El cum­plea­ños más fe­liz de Carl­sen

El cam­peón, en su 26 aniver­sa­rio, ja­lea­do por una gra­da que vi­vió la fi­nal con pa­sión

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - POLIDEPORTIVO - Joan Jus­tri­bó

El Ful­ton Mar­ket Buil­ding es un edi­fi­cio con his­to­ria. Hoy re­mo­de­la­do pro­fun­da­men­te, fue en su día el mer­ca­do de ven­ta de pes­ca­do más im­por­tan­te de Nue­va York, y du­ran­te el úl­ti­mo mes ha vi­vi­do en se­reno si­len­cio el cho­que de ta­len­tos en­tre Mag­nus Carl­sen y Ser­gey Kar­ja­kin por el ce­tro mun­dial de ajedrez. El res­pe­to y la es­pe­cu­la­ción que ‘se­cues­tró’ a los dos con­ten­dien­tes en las 12 par­ti­das ‘con­ven­cio­na­les’ en­tre el no­rue­go y el ru­so no in­vi­ta­ban a otra co­sa.

Pe­ro el miér­co­les era otro can­tar. La ‘pró­rro­ga’ por el tí­tu­lo, to­do a una car­ta, en par­ti­das rá­pi­das y con el re­loj apre­tan­do a los con­ten­dien­tes, lo cam­bió to­do. Des­per­tó la crea­ti­vi­dad de Carl­sen, lle­vó al lí­mi­te la ca­pa­ci­dad de­fen­si­va de Kar­ja­kin y con­ta­gió a los es­pec­ta­do­res que lle­na­ban la sa­la pre­vio pa­go de en­tra­das ‘ni­vel Cham­pions’: de 100 eu­ros ha­cia arri­ba, y en al­gu­nos ca­sos se lle­gó a pa­gar has­ta 500 eu­ros, el pre­cio pa­ra la ‘fi­la VIP’, la más cer­ca­na al cris­tal que se­pa­ra­ba a los fi­na­lis­tas del pú­bli­co, y que da­ba de­re­cho a co­mi­da y be­bi­da.

“Es una ru­le­ta ru­sa”. Así des­cri­bió la si­tua­ción la ex cam­peo­na mun­dial Ju­dit Pol­gar. Por to­do ello, la pa­sión y un am­bien­te más fut­bo­le­ro –sin ex­ce­sos ni abu­cheos, siem­pre res­pe­tuo­so– que pro­pio del tono del ajedrez in­va­dió el an­ti­guo mer­ca­do de pes­ca­do. Con nu­me­ro­sos fans no­rue­gos en los asien­tos de la re­ple­ta sa­la, se on­dea­ron ban­de­ras del país del cam­peón, se aplau­die­ron los mo­vi­mien­tos de genio de uno y otro so­bre el ta­ble­ro y se gri­tó ‘nooo’ cuan­do el en­ten­di­do pú­bli­co apre­cia­ba una ju­ga­da que se apar­ta­ba del ma­nual, sus­cep­ti­ble de error. No es al­go a lo que es­té acos­tum­bra­do el ajedrez, pe­ro de al­gu­na for­ma lo hu­ma­ni­za­ba y pre­sa­gia bue­nos tiem­pos pa­ra el de­por­te men­tal, si Carl­sen y Kar­ja­kin son ca­pa­ces de ex­ten­der en el tiem­po su ri­va­li­dad y ca­li­dad co­mo lo hi­cie­ron en su día Garry Kas­pa­rov y Ana­toly Kar­pov.

A Carl­sen, ade­más, sus com­pa­trio­tas le can­ta­ron el cum­plea­ños fe­liz, por­que el azar qui­so que el genio no­rue­go cum­plie­se 26 años el mis­mo día en el que es­cri­bía una de las pá­gi­nas más be­llas de su ca­rre­ra y da­ba el gol­pe que le ase­gu­ra­ba de nue­vo el tí­tu­lo mun­dial.

Aplausos y gri­tos de ‘no’ tras los erro­res en­tre un pú­bli­co más ac­ti­vo que nun­ca Diez mi­llo­nes de per­so­nas si­guie­ron en to­do el mun­do la trans­mi­sión on­li­ne

Mun­dial on­li­ne

No era la pri­me­ra vez que la fi­nal po­día se­guir­se por in­ter­net en di­rec­to, pe­ro pue­de de­cir­se que el due­lo Carl­sen-Kar­ja­kin en Nue­va York ha con­so­li­da­do las po­si­bi­li­da­des del ajedrez co­mo en­tre­te­ni­mien­to on­li­ne. Según los or­ga­ni­za­do­res, más de diez mi­llo­nes de per­so­nas han se­gui­do la fi­nal com­ple­ta, mu­chos de ellos a tra­vés del ‘pay per view’ on­li­ne ofi­cial

FO­TO: AP

El pú­bli­co del Ful­ton Mar­ket Buil­ding on­dea ban­de­ras de No­rue­ga du­ran­te un Mun­dial con más ca­lor en la gra­da de lo acos­tum­bra­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.