De­te­ni­dos por ama­ñar par­ti­dos

34 per­so­nas, sie­te de ellas te­nis­tas, por una es­ta­fa de me­dio mi­llón de eu­ros al ‘arre­glar’ par­ti­dos con mi­ras a las apues­tas on­li­ne

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - POLIDEPORTIVO - Agencias Ma­drid

La Guar­dia Ci­vil de­tu­vo a 34 per­so­nas, en­tre ellas sie­te te­nis­tas, por ama­ñar par­ti­dos de tenis, con lo que con­si­guie­ron be­ne­fi­cios en apues­tas de más de me­dio mi­llón de eu­ros en tor­neos en Es­pa­ñay Por­tu­gal des­de 2013. La res­pon­sa­ble de la ope­ra­ción, la te­nien­te Ma­ría Ji­mé­nez, ex­pli­có que to­dos los te­nis­tas son va­ro­nes que se en­cuen­tran en el ran­king na­cio­nal en­tre los pues­tos 30 a 360 y en el in­ter­na­cio­nal del 800 al 1.400, y la ca­sa de apues­tas más per­ju­di­ca­da ha si­do BET365.

Los te­nis­tas han po­di­do in­cu­rrir en un de­li­to de co­rrup­ción en el de­por­te cas­ti­ga­do con una pe­na de pri­sión de seis me­ses a cua­tro años e in­ha­bi­li­ta­ción y la po­si­ble prohi­bi­ción de la fe­de­ra­ción de tenis a seguir ju­gan­do en tor­neos. Al con­jun­to de im­pli­ca­dos se les atri­bu­ye, ade­más, es­ta­fa y per­te­nen­cia a or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal.

Con es­ta ope­ra­ción, de­no­mi­na­da Fu­tu­res, la Guar­dia Ci­vil des­man­te­ló una or­ga­ni­za­ción es­pe­cia­li­za­da en ama­ño de par­ti­dos de tenis, de re­sul­ta­dos de par­ti­dos de ca­te­go­ría Fu­tu­res (Ter­ce­ra Di­vi­sión) y Cha­llen­ger (Se­gun­da) so­bre los que dispu­taban apues­tas ‘on-li­ne’ ob­te­nien­do un lu­cro de los mis­mos.

Has­ta el momento se han de­tec­ta­do die­ci­sie­te even­tos su­pues­ta­men­te ama­ña­dos, en Sevilla, Huel­va, Ta­rra­go­na, Ma­drid y Opor­to, aun­que la Guar­dia Ci­vil sigue in­ves­ti­gan­do otros tor­neos.

En to­tal, 34 per­so­nas de­te­ni­das, sie­te te­nis­tas, en las pro­vin­cias de Ma­drid, Sevilla, A Co­ru­ña, Pon­te­ve­dra, Cór­do­ba, Al­me­ría, Huel­va, Cá­diz, Bar­ce­lo­na, Cáceres, Ba­da­joz y Ciu­dad Real, en­tre los que se en­cuen­tran los dos ca­be­ci­llas de la or­ga­ni­za­ción, asen­ta­dos en Sevilla y A Co­ru­ña.

Los agen­tes ini­cia­ron la in­ves­ti­ga­ción en fe­bre­ro de 2015 tras re­ci­bir una in­for­ma­ción de la Tenis In­te­grity Unit (TIU), or­ga­nis­mo en­car­ga­do de ve­lar por la in­te­gri­dad en el tenis, so­bre un in­ten­to de co­rrup­ción de­nun­cia­do por un te­nis­ta en Ma­drid. Las pri­me­ras ges­tio­nes per­mi­tie­ron sa­ber que pa­ra el ama­ño de los par­ti­dos uti­li­za­ban la fi­gu­ra del in­ter­me­dia­rio, uno de los te­nis­tas de­te­ni­dos, que era el que man­te­nía el con­tac­to di­rec­to con los de­más ju­ga­do­res a co­rrom­per pa­ra ama­ñar los re­sul­ta­dos y así ob­te­ner una can­ti­dad pro­por­cio­nal a la apues­ta.

Mé­to­do con di­ne­ro y ame­na­zas

El in­ter­me­dia­rio te­nía una re­la­ción de con­fian­za con otros ju­ga­do­res a los que co­rrom­pía al ha­ber com­pe­ti­do con ellos y com­par­ti­do en­tre­na­mien­tos. Po­cos días an­tes

de los tor­neos for­za­ba un en­cuen­tro con ellos y les ofre­cía cuan­tías con­cre­tas (unos 1.000 eu­ros) por ama­ñar de­ter­mi­na­dos as­pec­tos del par­ti­do que ha­bi­tual­men­te con­sis­tían en la pér­di­da de de­ter­mi­na­dos jue­gos ba­jo su ser­vi­cio.

Si el in­ter­me­dia­rio no lo­gra­ba co­rrom­per a los ju­ga­do­res, au­men­ta­ba la ofer­ta o apa­re­cía la ame­na­za. Al­gu­nos te­nis­tas, al fi­nal, ac­ce­die­ron por mie­do a re­pre­sa­lias por par­te de la or­ga­ni­za­ción. Una vez que el te­nis­ta acep­ta­ba el ama­ño era co­mu­ni­ca­do por el in­ter­me­dia­rio a sus ca­be­ci­llas, que, a tra­vés de una apli­ca­ción de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea, crea­ban gru­pos de di­fu­sión con per­so­nas de con­fian­za y fa­mi­lia­res po­si­bi­li­tan­do así el au­men­to de las ga­nan­cias ge­ne­ra­das con las apues­tas rea­li­za­das

FO­TO: MA­NEL MON­TI­LLA

La som­bra de la co­rrup­ción en el tenis por las apues­tas on­li­ne es­tá muy pre­sen­te en el tenis, so­bre to­do en los tor­neos más pe­que­ños, en los que los te­nis­tas so­bre­vi­ven

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.