me en­se­ñen. Com­par­ti­mos co­no­ci­mien­tos en ca­da en­tre­na­mien­to”, con­fie­sa mien­tras se sa­cu­de la are­na del pe­cho.

Su úni­co día en la ca­pi­tal es un no pa­rar. Ya ha pa­sa­do por el con­su­la­do, don­de la cón­sul le ha aten­di­do in­te­rrum­pien­do una reunión. “Los be­ne­fi­cios de ser al­guien co­no­ci­do aquí”, co­men­ta con una son­ri­sa inocen­te. Ha ido a las ofi­ci­nas del Su­nu Lamb pa­ra una en­tre­vis­ta.

Su­nu Lamb sig­ni­fi­ca ‘nues­tra lu­cha’ en wo­lof y es uno de los dia­rios más ven­di­dos del país y el úni­co que ha­bla ex­clu­si­va­men­te de es­te de­por­te. Ha en­tre­na­do. Ha sa­li­do en di­rec­to en el pro­gra­ma de lu­cha del canal de te­le­vi­sión DTV. Y ha si­do in­vi­ta­do a cenar en ca­sa del ar­tis­ta que se ocu­pa de di­bu­jar las vi­ñe­tas pa­ra el dia­rio. To­do un no pa­rar pa­ra Juan Es­pino.

Ini­cios di­fí­ci­les

Juan pe­leó por primera vez en Se­ne­gal en 2009 y des­de en­ton­ces ha con­se­gui­do con­ver­tir­se en uno de los lu­cha­do­res de lamb más re­co­no­ci­dos de to­do el país. Ade­más de por ser el úni­co tou­bab (co­mo lla­man en wo­lof a los blan­cos) con li­cen­cia pa­ra pe­lear, el gran­ca­na­rio se ha ga­na­do su repu­tación a ba­se de su­dor, tra­ba­jo y un es­ti­lo de lu­cha de ata­que muy atrac­ti­vo. Las sie­te vic­to­rias con­se­gui­das has­ta aho­ra, to­das ex­cep­to una sal­da­das en me­nos de 1’, cuan­do la me­dia es­tá en­tre los 10 y los 15, le acre­di­tan co­mo uno de los me­jo­res.

Aun así, los ini­cios no fue­ron fá­ci­les y en­con­trar a al­guien que qui­sie­ra lu­char con­tra él fue to­da una odi­sea: “Yo creo que al prin­ci­pio eran bas­tan­te re­ce­lo­sos con que vi­nie­ra un ex­tran­je­ro de la na­da y les pu­die­ra ga­nar. Es ló­gi­co, les po­dría lle­gar a pa­re­cer hu­mi­llan­te y ver­gon­zo­so. Pe­ro con el tiem­po vie­ron que me to­ma­ba las co­sas en se­rio y las pe­leas han ido su­bien­do de ni­vel”. Pe­ro no es su­fi­cien­te. Ne­ce­si­ta com­pe­tir con­tra lu­cha­do­res de más ca­ché y así se lo ha­ce sa­ber al pe­rio­dis­ta del Su­nu Lamb, que al día si­guien­te ti­tu­la la no­ta so­bre Juan con un cla­ro: “Quie­ro a For­za, Ab­dou Diouf o Jor­dan”.

Des­de su lle­ga­da, ha so­na­do en las qui­nie­las pa­ra pe­lear con­tra los más gran­des, pe­ro la reali­dad no es tan es­pe­ran­za­do­ra. Ni él ni Ri­car­do, su más leal ami­go, con­se­je­ro y apo­yo en Se­ne­gal, creen que pue­da lle­gar a lu­char por ser el rey del lamb. Y no por fal­ta de con­di­cio­nes. “Yo es­toy pre­pa­ra­do pa­ra en­fren­tar­me y tum­bar a quien sea”, di­ce Juan hu­mil­de­men­te, pe­ro ha­cien­do ho­nor a su le­ma: ‘amul ra­gal’, sin mie­do. Ex­pli­ca que Bom­bar­dier, el ac­tual rey, le plan­teó que si en­con­tra­ban pro­mo­to­res que les ce­rra­ran un com­ba­te, él ac­ce­de­ría a pe­lear. Al fi­nal to­do que­dó en un es­pe­jis­mo.

Más que un de­por­te

“El lamb es al­go que va mu­cho más allá. Es un te­ma de tra­di­ción: la lu­cha ha si­do ca­paz de com­bi­nar te­mas con­cre­tos de la vi­da se­ne­ga­le­sa co­mo es el baile, la mú­si­ca o los can­tos. No es só­lo los mi­nu­tos de com­ba­te”, cuen­ta Ri- car­do mien­tras con­du­ce de ca­mino al ho­tel.

Por eso Juan no só­lo tu­vo que em­plear­se a fon­do en el gim­na­sio, sino que ade­más ha te­ni­do que es­tu­diar libros so­bre el lamb y su cul­tu­ra, apun­tar­se a cla­ses de baile pa­ra po­der ha­cer los bak­kus, apren­der frases bá­si­cas en wo­lof y res­pe­tar unos cul­tos mís­ti­cos que aún aho­ra le cues­ta ex­pli­car. “Yo creo en ello y por eso ten­go mi ma­ra­bout, que me pre­pa­ra los bre­ba­jes y los amu­le­tos pa­ra que me acom­pa­ñe una suer­te de se­gun­da fuer­za du­ran­te el com­ba­te. Pe­ro pa­ra ser sin­ce­ro, es una de las pre­gun­tas a la que me­nos me gus­ta con­tes­tar, por­que pa­ra mí es al­go que me re­sul­ta muy di­fí­cil ex­pli­car y pa­ra ellos es un sen­ti­mien­to tan arrai­ga­do que me fas­ti­dia­ría mu­cho he­rir­les con cual­quier ma­lin­ter­pre­ta­ción”, acla­ra Juan.

En el lamb, ade­más, se ga­na mu­cho di­ne­ro y fa­ma y por eso es una vía de es­ca­pe pa­ra los jó­ve­nes se­ne­ga­le­ses. “Pue­des lle­gar a ga­nar 225 mil eu­ros al año, que aquí es mu­cho. Yo ten­go la suer­te de que me pue­do ga­nar la vi­da con la lu­cha. Aquí y en Es­pa­ña. Pe­ro no creo que ha­ya mu­cha gen­te que lo

El lu­cha­dor es­pa­ñol, ído­lo en Se­ne­gal, se ve ca­paz de “tum­bar a quien sea” “Es un país don­de a los lu­cha­do­res se les ido­la­tra. Ado­ro Se­ne­gal”, afir­ma

ha­ga”, co­men­ta. Aun así, el León Blan­co ase­gu­ra que aho­ra mis­mo el di­ne­ro no es lo más im­por­tan­te, sino el pe­lear. “No pue­do per­mi­tir­me de­jar pa­sar com­ba­tes. Tam­bién echo de me­nos el com­pe­tir en un cam­po ro­dea­do de 25 mil per­so­nas. Me en­can­ta. Mo­ti­va mu­chí­si­mo. To­do el mun­do mi­rán­do­me, en ese mo­men­to no sa­bes ni qué ha­cer”. De ahí que Juan, aun­que odie “la can­ti­dad de mos­qui­tos por me­tro cuadrado que hay en Se­ne­gal y el ca­lor so­fo­can­te que ha­ce”, es­tá con­ven­ci­do de que se­gui­rá vi­nien­do has­ta que le sea im­po­si­ble: “Es­te país es uno de los me­jo­res des­cu­bri­mien­tos que he he­cho. Es un país don­de a los lu­cha­do­res se les co­no­ce, se les ido­la­tra y se les res­pe­ta mu­chí­si­mo. Ado­ro Se­ne­gal”

FO­TO: AGN

Pre­pa­ra­do pa­ra pe­lear. Juan po­sa de­lan­te del es­ta­dio Dem­ba Diop, en Dakar

Un ído­lo en Se­ne­gal. Juan y Ri­car­do ro­dea­dos de cha­va­les en la es­cue­la de Ba­lla Gue­ye, en la ima­gen de la iz­quier­da. A la de­re­cha, Juan tum­ban­do a un com­pa­ñe­ro en un en­tre­na­mien­to

FO­TOS: AGN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.