Ar­gen­tino, es­cu­chá, Leo no quie­re ser Dios

Mes­si ha apren­di­do en el Ba­rça que los gran­des éxi­tos se lo­gran con un ves­tua­rio y un en­torno uni­dos

Mundo Deportivo (Barcelona) - - BARÇA - Cris­ti­na CUBERO @cris­cu­be­ro

Mau­ri­cio Ma­cri y Bono en la Ca­sa Ro­sa­da ha­blan­do no de fút­bol, de Lio­nel Mes­si. Ma­cri es de Bo­ca Ju­niors, Bono del Cel­tic de Glas­gow, pe­ro ser de Lio­nel Mes­si es mu­cho más que amar el fút­bol, es el fut­bo­lis­ta que por mo­men­tos ha­ce que ol­vi­des la ca­mi­se­ta que de­fien­de pa­ra cen­trar­te so­la­men­te en las emo­cio­nes que trans­mi­te con un ba­lón en los pies. ‘The Jos­hua Tree’ po­día es­pe­rar, la ban­da al com­ple­to de U2 es­ta­ba pen­dien­te de lo que pa­sa­ba en Atahual­pa, por eso re­tra­sar el con­cier­to dos ho­ras era ca­si una obli­ga­ción. Co­mo cuan­do Sha­ki­ra di­la­tó un con­cier­to en Barcelona es­pe­ran­do que aca­ba­se la rúa de un Ba­rça cam­peón.

Bono em­pe­zó su con­cier­to con un “gra­cias Leo Mes­si, Dios exis­te” y to­da Ar­gen­ti­na se su­mó. Es Dios. Leo es Dios. Ayer era un pe­cho frío pe­ro hoy es Dios. Ayer no sen­tía la ca­mi­se­ta, era un gallego, no te­nía per­so­na­li­dad. Pe­ro hoy es Dios.

Que sea Bono el que di­ga que Lio­nel es Dios lo acep­to. Es­te ir­lan­dés que lle­va en la san­gre la lucha y las reivin­di­ca­cio­nes sa­be cuan­to cues­ta lle­gar a lo más al­to. A Bono ade­más le gus­ta la per­so­na­li­dad de Mes­si, que sea un ti­po sin es­tri­den­cias, tran­qui­lo, com­pro­me­ti­do, tí­mi­do pe­ro con per­so­na­li­dad, dis­cre­to.

El res­to del mun­do es nor­mal que pien­se que Mes­si es Dios, el dios del fút­bol, el más gran­de di­gan lo que di­gan ‘The Best’, ‘Fran­ce Foot­ball’ o las vo­ta­cio­nes de un pe­rió­di­co re­gio­nal. Mes­si es el más gran­de de la his­to­ria, el dios de to­dos los que ama­mos es­te de­por­te.

Pe­ro aten­ción, ar­gen­ti­nos, es­tá sen­sa­cio­nal, in­creí­ble que por fin, tras cin­co Ba­lo­nes de Oro, tras ma­ra­vi­llar al mun­do, pien­sen que Mes­si es Dios por ha­cer­le un ‘hat-trick’ a Ecua­dor. Pe­ro Mes­si no quie­re ser ese Dios, no ne­ce­si­ta que le ele­ven a la ca­te­go­ría que to­dos los que le han cri­ti­ca­do fe­roz­men­te tie­nen re­ser­va­da a Ma­ra­do­na. Mes­si no quie­re ser Dios en Ar­gen­ti­na, Leo só­lo quie­re dis­fru­tar con su se­lec­ción, pa­sár­se­lo bien, ga­nar tí­tu­los, sen­tir­se or­gu­llo­so y que, so­bre­to­do, su pue­blo se sien­ta or­gu­llo­sa de la al­bi­ce­les­te.

Mes­si no ne­ce­si­ta el pe­des­tal, só­lo quie­re que res­pe­ten a la se­lec­ción, por eso tras el par­ti­do to­mó la de­ci­sión jun­to a Mas­che­rano de en­viar un men­sa­je de uni­dad. Leo ha apren­di­do en el Ba­rça que los gran­des éxi­tos se con­si­guen con el ves­tua­rio uni­do y con un en­torno re­man­do a fa­vor. Sa­be Mes­si lo no­ci­vo que pue­de lle­gar a ser el en­torno, lo ha vi­vi­do en Barcelona, por eso ne­ce­si­ta­ba de­cir­le a su pue­blo que só­lo uni­dos lo­gra­rán el ob­je­ti­vo que to­dos quie­ren: ga­nar otra es­tre­lla de campeona del mun­do pa­ra la al­bi­ce­les­te.

No ha­ce fal­ta, ami­gos ar­gen­ti­nos, que ha­blen de él co­mo Dios, só­lo res­pe­ten su fút­bol y su per­so­na­li­dad. Lio­nel jue­ga a fút­bol co­mo los án­ge­les, esa es su vir­tud, y nun­ca co­no­cí a otro más ar­gen­tino que él

FO­TO: AP

Leo Mes­si ce­le­bra uno de sus go­les en Ecua­dor Cla­si­fi­có a Ar­gen­ti­na con un ‘hat-trick’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.