La manzana de Erre­zil se que­dó en el Ov­ni

Intrahistoria y ex­pe­rien­cias en un cam­po per­tur­ba­dor y fa­raó­ni­co co­mo el del Ze­nit de San Pe­ters­bur­go

Mundo Deportivo (Gipuzkoa) - - REAL SOCIEDAD - Án­gel Ló­pez Do­nos­tia

No fue una ex­pe­rien­cia más. La ciu­dad, su his­to­ria, su gen­te, el ri­val y un ul­tra­mo­derno es­ta­dio con for­ma de na­ve es­pe­cial la hi­cie­ron úni­ca, es­pe­cial, aun­que el re­sul­ta­do la man­cha­ra de de­cep­ción.

Lo pri­me­ro que per­tur­ba del Ze­nit Are­na (o Kres­tovsky) es lo di­fí­cil que es ac­ce­der al en­trar y qui­tár­se­lo de vis­ta al mar­char­se. Es una odi­sea sa­lir de una ciu­dad co­mo San Pe­ters­bur­go, que vi­ve en un co­lap­so per­pe­tuo. Y cuan­do uno co­mien­za a atis­bar esa mo­le, cu­ya for­ma y re­cu­bri­mien­to le ha­cen pa­re­cer un ov­ni, se vi­sua­li­za a sí mis­mo co­lo­can­do el or­de­na­dor y pro­ban­do la trans­mi­sión. Pe­ro que­da­ba mu­cha mi­li pa­ra eso.

Mien­tras el Gol­fo de Fin­lan­dia se de­vo­ra­ba el ti­bio sol que ha­bía tem­pla­do el día en San Pe­ters­bur­go, el chó­fer del mi­ni­bús que trans­por­ta­ba a la pren­sa, un crack ca­lle­jean­do pa­ra evi­tar los ma­yo­res atas­cos, pa­ró de­lan­te del pri­mer cor­dón de se­gu­ri­dad. Di­mi­tri, el tra­duc­tor al que tam­bién le gus­ta­ba que le lla­ma­ran Di­ma co­mo a Khokh­lov, tra­du­jo la or­den del po­li­cía, que in­fun­día res­pe­to. Ha­bía que des­alo­jar pa­ra que en­tra­ra una jo­ven mi­li­tar ves­ti­da de ca­mu­fla­je pa­ra que su pe­rro ras­trea­dor de ex­plo­si­vos hi­cie­ra su tra­ba­jo. Pri­me­ra ba­rre­ra pa­sa­da.

La se­gun­da fue más se­ve­ra. En Ru­sia las me­di­das de se­gu­ri­dad con­tra aten­ta­dos son ex­tre­mas y to­dos son (so­mos) sos­pe­cho­sos. An­tes de en­trar al re­cin­to del cam­po, ca­da informador hu­bo de pa­sar por el ar­co de se­gu­ri­dad, igual que sus per­te­nen­cias, an­tes de ser so­me­ti­do a un ex­haus­ti­vo ca­cheo por ru­dos ‘ste­warts’ con ca­ra de es­tre­ñi­dos. Só­lo fue con­fis­ca­da una co­sa tras el ri­gu­ro­so es­tu­dio de equi­pos y cuer­pos: la manzana del co­le­ga de ETB Jo­se­ba Ur­kio­la. Esa ar­ma de des­truc­ción ma­si­va.

Afi­cio­na­dos sin co­mi­da

Se la ha­bían traí­do de Erre­zil y pro­me­tía ser sa­bro­sa. Se que­dó sobre la cin­ta, es­pe­ran­do ser pas­to de la pa­pe­le­ra o de la man­dí­bu­la, con im­plan­tes de oro en mu­chos ca­sos, de un agen­te ru­so. A los se­gui­do­res tam­bién les re­qui­sa­ron to­da su co­mi­da y be­bi­da en la en­tra­da. Aca­ba­ron el cho­que con chas­co y ham­bre.

La si­guien­te ha­za­ña fue en­con­trar la sa­la y la tribuna de pren­sa. Las tri­pas de es­te im­po­nen­te es­ta­dio es­tre­na­do es­te año, que se­rá se­de mun­dia­lis­ta y de la Eu­ro­co­pa, son un la­be­rin­to de­ses­pe­ran­te de es­ca­le­ras que suben y ba­jan, pa­si­llos in­fi­ni­tos y em­plea­dos que mi­ran co­mo la va­ca al Tran­si­be­riano sin sa­ber guiar al re­ba­ño .

Una vez lo­gra­do el ob­je­ti­vo, cen­te­na­res de pel­da­ños más tar­de, la pri­me­ra vi­sión pa­no­rá­mi­ca del cam­po de­ja pa­ra­li­za­do. Es un gi­gan­te con ca­pa­ci­dad pa­ra ca­si 70.000 es­pec­ta­do­res que aho­ra só­lo pue­den ocu­par 55.700 bu­ta­cas, don­de el in­con­di­cio­nal del Ze­nit pa­sa ca­lor en los par­ti­dos de frío fue­ra. El te­cho se cie­rra y la ca­le­fac­ción se en­cien­de. Fal­tan las pan­tu­flas pa­ra sen­tir­se co­mo en ca­sa.

Su ver­ti­ca­li­dad y esa cu­bier­ta re­trác­til mul­ti­pli­can su acús­ti­ca. El jue­ves acu­die­ron 50.800 al­mas, 200 de ellas gui­puz­coa­nas. De en­tre ellos, en torno a 8.000 lle­ga­ban a asus­tar con sus gri­te­ríos tri­ba­les des­de uno de los fon­dos. Qué ex­plo­sión de de­ci­be­lios.

Ca­da informador dis­po­nía de un am­plí­si­mo pu­pi­tre a la al­tu­ra ade­cua­da -no es fá­cil que cum­plan en es­te as­pec­to- pa­ra ubi­car el por­tá­til, un ca­ble de red pa­ra trans­mi­tir a la ve­lo­ci­dad del ra­yo y un mo­ni­tor pa­ra se­guir el par­ti­do. Así sí.

Co­mo con­tra­pun­to a esa ar­mo­nía, un cés­ped irre­gu­lar, que pa­re­cía plan­ta­do en dis­tin­tas eta­pas, de un verde feí­si­mo que obli­gó a la Real a en­tre­nar la vís­pe­ra en el vie­jo Pe­trovksy y no en el es­ce­na­rio del par­ti­do.

Cos­tó 700 mi­llo­nes de eu­ros

Di­cen los vie­jos del lu­gar que el río Ne­va que ba­ña San Pe­ters­bur­go to­da­vía al­ber­ga es­que­le­tos de ca­mio­nes de ha­ce 75 años. Los que trans­por­ta­ban a hur­ta­di­llas sobre las aguas he­la­das co­mi­da a la po­bla­ción que se mo­ría de ham­bre en los ca­si tres años que du­ró el blo­queo de los na­zis a San Pe­ters­bur­go. Los sol­da­dos de la es­vás­ti­ca dis­pa­ra­ban y bom­bar­dea­ban ese hie­lo que­bra­di­zo pa­ra hun­dir a los sal­va­do­res con­vo­yes.

Los no­ta­rios de la ac­tua­li­dad re­la­tan que es­te Ze­nit Are­na es el cam­po más cos­to­so de la his­to­ria del fút­bol. El pre­su­pues­to era de 180 mi­llo­nes de eu­ros. Y ha cos­ta­do 700, que han sa­li­do de las ar­cas del Ze­nit, las ins­ti­tu­cio­nes y Gaz­prom en­tre otros. Cuen­tan que el te­cho de es­te co­li­seo van­guar­dis­ta lo es­tán agu­je­rean­do los pá­ja­ros y que ha­brá otro no­ta­ble so­bre­cos­te pa­ra re­pa­rar­lo.

El pro­ble­ma no era la manzana de Erre­zil, ‘to­ba­richs’

Los es­cru­pu­lo­sos agen­tes ru­sos no per­mi­tie­ron in­tro­du­cir ni be­bi­da ni co­mi­da

FOTOS: MD Y Á.L.

A la iz­quier­da, una ima­gen pa­no­rá­mi­ca noc­tur­na del Ze­nit Are­na, don­de ju­gó la Real el jue­ves y sobre es­tas lí­neas, el fon­do en ese cho­que del jue­ves

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.