¿Re­cu­pe­ra­dos?

El Atlé­ti­co se re­en­con­tró con la vic­to­ria an­te el PSV, pero si­gue ofre­cien­do mu­chas du­dad

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - FÚTBOL - Javier G. Gó­ma­ra Ma­drid

El Atlé­ti­co re­ci­bió el miér­co­les el bálsamo de la Cham­pions en el Vicente Cal­de­rón. Tras dos de­rro­tas con­se­cu­ti­vas en Li­ga (Real So­cie­dad y Real Ma­drid) en las que el con­jun­to ro­ji­blan­co ha­bía de­ja­do mu­chas du­das, tres en los úl­ti­mos cin­co par­ti­dos con­tan­do la del Piz­juán, lle­ga­ba el PSV en la má­xi­ma com­pe­ti­ción con­ti­nen­tal, en la que los col­cho­ne­ros con­ta­ban to­dos sus par­ti­dos por vic­to­rias.

Su­ma­ron otra an­te los ho­lan­de­ses pero, ¿cam­bió tan­to el Atlé­ti­co? Si­meo­ne ya ex­pu­so su vi­sión del asun­to na­da más aca­bar es­te cho­que. “Es­tu­vi­mos en la lí­nea de los par­ti­dos an­te­rio­res. No vi una si­tua­ción mu­cho más só­li­da”, ase­gu­ró el pre­pa­ra­dor ar­gen­tino en sa­la de pren­sa. Y las sen­sa­cio­nes de mu­chos de los que acu­die­ron al Cal­de­rón fue­ron si­mi­la­res, aun­que fue­ron mu­cho me­jo­res que en ci­tas an­te­rio­res.

Por ejem­plo, el Atlé­ti­co se re­en­con­tró con el gol tras dos par­ti­dos en los que los ro­ji­blan­cos fue­ron in­ca­pa­ces de ba­tir la me­ta con­tra­ria. Al mar­gen de no mar­car, tam­po­co se ge­ne­ra­ron ex­ce­si­vas oca­sio­nes an­te la Real So­cie­dad y el Real Ma­drid (al­gu­na más en el der­bi). Al cua­dro col­cho­ne­ro le cos­ta­ba lle­gar a la me­ta con­tra­ria con pe­li­gro, y eso cam­bió con el PSV. En el primer tra­mo del cho­que, Ga­mei­ro dis­pu­so de dos oca­sio­nes cla­ras. Gi­mé­nez es­tu­vo a pun­to de mar­car a ba­lón pa­ra­do... Y lle­gó el gol. Lo hi­zo Ga­mei­ro, a la con­tra, tras re­ci­bir un pa­se de Griez­mann y de­fi­nir de for­ma so­bre­sa­lien­te con un dis­pa­ro se­co y cru­za­do. El ‘7’ ha­ría po­co des­pués el se­gun­do.

Con la sa­tis­fac­ción de vol­ver a ver puer­ta con­tra­ria, otro de los ob­je­ti­vos del Atlé­ti­co era el de que Oblak aca­ba­se el par­ti­do sin re­ci­bir un so­lo tan­to. Al­go que no de­be­ría ser no­ti­cia, por­que es a lo que acos­tum­bra el equi­po ro­ji­blan­co, pero que tras los úl­ti­mos com­pro­mi­sos sí lo era. Por­que el Atlé­ti­co lle­va­ba cin­co par­ti­dos consecutivos en­ca­jan­do go­les, al­go ex­tra­ño en el equi­po de Si­meo­ne. Nue­ve go­les en cin­co ci­tas, cuan­do en las 11 an­te­rio­res, só­lo ha­bía re­ci­bi­do tres. Y el es­lo­veno vol­vió a son­reír.

Fren­te al PSV el Atlé­ti­co vol­vió a ser un mu­ro. Quién sa­be si por la pre­sen­cia de Tia­go en el cen­tro del cam­po jun­to a Ga­bi, con Ko­ke en ban­da, o por­que el fí­si­co del equi­po fue me­jor, así co­mo el desem­pe­ño

De­ja­ron la puer­ta a ce­ro tras cin­co par­ti­dos y mar­ca­ron tras dos de se­quía

in­di­vi­dual de los fut­bo­lis­tas. “Con Tia­go en el me­dio, ocu­pa una po­si­ción más fi­ja, Ko­ke y Ga­bi se re­par­ten la mi­sión de ocu­par es­pa­cios”, ex­pli­có el Cho­lo tras el en­cuen­tro. Por­que al mar­gen de que el lu­so se si­tuó por de­lan­te de los cen­tra­les, el vallecano tra­ba­jó co­mo siem­pre en de­fen­sa, al igual que el ca­pi­tán.

Ve­re­mos si en Pam­plo­na el Atlé­ti­co si­gue dan­do mues­tras de su re­cu­pe­ra­ción en lo que a sen­sa­cio­nes y gua­ris­mos se re­fie­re. An­te el PSV se dio el primer pa­so. Aho­ra, el cua­dro col­cho­ne­ro de­be se­guir en ese ca­mino

FO­TO: J.A. SIRVENT

El Atlé­ti­co ce­le­bran­do el primer gol an­te el PSV Los ro­ji­blan­cos se re­en­con­tra­ron con el gol en la Cham­pions

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.