“HE DA­DO LO MÁ­XI­MO AL CLUB Y LO PUE­DO SE­GUIR HA­CIEN­DO”

Mundo Deportivo (Barcelona) - - BARÇA - Ser­gi So­lé Barcelona

Ha­ce una se­ma­na pa­só aún más a la his­to­ria del Ba­rça al ser el pri­mer ju­ga­dor con un con­tra­to vi­ta­li­cio. An­drés Inies­ta se ha ga­na­do el de­re­cho a de­ci­dir. Na­die me­jor que él pa­ra ele­gir su des­tino. Pe­ro a sus 33 años tie­ne cuer­da aún. Si por él fue­ra, ju­ga­ría siem­pre. Es fút­bol en es­ta­do pu­ro.

Es us­ted úni­co. ¿Le sor­pren­dió la pro­pues­ta de Bar­to­meu?

Cuan­do fui­mos ha­blan­do se co­men­tó la po­si­bi­li­dad de que fue­ra una de las con­di­cio­nes y co­mo di­je el otro día es­toy muy agra­de­ci­do al club por ello, por la con­fian­za en mí pa­ra va­lo­rar­lo to­do a fi­nal de tem­po­ra­da y con la ilu­sión de que to­do va­ya bien.

¿Se sin­tió ol­vi­da­do por el club en al­gún mo­men­to?

No, nun­ca pen­sé que no fué­ra­mos a en­ten­der­nos. No en­tien­do otra for­ma de ver­me aquí y el club de que yo es­té aquí. De­bía­mos lle­gar a ese pun­to. En ese pe­rio­do ha ha­bi­do de to­do. Ca­da uno ten­drá su opi­nión pe­ro na­da más allá de lo que sig­ni­fi­ca un tiem­po en el que se in­ter­cam­bian opi­nio­nes.

¿Qué fe­li­ci­ta­ción le ilu­sio­nó más?

Hay de to­do, des­de tu círcu­lo más cer­cano, que siem­pre es­tá. En ge­ne­ral, me que­do con la ale­gría y el ca­ri­ño que siem­pre he no­ta­do de la afi­ción. Es un mo­tor muy im­por­tan­te pa­ra mí pa­ra se­guir haciéndolo bien.

Si hoy fue­ra 30 de abril (fe­cha lí­mi­te ca­da año pa­ra co­mu­ni­car si se va) ¿se­gui­ría un año más en el Ba­rça?

Sí, se­gu­ro pe­ro lo que aho­ra me plan­teo no es pen­sar en abril o ma­yo sino en cui­dar­me, no te­ner con­tra­tiem­pos, dis­fru­tar e in­ten­tar que el equi­po lo­gre los ob­je­ti­vos y lue­go ya ve­re­mos. A día de hoy no pien­so en cuál se­rá mi sen­sa­ción.

¿Tie­ne más pre­sión aho­ra an­te la con­fian­za a cie­gas del club?

No, siem­pre he con­vi­vi­do con mu­chí­si­ma pre­sión aquí con lo que sig­ni­fi­ca ser ju­ga­dor de es­te equi­po y lo que re­pre­sen­ta. Ten­go ga­nas de ha­cer un gran año y de lo­grar tí­tu­los, que es lo que in­tere­sa. Al con­tra­rio, ten­go mu­cha con­fian­za y agra­de­ci­mien­to por ese ges­to del club.

¿Ha te­ni­do ofer­tas de Li­gas me­no­res con sa­la­rios su­pe­rio­res?

Se­gu­ro que ha ha­bi­do al­gu­na co­sa pe­ro co­mo en ca­si to­das las si­tua­cio­nes en que mi con­tra­to po­día aca­bar. Pe­ro siem­pre he di­cho lo mis­mo. Cuan­do uno quie­re es­tar en un lu­gar, no le im­por­ta lo otro. Más allá de que se alar­ga­ra más o me­nos la re­no­va­ción, nun­ca tu­ve la sen­sa­ción de que aquí no me qui­sie­ran o no me res­pe­ta­ran.

¿Le atrae­ría ir a una Li­ga me­nor?

Me atrae­ría se­guir ju­gan­do a fút­bol. Una de las co­sas que ten­go cla­ras es que cuan­do pue­da in­tuir que la fi­gu­ra de An­drés Inies­ta no es­té acor­de con lo que sig­ni­fi­ca y re­pre­sen­ta es­tar aquí no ve­ré una ra­zón de se­guir. En­ton­ces se ve­rían las op­cio­nes pe­ro no pien­so en qué ha­ré o dón­de es­ta­ré cuan­do no es­té aquí.

Es us­ted un ‘one club man’. ¿Se lo ima­gi­na­ba cuan­do lle­gó con 12 años en co­che des­de Fuen­teal­bi­lla?

Con el pa­so del tiem­po te vas ha­cien­do la idea y eres cons­cien­te de que pue­de ser así por­que es tu de­seo y la gen­te que de­be va­lo­rar el ren­di­mien­to es­tá con­ten­ta. Son mu­chos años. Es al­go im­pen­sa­ble y no es na­da fá­cil. Son ca­sos con­ta­dos.

¿Qué le ha da­do us­ted al Ba­rça y qué le ha da­do el club a us­ted?

Soy de los que pien­sa que el club nos ha­ce más gran­des a los ju­ga­do­res que al re­vés. No sé lo que le he da­do pe­ro se­gu­ro que he in­ten­ta­do dar lo má­xi­mo y ten­go la opor­tu­ni­dad de se­guir haciéndolo. He vi­vi­do eta­pas y mo­men­tos úni­cos sien­do his­to­ria vi­va de es­te club. Es un or­gu­llo tre­men­do co­mo ju­ga­dor y per­so­na que si­go cre­cien­do.

¿Qué con­se­jo y de quién si­guió más a ra­ja­ta­bla des­de su lle­ga­da al club?

He in­ten­ta­do apren­der mu­cho de los en­tre­na­do­res que he te­ni­do des­de el fút­bol ba­se. Siem­pre he te­ni­do un gran­dí­si­mo res­pe­to por to­dos ellos. Más allá de con­se­jos, siem­pre he te­ni­do cla­ra la con­fian­za que te­nía en mí mis­mo de triun­far. En mo­men­tos no tan bue­nos fue cla­ve pa­ra man­te­ner­me y triun­far.

Us­ted qui­so ser y es un gran de­por­tis­ta y una gran per­so­na. ¿Có­mo se con­si­gue eso?

Ca­da uno es co­mo es. Ni mu­cho me­nos me con­si­de­ro me­jor per­so­na que otros.

Pe­ro le ova­cio­nan en otros cam­pos más que a otros. Ese ca­ris­ma es in­na­to y su per­so­na­li­dad es re­co­no­ci­da en to­do el mun­do.

Sí, pe­ro re­pi­to que ca­da uno es dis­tin­to. Lo úni­co que he in­ten­ta­do es ser uno mis­mo y con­se­cuen­te con las ac­cio­nes que ha­go y lo que pue­do re­pre­sen­tar. A par­tir de ahí, la gen­te te mues­tra un ca­ri­ño y un res­pe­to que es in­creí­ble. Co­mo per­so­na y de­por­tis­ta no tie­ne pre­cio. Soy muy fe­liz por ello y oja­lá la sen­sa­ción con­ti­núe.

Tie­ne 33 años y ha ga­na­do 30 tí­tu­los en el Ba­rça jun­to a Mes­si. ¿Pro­me­te más a los cu­lés?

Pro­me­ter no sé si es la pa­la­bra pe­ro lu­cha­re­mos pa­ra se­guir ha­cien­do gran­de a es­te club. No hay du­da. Es­te año no se­rá una ex­cep­ción den­tro de la di­fi­cul­tad que tie­ne ga­nar. Pon­dre­mos to­dos los sen­ti­dos pa­ra que sea así.

¿No­ta que Leo es­tá tran­qui­lo con us­ted en el cés­ped? Bas­ta una sim­ple mi­ra­da pa­ra en­ten­der­se.

Que es­té más tran­qui­lo no creo por­que aquí es­tán y han es­ta­do los me­jo­res del mun­do pe­ro es ver­dad que nos co­no­ce­mos muy bien. Lle­va­mos mu­cho jun­tos y esa com­pli­ci­dad tie­ne un pun­to más. Lo im­por­tan­te es que en­tre los dos po­da­mos es­tar y las co­sas si­gan sa­lien­do bien co­mo en to­dos es­tos años.

¿Es la me­jor no­ti­cia pa­ra el Ba­rça que Mes­si es­té en el Mun­dial tras la ex­hi­bi­ción en Ecua­dor?

Pa­ra el fút­bol en ge­ne­ral es po­si­ti­vo que Ar­gen­ti­na pue­da es­tar en un Mun­dial y en es­te ca­so tan­to por Leo co­mo por ‘Mas­che’ nos ale­gra­mos. Es una ci­ta im­por­tan­tí­si­ma.

So­lo ha si­do su­plen­te una vez con Valverde. ¿Qué ha cam­bia­do? ¿Es­tá fí­si­ca­men­te me­jor?

No creo que ha­ya cam­bia­do gran

co­sa. El año pa­sa­do fue atí­pi­co pa­ra mí. Tu­ve dos o tres con­tra­tiem­pos que me cor­ta­ron la con­ti­nui­dad pa­ra co­ger ese pun­to bueno y eso lo con­di­cio­nó to­do. Yo siem­pre he in­ten­ta­do cui­dar­me al má­xi­mo pa­ra es­tar dis­po­ni­ble. Es­te año ha em­pe­za­do bien y oja­lá si­ga así.

¿Valverde le pre­gun­ta có­mo es­tá o le ali­nea igual?

Sí, ha­bla­mos de mu­chas co­sas y tam­bién de có­mo es­toy pe­ro la de­ci­sión fi­nal es su­ya. Él sa­be qué es lo me­jor pa­ra el equi­po.

Aho­ra co­rre me­nos que con Luis En­ri­que pe­ro us­ted siem­pre di­jo ha­ber dis­fru­ta­do mu­cho con él.

Co­mo ju­ga­dor nun­ca po­dré de­cir al­go ne­ga­ti­vo de mi eta­pa con Luis En­ri­que sino to­do lo con­tra­rio en to­dos los sen­ti­dos. A par­tir de ahí, ca­da uno ten­drá su opi­nión pe­ro yo pien­so que ca­da eta­pa y tem­po­ra­da es dis­tin­ta y con un en­tre­na­dor nue­vo es di­fe­ren­te por­que tie­ne otras for­mas de trans­mi­tir. Lo im­por­tan­te es que los ju­ga­do­res po­da­mos plas­mar en el cam­po lo que él quie­re.

¿Có­mo es­tá vi­vien­do la si­tua­ción po­lí­ti­ca en Ca­ta­lun­ya?

Es di­fí­cil a ni­vel so­cial y de per­so­nas. El otro día me pro­nun­cié cuan­do nor­mal­men­te in­ten­to no en­trar en te­mas tan com­ple­jos y di­fí­ci­les pe­ro so­lo qui­se trans­mi­tir lo que pen­sa­ba co­mo per­so­na. Se ha lle­ga­do a un pun­to don­de dos per­so­nas se pue­den aca­bar lian­do a tor­tas por lle­var ban­de­ras dis­tin­tas o que dos vecinos va­yan a más allá de una conversación. Eso nos de­be en­tris­te­cer y la gen­te que nos re­pre­sen­ta de­be po­ner un pun­to más de sen­ti­do a to­do aun­que ca­da uno ten­drá su pun­to de vis­ta.

¿Te­me am­bien­tes muy ad­ver­sos en es­ta­dios de la Li­ga?

Más allá de lo que nos he­mos en­con­tra­do ya no lo sé, pe­ro es­tá cla­ro que la so­cie­dad no vi­ve aje­na a lo que ocu­rre. Sin em­bar­go, en es­te ca­so hay tan­tí­si­mos de­ta­lles que lo ha­cen muy di­fí­cil.

¿Tie­ne ga­nas de de­bu­tar en el Wan­da Me­tro­po­li­tano?

Siem­pre ha­ce ilu­sión ju­gar contra el Atlé­ti­co de Ma­drid y en ese ca­so es­tre­na­re­mos un cam­po que por la te­le tie­ne pin­ta de gran es­ta­dio.

¿Es un test vi­tal pa­ra ca­li­brar ese li­de­ra­to in­tra­ta­ble en la Li­ga?

Lo es pa­ra man­te­ner la lí­nea que lle­va­mos e in­ten­tar su­mar tres pun­tos pa­ra se­guir arri­ba. Que­re­mos pa­sar­lo bien. Se­rá di­fí­cil por­que el Atlé­ti­co es un gran­dí­si­mo equi­po con una gran plan­ti­lla.

La úl­ti­ma. ¿Se ve de en­tre­na­dor cuan­do de­ci­da col­gar las bo­tas?

Si soy sin­ce­ro, to­da­vía me que­da le­jos pen­sar en lo que pue­da ha­cer cuan­do no jue­gue a fút­bol

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.