Eu­se­bio, el téc­ni­co re­ve­la­ción de la Li­ga

El va­lli­so­le­tano se ha ga­na­do a Anoe­ta gra­cias a un mo­de­lo de jue­go re­co­no­ci­ble, atrac­ti­vo y efi­caz

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - Xabier Isa­sa Do­nos­tia

Eu­se­bio Sacristán aca­ba de cum­plir un año al fren­te de la Real So­cie­dad, su pri­me­ra ex­pe­rien­cia en un ban­qui­llo pro­fe­sio­nal al más al­to ni­vel. El va­lli­so­le­tano ate­rri­zó en Do­nos­tia en no­viem­bre de 2015 pa­ra sus­ti­tuir a un Da­vid Mo­yes que ha­bía re­du­ci­do a cenizas, fut­bo­lís­ti­ca y aními­ca­men­te, al con­jun­to txu­ri ur­din y, do­ce me­ses des­pués, se prepara pa­ra re­ci­bir al Ba­rça en el mo­men­to ál­gi­do de su obra en la ca­pi­tal gui­puz­coa­na, mer­ced a un mo­de­lo de jue­go re­co­no­ci­ble, atrac­ti­vo y efi­caz. Eu­se­bio se ha adap­ta­do bien a la Real tan­to al club co­mo a la ciu­dad. Com­par­te la idea de tra­ba­jar con jó­ve­nes de la can­te­ra y se sien­te có­mo­do, par­tí­ci­pe de una for­ma de ser de la afi­ción gui­puz­coa­na que le res­pe­ta. Es­tas son las cla­ves de la Real So­cie­dad de Eu­se­bio, el equi­po y el téc­ni­co re­ve­la­ción de la Li­ga.

1 FE EN UNA IDEA DE JUE­GO Aun­que a la Real de Eu­se­bio, la pa­sa­da tem­po­ra­da, le cos­tó te­ner re­gu­la­ri­dad y lo­gró sus re­sul­ta­dos en ba­se a un fút­bol de ve­lo­ces tran­si­cio­nes, el en­tre­na­dor txu­ri ur­din en nin­gún mo­men­to ha re­nun­cia­do a su idea de com­pe­tir en torno al ba­lón. Con una pre­tem­po­ra­da com­ple­ta pa­ra tra­ba­jar los au­to­ma­tis­mos que bus­ca­ba en la fa­se con el es­fé­ri­co, e in­clu­so des­pués de al­gu­nos va­ra­pa­los so­na­dos co­mo la de­rro­ta en el der­bi de San Ma­més, la Real ha in­sis­ti­do en el jue­go po­si­cio­nal, en sa­lir des­de atrás, has­ta ro­zar en el úl­ti­mo mes la ex­ce­len­cia en al­gu­nas fa­ses. Con fut­bo­lis­tas bien do­ta­dos téc­ni­ca­men­te, el equi­po mues­tra una gran se­gu­ri­dad en lo que ha­ce con el ba­lón.

2 RO­BAR CERCA DE LA POR­TE­RÍA RI­VAL La Real tra­ta de pro­gre­sar con el ba­lón e ini­ciar el jue­go des­de Ru­lli pero cuan­do lo pierde, es­tá te­nien­do una gran ca­pa­ci­dad pa­ra ro­bar­lo cerca de la por­te­ría ri­val. La efi­ca­cia que es­tá te­nien­do el equi­po a la ho­ra de re­cu­pe­rar el ba­lón tras per­der­lo es ele­va­da y eso le es­tá per­mi­tien­do re­ini­ciar sus ata­ques cerca del área ri­val, lo que ele­va su cuo­ta de pe­li­gro­si­dad. 3 ILLA­RRA­MEN­DI-ZURUTUZA, UNA PA­RE­JA TO­TAL Mu­chos son los ju­ga­do­res que han ele­va­do su tono y que es­tán cerca de dar su me­jor ver­sión en la Real de Eu­se­bio. Sin em­bar­go, el ni­vel que es­tán ofre­cien­do Illa­rra­men­di y Zurutuza es su­per­la­ti­vo y en torno a am­bos gra­vi­ta to­do el jue­go de la Real. A su regreso del Ma­drid, las­tra­do por unas mo­les­tias en el to­bi­llo, a Illa­rra le cos­tó lle­gar a su má­xi­mo ni­vel pero es­ta tem­po­ra­da lo es­tá bor­dan­do. In­tui­ti­vo pa­ra ro­bar y leer lí­neas de pa­se del ad­ver­sa­rio, es el pun­tal del jue­go de­fen­si­vo y lo acom­pa­ña con una efi­ca­cia cer­ca­na al 90% en el pa­se. A su la­do, Zurutuza es el com­ple­men­to per­fec­to. A su in­na­ta ca­pa­ci­dad pa­ra abar­car cam­po y en­ten­der el jue­go, es­tá aña­dien­do una cla­ri­vi­den­cia má­gi­ca con el ba­lón que le da al jue­go de la Real una con­ti­nui­dad que ha des­ar­bo­la­do a mu­chos de sus ri­va­les.

4 UN ON­CE QUE SE RE­CI­TA DE ME­MO­RIA Los gran­des éxi­tos his­tó­ri­cos de la Real se han sus­ten­tan­do en la con­ti­nui­dad de un mis­mo on­ce. Eu­se­bio ha da­do con esa fór­mu­la má­gi­ca y an­te el Ba­rça re­pe­ti­rá ali­nea­ción por sex­ta jornada con­se­cu­ti­va. La ali­nea­ción de la Real, for­ma­da por Ru­lli; Car­los Mar­tí­nez, Na­vas, Iñi­go, Yu­ri; Illa­rra­men­di, Zurutuza, Xa­bi Prie­to; Oyar­za­bal,Ve­la y Wi­llian Jo­sé se em­pie­za a re­ci­tar de me­mo­ria y esa con­ti­nui­dad es­tá per­mi­tien­do un cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial de los au­to­ma­tis­mos y la con­fian­za de los fut­bo­lis­tas.

5 APREN­DER DE LOS ERRO­RES La Real ha ga­na­do cua­tro par­ti­dos consecutivos des­de que per­dió el der­bi en Bil­bao. En San Ma­més la Real re­ga­ló el en­cuen­tro por una in­ter­pre­ta­ción erró­nea del jue­go de ela­bo­ra­ción, al in­ten­tar sa­lir ju­gan­do en po­si­cio­nes muy for­za­das ca­si en área pro­pia, an­te la pre­sión del Ath­le­tic. Dos go­les lle­ga­ron a tra­vés de erro­res im­pro­pios de los txu­ri ur­din lo que, a par­tir de ahí, les ha lle­va­do a ma­ti­zar su pro­pues­ta. Los de Eu­se­bio si­guen in­ten­tan­do to­car des­de atrás pero no re­nun­cian a gol­pear el ba­lón a zo­nas in­ter­me­dias si la pre­sión del ad­ver­sa­rio les ato­si­ga. Y el Ba­rça sue­le pre­sio­nar arri­ba tam­bién pa­ra apo­de­rar­se pron­to de la pe­lo­ta

FO­TO: LUIS M. UNCITI

Eu­se­bio ha co­lo­ca­do a la Real en la quin­ta pla­za, a cua­tro pun­tos del Ba­rça

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.