Los tres mos­que­te­ros

El día que Mes­si, Suárez y Ney­mar se cal­za­ron jun­tos las bo­tas

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - @al­bert­mon­ta­gut AL­BERT MONTAGUT

Ho­ras an­tes de que die­ra co­mien­zo el Clá­si­co Real Ma­dri­dFC Bar­ce­lo­na del 25 de Oc­tu­bre de 2014, los uti­lle­ros del Ba­rça Jo­sé Antonio Ibarz y Ga­bri Galán co­lo­ca­ban los equi­pa­jes del pri­mer equi­po en el mo­des­to y pe­que­ño ves­tua­rio vi­si­tan­te del Santiago Ber­na­béu.

Era la pri­me­ra vez que Luis Suárez iba a ju­gar de ti­tu­lar des­pués de la san­ción que le ha­bía im­pues­to la FIFA. Du­ran­te el via­je a Ma­drid el uru­gua­yo ha­bía apla­ca­do sus ner­vios be­bien­do ma­te y dia­lo­gan­do con An­drés Inies­ta. Su gran amis­tad con Leo Mes­si aún no se ha­bía for­ja­do.

El ma­te­rial y los equi­pa­jes del Ba­rça pa­ra aquel par­ti­do lle­ga­ron al es­ta­dio Ber­na­béu cin­co ho­ras an­tes del pi­ti­do ini­cial y de que Jo­sep Ma­ria Bar­to­meu y Flo­ren­tino Pé­rez al­mor­za­ran jun­tos en el ho­tel Ritz.

El ma­te­rial pa­ra el par­ti­do con­tra el Real Ma­drid lle­gó al es­ta­dio blan­co en seis enor­mes sa­cas ne­gras de Ni­ke y en tres gran­des baú­les de alu­mi­nio li­ge­ro, ade­más de una ca­mi­lla, una pi­za­rra y ca­jas con ma­te­rial mé­di­co, be­bi­das iso­tó­ni­cas, hie­lo y fru­ta.

Una vez abier­tas bol­sas y baú­les, re­ple­tas de ca­mi­se­tas, pan­ta­lo­nes y bo­tas, Ibarz y Galán, co­lo­ca­ron con es­me­ro y en si­len­cio el ma­te­rial en las ban­que­tas de ma­de­ra ma­rrón del ves­tua­rio, mien­tras un cá­ma­ra cap­ta­ba las tí­pi­cas imá­ge­nes que se emi­ten en el pre­vio de la re­trans­mi­sión te­le­vi­si­va de los par­ti­dos.

To­do es­ta­ba ya en su si­tio y cuan­do el equi­po de TV se ha­bía ido, el ves­tua­rio ofre­cía una ima­gen im­po­nen­te do­mi­na­da por el co­lor de las ca­mi­se­tas más be­llas del mun­do. Era el lu­gar don­de cual­quier se­gui­dor del Ba­rça hu­bie­ra pa­ga­do por po­der es­tar. De es­tar en Dis­ney­lan­dia, aquel hu­bie­ra si­do el ca­me­rino de Mic­key, Plu­to yel Pa­to Donald.

Las ca­mi­se­tas es­ta­ban per­fec­ta­men­te aco­mo­da­das so­bre los pan­ta­lo­nes azu­les y las mi­che­tas. En­ci­ma del 6 de Xa­vi es­ta­ba su bra­za­le­te de ca­pi­tán. So­bre la gris os­cu­ra de Clau­dio Bra­vo, con el nú­me­ro 13, sus enor­mes guan­tes anaran­ja­dos. Jun­to a la de Da­ni Al­ves, su equi­po de mú­si­ca, y al la­do de to­das ellas una bo­te­lla ver­de de Ga­to­ra­de y unas za­pa­ti­llas de go­ma ne­gra Ni­ke pa­ra la du­cha.

Jun­to a las ca­mi­se­tas tam­bién se ha­bían co­lo­ca­do las es­pi­ni­lle­ras per­so­na­li­za­das de los so­lis­tas del con­cier­to. Las de Mes­si, ne­gras con fran­jas na­ran­ja y con las ins­crip­cio­nes Thia­go y Leo 10; las de Suárez, blau­gra­nas, con el nú­me­ro 9, los nom­bres So­fi y Luis y la ban­de­ra uru­gua­ya; y las de Ney­mar Jr., tam­bién ne­gras y na­ran­jas, con la ins­crip­ción Deus é Fiel y la fo­to de su hi­jo ves­ti­do del Ba­rça con su nom­bre, Da­vid Luc­ca, jun­to al nú­me­ro 11.

¿Y las bo­tas?

Las bo­tas es­ta­ban de­ba­jo del ban­co, en una es­pe­cie de pel­da­ño que en reali­dad es un se­gun­do ni­vel de alu­mi­nio.

Las bo­tas… Las he­rra­mien­tas mul­ti­co­lo­res de las le­yen­das vi­vas del Ba­rça ofre­cían aquel día una par­ti­cu­la­ri­dad. Allí, en el si­len­cio de aquel ves­tua­rio es­ta­ban ex­pues­tas las Adi­das de co­lor ocre de Mes­si, las Adi­das fuc­sia y azu­les de Luis Suárez, y las Ni­ke anaran­ja­das con el tra­zo blan­co y pe­que­ñas ca­la­ve­ras ne­gras del ge­nial Ney­mar.

La fo­to era irre­sis­ti­ble, inevi­ta­ble, im­pe­ra­ti­va e his­tó­ri­ca por ser irre­pe­ti­ble. Era la fo­to­gra­fía de las bo­tas de los tres mos­que­te­ros, jun­tas, por pri­me­ra vez, y esa ima­gen, cap­ta­da por el periodista, es hoy pa­tri­mo­nio de to­dos y emer­ge a la luz pú­bli­ca co­mo un ho­me­na­je al fút­bol.

La ima­gen no era sim­ple­men­te tes­ti­mo­nial. Era de he­cho el pre­lu­dio de uno de los ca­pí­tu­los más en­ri­que­ce­do­res de la his­to­ria de es­te de­por­te que mue­ve pa­sio­nes en­torno a una es­fe­ra que es uni­ver­sal, mul­ti­cul­tu­ral y mul­ti­rra­cial… El fút­bol… el de­por­te más glo­bal del pla­ne­ta.

Los tres mos­que­te­ros de Ale­jan­dro Du­mas ne­ce­si­ta­ron a D’Ar­tag­nan pa­ra unir sus fuer­zas. Leo Mes­si, Luis Suárez y Ney­mar no han pre­ci­sa­do otro ca­ta­li­za­dor que un ba­lón y tres pa­res de bo­tas pa­ra dar rien­da suel­ta a su ima­gi­na­ción y su ma­gia pa­ra con­ver­tir­se en el me­jor tri­den­te ata­can­te de to­dos los tiem­pos.

Aquel día, en el Ber­na­béu, ante la aten­ta mi­ra­da de mi­llo­nes y mi­llo­nes de te­les­pec­ta­do­res de to­do el mun­do, esa ma­gia emer­gió en el mi­nu­to tres, cuan­do Suárez re­ci­bió un ba­lón del ca­pi­tán Xa­vi en pro­fun­di­dad, en la de­re­cha, ba­jo la aten­ta mi­ra­da del 10, que si­guió de cer­ca la ju­ga­da. Sin pen­sár­se­lo y mien­tras to­da la de­fen­sa se mo­vía ha­cia el, Suárez cam­bió el es­fé­ri­co de la­do y lo lan­zó en un pa­se ho­ri­zon­tal per­fec­to a me­dia al­tu­ra en pa­ra­le­lo a to­da la de­fen­sa. La pe­lo­ta lle­gó has­ta los pies de Ney­mar, si­tua­do en el otro ex­tre­mo, fue­ra del área, a la de­re­cha de Ca­si­llas.

El res­to es his­to­ria vi­sual del fút­bol. El bra­si­le­ño pa­ró el ba­lón ha­cién­do­se un li­ge­ro au­to­pa­se… se in­ter­nó… evi­tó a dos de­fen­so­res, Car­va­jal y Pepe, con una do­ble cin­ta… y ba­tió al guar­da­me­ta blan­co con un ti­ro ra­so con pa­rá­bo­la. Más fá­cil im­po­si­ble. En You­Tu­be se pue­de ver aque­lla ma­ra­vi­lla en di­fe­ren­tes to­mas y con dis­tin­tas na­rra­cio­nes e idio­mas. Fue un gol uni­ver­sal. Una ma­ra­vi­lla del fút­bol. Aquel gol fue el avi­so de la lo­cu­ra que es­ta­ba por lle­gar en los me­ses si­guien­tes.

Pe­se a ade­lan­tar­se en el mar­ca­dor, el Ba­rça no ges­tio­nó na­da bien el par­ti­do, y aca­bó per­dien­do por 3-1. Pe­ro me­ses des­pués ga­nó la Li­ga, la Cham­pions y la Co­pa. Pa­ra en­ton­ces Mes­si, Suárez y Ney­mar, ami­gos pa­ra siem­pre, ya ha­bían gra­ba­do su nom­bre en el pa­ra­nin­fo de los dio­ses con go­les que los afi­cio­na­dos con­ser­van en sus men­tes y re­ti­nas.

Pe­ro lo má­gi­co y lo sor­pren­den­te de la aso­cia­ción en­tre es­tos tres as­tros del fút­bol es su amis­tad, el res­pe­to a las je­rar­quías del jue­go, el amor por el ba­lón y el he­cho de que los tres pro­ce­dan de es­cue­las fut­bo­lís­ti­cas tan dis­pa­res. La ar­gen­ti­na, la bra­si­le­ña y la uru­gua­ya. Tres na­cio­na­li­da­des en­fren­ta­das en el te­rreno de jue­go a lo lar­go de un si­glo y que aho­ra con­si­guen su­bli­mar el fút­bol con sus tres me­jo­res ju­ga­do­res en­ro­la­dos en un mis­mo equi­po eu­ro­peo.

Pa­sa­rán años pa­ra que se pue­da ver al­go si­mi­lar en un cam­po de fút­bol. De he­cho nun­ca se ha vis­to na­da igual has­ta la fe­cha. A Al­fre­do di Sté­fano y Fe­renc Pus­kás, les fal­tó Lász­ló Ku­ba­la ,ylaac­tual BBC, Ben­ze­ma, Ba­le y Cris­tiano del Real Ma­drid una de­lan­te­ra en­de­mo­nia­da, pe­ro sin la ma­gia, ni el im­pac­to, de los tres mos­que­te­ros del Ba­rça.

La cir­cuns­tan­cia que ha uni­doa Mes­si, Suárez y Ney­mar en una mis­ma de­lan­te­ra es di­fí­cil que vuel­va a re­pe­tir­se. Pri­me­ro, es di­fí­cil re­unir a los tres me­jo­res. Y se­gun­do, que los tres me­jo­res se com­ple­men­ten, res­pe­ten y ac­túen co­mo un so­lo hombre.

Y to­do em­pe­zó aquel día con aque­lla fo­to en el Ber­na­béu, cuan­do aque­llos tres pa­res de bo­tas se unie­ron por pri­me­ra vez en el des­an­ge­la­do y tris­te ves­tua­rio vi­si­tan­te del Ber­na­béu y cuan­do el mun­do del fút­bol era aún ajeno a lo que iba a su­ce­der

La fo­to era irre­sis­ti­ble, inevi­ta­ble, im­pe­ra­ti­va e his­tó­ri­ca, por ser irre­pe­ti­ble.

FO­TOS: AL­BERT MONTAGUT

Las bo­tas de Ney­mar (iz­quier­da), Mes­si y Suárez, el día que ju­ga­ron jun­tos su pri­mer par­ti­do ofi­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.