Un buen día pa­ra vol­ver a ver puer­ta

Oyar­za­bal dispu­tará hoy su pri­mer par­ti­do en Anoe­ta an­te el equi­po de su ciu­dad

Mundo Deportivo (Gipuzkoa) - - REAL SOCIEDAD - Xa­bier Isa­sa Do­nos­tia

Mi­kel Oyar­za­bal ju­ga­rá hoy su pri­mer par­ti­do an­te el Ei­bar en Anoe­ta. Ex­tra­ña afir­ma­ción en un fut­bo­lis­ta que ha dispu­tado 43 de los úl­ti­mos 44 par­ti­dos de Li­ga ju­ga­dos por la Real, só­lo cin­co de ellos sa­lien­do des­de el ban­qui­llo.

La reali­dad, sin em­bar­go, es que el jo­ven ata­can­te txu­ri ur­din, na­ci­do en la vi­lla ar­me­ra en 1997, no ju­gó en el Real-Ei­bar de la pa­sa­da tem­po­ra­da en Anoe­ta (2-1), pe­se a que pa­ra en­ton­ces (di­ciem­bre de 2015) ya ha­bía ju­ga­do sus pri­me­ros cua­tro par­ti­dos con el pri­mer equi­po. Más des­con­cer­tan­te, si ca­be, re­sul­tó que una de las dos su­plen­cias a las que le ha re­le­ga­do Eu­se­bio des­de enero de 2016 fue­ra en la pri­me­ra vuel­ta en Ipu­rua. Con mo­ti­vo de su re­gre­so a ca­sa, en sep­tiem­bre del año pa­sa­do, el en­tre­na­dor de la Real se lió la man­ta a la ca­be­za y eli­gió de­jar al hi­jo pró­di­go en el ban­qui­llo. Aun­que nun­ca sa­bre­mos qué ha­bría pa­sa­do si Oyar­za­bal lle­ga a ser ti­tu­lar, no pa­re­ce exa­ge­ra­do de­cir que la Real no con­tó con un fut­bo­lis­ta que, a buen se­gu­ro, es­ta­ba muy mo­ti­va­do. Lo que no ad­mi­te du­da es que, sin el ei­ba­rrés en sus fi­las, la es­cua­dra txu­ri ur­din com­ple­tó uno de sus peo­res par­ti­dos de la ac­tual tem­po­ra­da.

Aún no ha mar­ca­do en Li­ga

El de es­ta tar­de se­rá, por tan­to, el pri­mer par­ti­do de Mi­kel Oyar­za­bal en Anoe­ta an­te el equi­po de su ciu­dad, to­da vez que has­ta la fe­cha só­lo ha par­ti­ci­pa­do en los dos úl­ti­mos par­ti­dos en Ipu­rua. Al com­ple­to la pa­sa­da cam­pa­ña y 24 mi­nu­tos en la ac­tual, con el ne­xo co­mún de la de­cep­ción en am­bos ca­sos ya que la Real sa­lió de­rro­ta­da las dos ve­ces en el cam­po al que tan­tas ve­ces ha asis­ti­do co­mo so­cio del club azul­gra­na.

Oyar­za­bal to­da­vía no ha ofre­ci­do su me­jor ver­sión en un par­ti­do an­te sus pai­sa­nos, por lo que la ci­ta de hoy en Anoe­ta se an­to­ja co­mo una oca­sión in­me­jo­ra­ble pa­ra ha­cer­lo y, de pa­so, estrenar su ca­si­lle­ro go­lea­dor en Li­ga. El ata­can­te txu­ri ur­din, que cum­pli­rá 20 años en abril, só­lo ha mar­ca­do en el do­ble com­pro­mi­so co­pe­ro, una se­quía po­co nor­mal en un fut­bo­lis­ta que la pa­sa­da tem­po­ra­da, en su es­treno en la eli­te, se apun­tó, sin ser un de­lan­te­ro pu­ro, la na­da des­pre­cia­ble can­ti­dad de seis dia­nas.

Er­nes­to, su ai­ta, es un de­vo­to se­gui­dor del Ei­bar, ade­más de so­cio del con­jun­to azul­gra­na por lo que en ca­sa de los Oyar­za­bal, el par­ti­do de es­ta tar­de se­rá cual­quier co­sa me­nos uno más. Tam­bién en su cua­dri­lla son ma­yo­ría los fans del club azul­gra­na. Que­dar­se en el ban­qui­llo en Ipu­rua en la pri­me­ra vuel­ta se­rá al­go que, a buen se­gu­ro, Mi­kel to­da­vía re­cuer­da. In­gre­dien­tes, to­dos ellos, muy es­pe­cia­les pa­ra que la mo­ti­va­ción de Oyar­za­bal es­té hoy por las nu­bes y pue­da con­ver­tir­se en un fac­tor de­ci­si­vo a fa­vor de la Real an­te su Ei­bar na­tal

0 GO­LES EN LI­GA El ei­ba­rrés, has­ta aho­ra, só­lo ha mar­ca­do en Co­pa

SU­PLEN­TE EN IPU­RUA Eu­se­bio le de­jó en el ban­qui­llo en la pri­me­ra vuel­ta

FO­TO: UNCITI

Oyar­za­bal, que se lanza al sue­lo pa­ra cor­tar el avan­ce de Ke­ko la pa­sa­da tem­po­ra­da, só­lo ha ju­ga­do an­te el Ei­bar en Ipu­rua

DER­BI EN ANOE­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.