So ta, ca­ba­llo y rey

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA -

Vien­do có­mo es­tá res­pon­dien­do el ban­qui­llo, Luis En­ri­que tie­ne fá­cil la ali­nea­ción

Llue­ve so­bre mo­ja­do y a Pa­co

Al­cá­cer le lle­ga el agua a las ro­di­llas. Las es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les del FC Bar­ce­lo­na di­cen que ha ju­ga­do 10 par­ti­dos (no com­ple­tos), que ha re­ma­ta­do 11 ve­ces a por­te­ría, de las que so­lo 5 han ido en­tre los tres pa­los y to­da­vía no ha mar­ca­do nin­gún gol. Po­bres nú­me­ros pa­ra un in­ter­na­cio­nal, un go­lea­dor na­to, que ha cos­ta­do 30 mi­llo­nes. Un da­to que se agra­va vien­do có­mo San­dro y Mu­nir, que ya es­ta­ban aquí pe­ro no con­ta­ban pa­ra Luis En­ri­que, van me­tien­do go­les de­ci­si­vos con Má­la­ga y Va­len­cia.

Cons­ta­ta­da la evi­den­cia, jus­to es se­ña­lar, re­cal­car, lo di­fí­cil que es ju­gar de ‘9’ en un Ba­rça que jue­ga, co­mo en Ali­can­te, sin ex­tre­mos. Sin in­te­rio­res que fil­tren un pa­se y sin la­te­ra­les que lle­guen al fon­do pa­ra cen­tral un buen ba­lón al área. Una di­fi­cul­tad, des­de lue­go, que tam­bién su­fre Suárez. De ahí el ex­tra­or­di­na­rio mé­ri­to de Luis, que sa­ca go­les de la na­da pa­ra ce­rrar su úl­ti­ma tem­po­ra­da con la Bo­ta de Oro.

Al­cá­cer es un sín­to­ma, pe­ro no la en­fer­me­dad. Es un te­ma de equi­po, no ex­clu­si­vo del de­lan­te­ro cen­tro. Esen­cial­men­te es cues­tión de quie­nes de­ben ge­ne­rar fút­bol crea­ti­vo -des­de la pri­me­ra fa­se de cons­truc­ción­que ofrez­ca opor­tu­ni­da­des de gol. Por eso, an­tes de lle­gar a va­lo­rar sin mi­ra­mien­tos Pa­co, hay que de­te­ner­se en otras po­si­cio­nes con nom­bres y ape­lli­dos. Eso, sí, sub­ra­yan­do que Al­cá­cer, con mo­vi­li­dad re­du­ci­da y po­ca fe, tam­bién tie­ne su par­te de res­pon­sa­bi­li­dad.

Pa­ra abre­viar, por­que no ha­ce fal­ta ex­ten­der­se en lo ob­vio, po­dría­mos de­cir que Ar­da (in­su­fi­cien­te des­de que lle­gó con el inex­pli­ca­ble Aleix Vidal), An­dré Go­mes y, en me­nor me­di­da, De­nis Suárez no al­can­zan el ni­vel que se­ña­la­ban sus an­te­ce­den­tes. Tam­po­co Ra­fin­ha que, co­mo

De­nis, co­no­ce per­fec­ta­men­te la par­ti­tu­ra que de­be­ría in­ter­pre­tar el Bar­ce­lo­na. To­can y to­can pe­ro el equi­po no sue­na.

Es­pe­cial­men­te se­rio es el ca­so de Tu­ran, que ha asu­mi­do su pa­pel en el Ba­rça apli­can­do al jue­go la mis­ma ley del mí­ni­mo es­fuer­zo que uti­li­za con los idio­mas. No se in­te­gra en la or­ques­ta y él, co­mo mu­chos otros, se lo po­nen muy, muy fá­cil al en­tre­na­dor. El so­ta, ca­ba­llo y rey de la ali­nea­ción de ga­la vie­ne jus­ti­fi­ca­do por­que, des­de el ban­qui­llo, no hay na­die que pre­sio­ne a los ti­tu­la­res pa­ra que, in­clu­so sin que es­tén rin­dien­do lo que de ellos ca­be es­pe­rar, Luis En­ri­que se vea for­za­do a ele­gir otra car­ta de la ba­ra­ja. Los que vie­nen por de­trás no aprie­tan

FO­TO: EFE

Ar­da Tu­ran, ca­biz­ba­jo en el Ri­co Pé­rez No bri­lló ante el Hér­cu­les en la Co­pa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.