MÁ­XI­MA TEN­SIÓN

Le­wis Ha­mil­ton, an­tes del GP que de­ci­di­rá el tí­tu­lo, cul­pó a Ros­berg del dis­tan­cia­mien­to en­tre am­bos El in­glés se vol­vió a re­fe­rir al in­ter­cam­bio de me­cá­ni­cos del ini­cio de tem­po­ra­da con mu­cha iro­nía

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - MOTOR - Fa­bio Mar­chi

Le­wis Ha­mil­ton sa­be que ser te­tra­cam­peón en Abu Dha­bi no de­pen­de de él y es po­si­ble que su ac­tua­ción en pis­ta no le bas­te pa­ra re­va­li­dar el tí­tu­lo. Es cons­cien­te de que se tra­ta de un Gran Pre­mio di­fe­ren­te, en el que tan­to él co­mo su compañero Ni­co Ros­berg se jue­gan la co­ro­na a una so­la car­ta. Es por es­te mo­ti­vo que el in­glés tu­vo que em­pe­zar a co­rrer la úl­ti­ma ci­ta de la tem­po­ra­da an­tes de que se en­cen­die­ran las lu­ces ver­des del se­má­fo­ro del do­min­go, con­cre­ta­men­te en la rue­da de pren­sa de ayer. Cier­to es que Le­wis man­tu­vo el sem­blan­te tran­qui­lo, cal­ma­do y cen­tra­do que le ca­rac­te­ri­za en las úl­ti­mas ca­rre­ras, pero es­ta vez dio un pa­so más en un in­ten­to pa­ra des­es­ta­bi­li­zar a Ni­co Ros­berg an­te los me­dios al ha­blar de dos te­mas con­flic­ti­vos: el in­ter­cam­bio de me­cá­ni­cos im­pues­to por el equi­po que su­frie­ron al ini­cio de cam­peo­na­to y la de­gra­da­ción de la re­la­ción en­tre am­bos.

Al ser pre­gun­ta­do por la pri­me­ra cues­tión, Ha­mil­ton con­tes­tó con un con­tun­den­te “que os lo cuen­te él”, en­tre ri­sas, mien­tras que Ros­berg se man­tu­vo fiel a la ver­sión ofi­cial da­da por Mer­ce­des y ase­gu­ró que fue una me­di­da pa­ra me­jo­rar la uni­dad y fo­men­tar el buen am­bien­te den­tro del equi­po. “En 10 años, cuan­do os cuen­te lo que real­men­te pa­só, va a ser bas­tan­te in­tere­san­te, ya ve­réis”, ma­ti­zó el tri­cam­peón de F1 echan­do mano de su me­jor iro­nía jus­to an­tes del se­gun­do ata­que. “Te­nía­mos una re­la­ción muy bue­na cuan­do éra­mos ni­ños. El fin de se­ma­na de ca­rre­ras era ir a pa­sar­lo bien. ju­gá­ba­mos a la con­so­la, mon­tá­ba­mos en bi­ci, a los dos nos gus­ta­ba la piz­za, los ce­rea­les y las mo­tos. Yo to­da­vía si­go ha­cien­do es­tas co­sas, pero Ni­co ha ido cam­bian­do y aho­ra só­lo se cen­tra en si mis­mo”, de­cla­ró Ha­mil­ton, sin po­der des­per­tar un ápi­ce de ner­vio­sis­mo en su ri­val y ex ami­go.

Ros­berg, fiel a su plan

Ni­co Ros­berg vol­vió a op­tar por las mis­mas car­tas con las que ha ju­ga­do en los úl­ti­mos Gran­des Pre­mios. La ca­rre­ra de Su­zu­ka fue el pun­to de in­fle­xión que hi­zo cam­biar de es­tra­te­gia al ale­mán, que pa­só de arries­gar a ges­tio­nar más con la ca­be­za que con el pie de­re­cho las si­guien­tes prue­bas an­te el in­creí­ble cam­bio de ac­ti­tud de su compañero. Una vez más, reite­ró que irá a por el triun­fo con un dis­cur­so que le hon­ra co­mo de­por­tis­ta de éli­te, digno de al­guien que quiere ganar a lo gran­de, aun­que lue­go se ol­vi­de de di­cho ob­je­ti­vo op­tan­do por una es­tra­te­gia con­ser­va­do­ra, co­mo hi­zo en las tres ca­rre­ras an­te­rio­res. “Es­toy con­cen­tra­do en ha­cer mi tra­ba­jo bien, ter­mi­nar la ca­rre­ra y ganar aquí se­ría fan­tás­ti­co”, ex­pre­só el ger­mano, sin pen­sar en las pa­la­bras de un Ha­mil­ton que bus­ca un triun­fo que pue­de no ser su­fi­cien­te

FO­TO: GETTY

Ni­co Ros­berg y Le­wis Ha­mil­ton com­pa­re­cie­ron an­te los me­dios en una rue­da de pren­sa especial pa­ra los dos as­pi­ran­tes al tí­tu­lo en el Gran Pre­mio de Abu Dha­bi

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.