El mé­to­do Guar­dio­la pa­ra fi­char a cracks

Xa­bi Alon­so ha con­fe­sa­do que Pep le lla­ma­ba ca­da día pa­ra que cam­bia­se el Real Ma­drid por el Ba­yern Mu­nich

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - Cris­ti­na CU­BE­RO @cris­cu­be­ro

Seguidores y de­trac­to­res de twit­ter, que ha­ber­los hay­los. Tran­qui­li­za­ros. No es­toy ob­se­sio­na­da. Pa­ra na­da. Só­lo me ocu­pa y me preo­cu­pa lo que me pue­de afec­tar y es de lo que ha­blo.

Ha­ce unos años, bas­tan­tes, Ro­nal­do el Fe­nó­meno ju­ga­ba en el FC Barcelona, per­dón, pa­ra ser más exac­tos ma­ra­vi­lla­ba en el Ba­rça. Creo, no creo, es­toy con­ven­ci­da de que es el fut­bo­lis­ta que más emo­ción ha trans­mi­ti­do con la ca­mi­se­ta blau­gra­na en un so­lo año. En el mes de fe­bre­ro, Ro­nal­do me di­jo que te­nía mu­chas po­si­bi­li­da­des de fi­char por el In­ter­na­zio­na­le de Mi­lano, que eso era lo que que­rían sus má­na­gers, Mar­tins y Pit­ta. Él no que­ría mar­char­se, era fe­liz en Cas­tell­de­fels, dis­fru­ta­ba ju­gan­do a fút­bol jun­to a Iván de la Pe­ña y Fi­go. Pero se mar­chó, cla­ro que se mar­chó. Y du­ran­te esos me­ses yo avi­sé de la po­si­bi­li­dad real de que de­ja­se el club. No que­ría que Ro­nal­do de­ja­se Barcelona, los me­jo­res es me­jor te­ner­los cerca, pero era cons­cien­te del pe­li­gro.

Pep Guar­dio­la re­pi­te ‘mo­dus ope­ran­dis’ cuan­do tie­ne que fi­char a un crack que cree cam­bia­rá el es­ti­lo de su equi­po. Pa­só con Xa­bi Alon­so. El do­nos­tia­rra se ha­bía des­gas­ta­do en la eta­pa Mou­rin­ho pero se­guía sien­do un fut­bo­lis­ta im­por­tan­te en el Real Ma­drid. Pero sor­pren­den­te­men­te, ro­zan­do la cam­pa­na fi­chó por el Ba­yern Mu­nich de Pep Guar­dio­la.

¿Creen que fue una de­ci­sión pre­ci­pi­ta­da? ¿Creen que un ju­ga­dor de la per­so­na­li­dad de Alon­so cam­bia­ría de ciu­dad y de equi­po en 24 ho­ras sin tiem­po pa­ra pen­sár­se­lo? ¡Cla­ro que no! Los ín­ti­mos de Xa­bi Alon­so me ex­pli­can que Pep per­so­nal­men­te lla­ma­baa Alon­so ca­da día. Le ex­pli­ca­ba las ma­ra­vi­llas del Ba­yern, cuan­to fe­liz se­ría en Mu­nich, la fuer­za que ten­dría con su nuevo equi­po. Lla­ma­ba in­sis­ten­te­men­te re­cor­dán­do­le lo mal que se ha­bían por­ta­do al­gu­nos con él... era tan in­sis­ten­te que al fi­nal con­ven­ció al in­ter­na­cio­nal pa­ra que for­ma­se par­te de su pro­yec­to.

Guar­dio­la es tre­men­da­men­te in­te­li­gen­te, no tan lis­to co­mo Be­gi­ris­tain pero sí muy in­te­li­gen­te. Se ocu­pa pri­me­ro de crear du­das en el crack pa­ra que vea, con­si­de­re, crea que el fu­tu­ro que le es­pe­ra a su la­do es in­fi­ni­ta­men­te me­jor del que vi­ve en esos mo­men­tos. Fi­cha si es ne­ce­sa­rio a al­gún con­fi­den­te del crack pa­ra que ha­ga más fá­cil su día a día, le pro­me­te que se­rá el más gran­de, que su se­lec­ción agra­de­ce­rá el cam­bio, que su fa­mi­lia, al com­ple­to, se­rá mu­cho. mu­chí­si­mo más fe­liz. Y les con­ven­ce. A ca­si to­dos. Por­que sa­be Pep que la tác­ti­ca im­por­ta cuan­do tie­nes los ju­ga­do­res per­fec­tos pa­ra apli­car­la.

Va­mos a es­tar aten­tos al mer­ca­do, va­mos a ver qué pa­sa con Cesc Fà­bre­gas y có­mo se mue­ve el City es­tas se­ma­nas. Con tran­qui­li­dad.

Twit­te­ros reales y ca­fres que abrís cuen­tas pa­ra con­ten­tar al amo que os pa­ga, se­guir las mi­gas de pan que os voy de­jan­do, si po­déis, si os dejan, en­ten­de­réis mu­chas co­sas

FO­TO: PE­RE PUNTÍ

Guar­dio­la re­clu­tó a Alon­so pa­ra ‘su’ Ba­yern De­ja­ron atrás sus di­fe­ren­cias y unie­ron fuer­zas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.