FI­NAL AL SPRINT

Carl­sen y Kar­ja­kin se jue­gan hoy el tí­tu­lo mun­dial en un ten­so des­em­pa­te a 4 par­ti­das se­mi­rrá­pi­das El no­rue­go, muy cri­ti­ca­do, se la jue­ga en un for­ma­to arries­ga­do del que es tam­bién cam­peón

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - POLIDEPORTIVO - Joan Se­gu­ra

No va más. El Ful­ton Mar­ket Buil­ding de Nue­va York, es­ce­na­rio del due­lo por el tí­tu­lo mun­dial de aje­drez, se dis­po­ne a vi­vir hoy (20.00 en Es­pa­ña) un fi­nal al sprint que con­ver­ti­rá en cam­peón al de­fen­sor de la co­ro­na, el no­rue­go Mag­nus Carl­sen, 25 años, o al as­pi­ran­te, el ru­so Ser­gey Kar­ja­kin (26). Se­rá un desen­la­ce ten­so, emo­cio­nan­te, en un for­ma­to po­co co­mún y no exen­to de po­lé­mi­ca.

Carl­sen y Kar­ja­kin se jue­gan la con­di­ción de me­jor ju­ga­dor del pla­ne­ta en un des­em­pa­te en for­ma­to re­du­ci­do. “Es co­mo una pró­rro­ga”, apun­ta Carl­sen, rea­cio a com­pa­rar­lo con una tan­da de penaltis. Lo di­ce, y tie­ne su im­por­tan­cia, por­que al cam­peón y al as­pi­ran­te -so­bre to­do al pri­me­ro- le llo­vie­ron crí­ti­cas el lu­nes por sus pri­sas pa­ra for­zar ta­blas en la úl­ti­ma de las 12 par­ti­das de es­te Mun­dial, pa­ra fir­mar un mar­ca­dor glo­bal de 6-6 y lle­gar al des­em­pa­te,

que se jue­ga en cua­tro par­ti­das se­mi­rrá­pi­das a 25 mi­nu­tos más 10 se­gun­dos adi­cio­na­les por mo­vi­mien­to. Si per­sis­te la igual­dad, el rit­mo de la si­guien­te tan­da se­rá aún más fre­né­ti­co: 4 par­ti­das ‘blitz’, a cin­co mi­nu­tos, y si si­guen em­pa­ta­dos, la ‘muer­te sú­bi­ta’, en las que las blan­cas ten­drán un mi­nu­to más de re­loj que las ne­gras -5 por 4, y se sor­tean los co­lo­res-, pe­ro es­tán obli­ga­das a ga­nar, por­que en ca­so de ta­blas la vic­to­ria, y el tí­tu­lo mun­dial, se­ría pa­ra las ne­gras.

Las pri­sas de Carl­sen por ‘en­tre­gar’ el em­pa­te el lu­nes y lle­gar al des­em­pa­te no gus­ta­ron a na­die, em­pe­zan­do por el pú­bli­co que asis­tía en di­rec­to a la par­ti­da pa­gan­do en­tra­das de 200 a 500 dó­la­res, y a los que se les ha con­ser­va­do el pri­vi­le­gio de asis­tir hoy al desen­la­ce sin pa­gar de nue­vo. “Lo sien­to, pi­do dis­cul­pas a los afi­cio­na­dos. Cuan­do aca­be el Mun­dial ex­pli­ca­ré por qué lo hi­ce”, di­jo en tono enig­má­ti­co el no­rue­go, que en teo­ría jue­ga con ven­ta­ja en esas par­ti­das se­mi­rrá­pi­das, es­pe­cia­li­dad de la que es cam­peón del Mun­do. “Es el fa­vo­ri­to, sí, pe­ro tam­bién lo era en las par­ti­das lar­gas y aquí es­ta­mos. Es du­ro ju­gar con­tra al­guien tan bueno, pe­ro yo aún pue­do ga­nar”, di­ce Kar­ja­kin, que as­pi­ra a ser el pri­mer cam­peón ru­so des­de Vla­di­mir Kram­nik en 2006. Y a Kar­ja­kin tam­po­co se le da mal es­te for­ma­to: era cam­peón de se­mi­rrá­pi­das cuan­do Carl­sen le arre­ba­tó el tí­tu­lo. Carl­sen se jue­ga su co­ro­na en un cam­po de mi­nas. En las se­mi­rrá­pi­das dis­mi­nu­ye el tiem­po pa­ra pen­sar y cons­truir y cre­cen los ries­gos, lo que lle­va a los ju­ga­do­res a ser más es­pe­cu­la­ti­vos, aun­que las op­cio­nes de ta­blas dis­mi­nu­yen por­que la pre­mu­ra de tiem­po es di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal al pe­li­gro de co­me­ter erro­res. En cual­quier ca­so, Carl­sen de­jó es­ca­par el ho­nor de ga­nar a lo gran­de y sin des­em­pa­te, en la úl­ti­ma par­ti­da, co­mo sí hi­zo Kas­pa­rov en el Mun­dial de Se­vi­lla en 1987

EFE

Carl­sen mue­ve las pie­zas blan­cas an­te Kar­ja­kin. La es­ca­sa com­ba­ti­vi­dad del no­rue­go en la úl­ti­ma par­ti­da fue muy cri­ti­ca­da por los in­ter­nau­tas que si­guen el Mun­dial en di­rec­to. Carl­sen, que pi­dió per­dón, es teó­ri­co fa­vo­ri­to en las se­mi­rrá­pi­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.