“SI NO HA­BÍA PIS­TA, EN­TRE­NA­BA EN EL CAM­PO”

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - POLIDEPORTIVO - Begoña Vi­lla­rru­bia

Sus 1,92 me­tros de es­ta­tu­ra y su in­men­sa son­ri­sa son las cre­den­cia­les de Yu­li­mar Ro­jas, sub­cam­peo­na olím­pi­ca en Río y cam­peo­na mun­dial en pis­ta cu­bier­ta en tri­ple sal­to. La atle­ta ve­ne­zo­la­na de 21 años, dis­cí­pu­la del le­gen­da­rio Ivan Pe­dro­so, aca­ba de fi­char por el FC Bar­ce­lo­na, club con el que es­pe­ra lo­grar gran­des hi­tos. En po­co más de un año ha pa­sa­do de ser una ni­ña hu­mil­de que de­bía en­tre­nar mu­chas ve­ces en el cam­po por fal­ta de ins­ta­la­cio­nes a una es­tre­lla emergente del atle­tis­mo mun­dial. ¿Có­mo es­tá vi­vien­do su fi­cha­je por el FC Bar­ce­lo­na?

Es­tá sien­do un sue­ño. Uno de mis ob­je­ti­vos era con­se­guir me­da­llas pe­ro tam­bién con­tar con un club gran­de de­trás. Per­te­ne­cer al Ba­rça su­po­ne un enor­me com­pro­mi­so y res­pon­sa­bi­li­dad. Lle­var los co­lo­res de es­te her­mo­so club y for­mar par­te de es­ta fa­mi­lia es al­go muy gran­de. ¿Cree que su lle­ga­da ser­vi­rá pa­ra im­pul­sar el atle­tis­mo en un club don­de el fút­bol es lo más re­co­no­ci­do? Creo que sí, que ser­vi­rá de em­pu­je pa­ra que mu­chas per­so­nas que no co­no­cen es­ta sec­ción se fi­jen en mi y di­gan “¡Guau, có­mo sal­ta es­ta chi­ca!, ¡Có­mo lo ha­ce!”. Es al­go muy bo­ni­to. ¿Qué co­no­cía del Ba­rça?

Vi­ne a Bar­ce­lo­na a prin­ci­pios de año a com­pe­tir, pe­ro no co­no­cía el Camp Nou. Es in­creí­ble. Es­toy muy im­pre­sio­na­da con es­tas ins­ta­la­cio­nes. Si­go mu­cho a Ney­mar, a Mes­si, a Luis Suá­rez... en mi país se ven co­mo unos Dio­ses. Yo los si­go por re­des so­cia­les y por te­le­vi­sión, me gus­ta mu­cho su jue­go. Es­pe­ro un día po­der es­tre­char sus ma­nos y de­cir­les en per­so­na cuán­to los ad­mi­ro. Re­pre­sen­ta­rá al Ba­rça en las com­pe­ti­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, pe­ro ¿cam­bia­rá su día a día? Mi di­ná­mi­ca dia­ria de tra­ba­jo va a ser la mis­ma de siem­pre. En Gua­da­la­ja­ra vi­ve mi en­tre­na­dor y allí te­ne­mos nues­tro cen­tro. A ve­ces via­ja­mos a Madrid pa­ra pre­pa­rar un even­to por­que el frío es in­so­por­ta­ble... Lle­gué a Es­pa­ña el pa­sa­do mes de no­viem­bre y des­de en­ton­ces he ga­na­do una me­da­lla olím­pi­ca y un Mun­dial, sien­to que ve­nir aquí era el pa­so que ne­ce­si­ta­ba pa­ra dar el sal­to de­fi­ni­ti­vo. Con­tac­tó con Ivan Pe­dro­so por Fa­ce­book, ¿có­mo em­pe­zó su re­la­ción? Es al­go lo­co que se me ocu­rrió, ja­ja... Vi que Ivan te­nía ‘Fa­ce’ y le en­vié una so­li­ci­tud de amis­tad. Cuan­do me acep­tó, le di­je que le ad­mi­ra­ba mu­cho y que pa­ra mi se­ría un ho­nor po­der en­tre­nar con él. Él ha­bía vis­to vi­deos míos, me co­no­cía y acep­tó. No me lo po­día creer. Me di­jo que te­nía mu­cho ta­len­to, que era un dia­man­te en bru­to que ha­bía que pu­lir y has­ta aho­ra lo es­tá ha­cien­do. Se hi­cie­ron los trá­mi­tes con mi Fe­de­ra­ción y co­men­cé una nue­va eta­pa con el le­gen­da­rio Pe­dro­so, una eta­pa fas­ci­nan­te. ¿Qué le apor­ta Pe­dro­so pa­ra ha­ber lle­ga­do tan le­jos en un tiem­po ré­cord? So­bre to­do te­ne­mos mu­cha quí­mi­ca, con­fian­za mu­tua. Él siem­pre ha creí­do en mí, me dio un vo­to de con­fian­za cuan­do más lo ne­ce­si­ta­ba. Lue­go me ha in­cul­ca­do la lu­cha y el es­fuer­zo dia­rio pa­ra con­se­guir mis ob­je­ti­vos. En ape­nas un año he­mos lle­ga­do muy le­jos, pe­ro sé que aún fal­ta mu­cho por ha­cer y que han de ve­nir más tí­tu­los. ¿Có­mo vi­vió la fi­nal olím­pi­ca en Río an­te la co­lom­bia­na Ca­te­ri­ne Ibar­güen? Fue una fi­nal muy in­ten­sa Ca­te­ri­ne tie­ne el don de que sa­le a com­pe­tir des­de el prin­ci­pio y eso es al­go que yo de­bo apren­der, a dar­lo to­do des­de el pri­mer sal­to. Ella tie­ne un co­ra­zón muy fuer­te y lo en­tre­ga to­do a la ho­ra de sal­tar. He apren­di­do mu­cho de ella, es una tre­men­da com­pe­ti­do­ra, pe­ro creo que aho­ra vie­nen gran­des co­sas pa­ra mí. Ten­go mu­cho que apor­tar y sé que pue­do lle­gar a ser mu­cho me­jor. ¿Cuá­les son sus me­tas más in­me­dia­tas?

El 28 de enero de­bu­to co­mo atle­ta del Ba­rça, al­go que me ha­ce mu­cha ilu­sión. Des­pués afron­to las prue­bas de la Dia­mond Lea­gue y el Mun­dial de Lon­dres, don­de es­pe­ro con­quis­tar me­da­llas. Con só­lo 20 años, ¿qué tra­yec­to­ria desea­ría ha­cer en su vi­da?

He em­pe­za­do muy bien y me gus­ta­ría so­bre­pa­sar lo que hi­zo mi en­tre­na­dor. Voy fuer­te, ¿no? Ja­ja... Con­se­guir nue­ve tí­tu­los mun­dia­les no es im­po­si­ble, de mo­men­to ya ten­go uno. Va­mos por ahí. Y otra me­ta es lo­grar que en mi país ha­ya más ‘Yu­li­ma­res Ro­jas’, pien­so que en Ve­ne­zue­la hay mu­cho ta­len­to y atle­tas muy bue­nos pe­ro fal­tan re­cur­sos. Me gus­ta­ría ser un ejem­plo pa­ra ellos, que no só­lo me reconozcan mis pai­sa­nos por las me­da­llas sino por to­do lo que apor­té al atle­tis­mo de mi país. Mi­de 1,92 m., una es­ta­tu­ra in­só­li­ta en Ve­ne­zue­la

Sí, mi abue­lo tam­bién era muy al­to. Es al­go muy ra­ro por­que en mi país so­mos to­dos ba­ji­tos. Yo siem­pre he si­do la más al­ta en to­das par­tes, en la es­cue­la, en los en­tre­na­mien­tos, en la ca­lle me mi­ra­ban ra­ro y ex­cla­ma­ban ¡qué al­ta es es­ta chi­ca! Pe­ro mi es­ta­tu­ra es una ven­ta­ja por­que la com­bino con la agi­li­dad. Mis pier­nas lar­gas uni­do a mi elas­ti­ci­dad son de gran ayu­da en el tri­ple sal­to. In­ten­to sa­car­les el má­xi­mo pro­ve­cho. Vie­ne de una fa­mi­lia con seis her­ma­nos muy hu­mil­de ¿Te­nía di­fi­cul­ta­des pa­ra en­tre­nar? En mi país no te­ne­mos una pis­ta sin­té­ti­ca acor­de con lo que ne­ce­si­ta­mos los atle­tas. Yo en­tre­na­ba en una pis­ta muy de­te­rio­ra­da y no te­nía ni un gim­na­sio pa­ra tra­ba­jar mi fuer­za. Los ve­ne­zo­la­nos nos ca­rac­te­ri­za­mos por ser muy lu­cha­do­res. Si no ha­bía pis­ta, me en­tre­na­ba en el cam­po. Co­mo sea, pe­ro en­tre­na­ba. Allí su­pe­ra­mos to­do lo que se nos pon­ga por de­lan­te pa­ra ha­cer­nos más fuer­tes. Aho­ra es un ído­lo en Ve­ne­zue­la

A mi me gus­ta re­cor­dar mu­cho mis raí­ces, pien­so que nun­ca de­bes ol­vi­dar de dón­de vie­nes pe­ro tam­po­co a dón­de quie­res ir. Era ne­ce­sa­rio es­tar le­jos de mi fa­mi­lia, de mi gen­te y del lu­gar don­de me he cria­do pa­ra con­se­guir mis me­tas. Aquí ten­go to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra triun­far

FO­TO: PE­RE PUN­TÍ

Yu­li­mar Ro­jas po­sa en las gra­das del Camp Nou La atle­ta ve­ne­zo­la­na, pla­ta olím­pi­ca en tri­ple sal­to, ase­gu­ra que es un sue­ño ha­ber fi­cha­do por el Ba­rça

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.