Pa­blo Ma­chín, el ar­qui­tec­to del éxi­to del Gi­ro­na

En ape­nas tres años, el téc­ni­co so­riano ha pa­sa­do de salvar al club del des­cen­so a Se­gun­da B a lle­var­lo a la éli­te

Mundo Deportivo (Gipuzkoa) - - REAL SOCIEDAD - J.L. Lo­ren­zo Do­nos­tia

Gi­ro­na dis­fru­ta, por fin, del fút­bol de Pri­me­ra Di­vi­sión y mu­cha ‘cul­pa’ de ello la tie­ne Pa­blo Ma­chín (So­ria, 1975), uno de los en­tre­na­do­res de mo­da del fút­bol es­pa­ñol, mu­cho más­tras­la­vic­to­ria­con­se­gui­daan­te el Real Madrid el pa­sa­do 29 de oc­tu­bre (2-1). El su­yo es el ca­so de la per­se­ve­ran­cia. Aho­ra to­do es ilu­sión en el Gi­ro­na, pró­xi­mo ri­val de la Real es­te vier­nes, pe­ro no siem­pre fue así. Y es que su ca­mino, el de Ma­chín y el Gi­ro­na, a Pri­me­ra Di­vi­sión, ha es­ta­do mar­ca­do por his­to­rias pa­ra no dor­mir.

Ma­chín lle­gó a Gi­ro­na en mar­zo de 2014 con el equi­po en una caó­ti­ca si­tua­ción, tan­to ins­ti­tu­cio­nal, con el club en Ley Con­cur­sal, co­mo de­por­ti­va, a ocho pun­tos de la sal­va­ción a fal­ta de diez jor­na­das pa­ra el fi­nal. El téc­ni­co so­riano obró el mi­la­gro y el Gi­ro­na sal­vó la ca­te­go­ría des­pués de su­mar 21 pun­tos de 39 po­si­bles. La tem­po­ra­da si­guien­te, la 14/15, el Gi­ro­na se que­dó a las puer­tas del cie­lo. Un gol de Ca­ba­lle­ro, del Lugo, en el 89’ en el úl­ti­mo par­ti­do de la fa­se re­gu­lar, de­jó al equi­po sin as­cen­so ma­te­má­ti­co. En el pla­yoff, con to­do a fa­vor fren­te al Za­ra­go­za, al que ga­nó 0-3 en La Ro­ma­re­da, vio co­mo la Pri­me­ra Di­vi­sión se le es­ca­pó de las ma­nos en el par­ti­do de Mon­ti­li­vi. Allí el con­jun­to ma­ño se im­pu­so por 1-4. Gi­ro­na en­te­ra se inun­dó de lá­gri­mas. Tam­bién en la 15/16. En­ton­ces en el ca­mino de los ca­ta­la­nes se in­ter­pu­so el Osa­su­na de Ke­nan Ko­dro, pro­ta­go­nis­ta de aque­lla eli­mi­na­to­ria. Es­tos dos ‘pa­los’ no hi­cie­ron de­caer el áni­mo en Pa­blo Ma­chín y los su­yos y a la ter­ce­ra fue la ven­ci­da tras una tem­po­ra­da, la 16/17, pa­ra en­mar­car. El se­gun­do pues­to por de­trás del Le­van­te les abrió las puer­tas del cie­lo.

Fiel al sis­te­ma 5-3-2

Uno de los prin­ci­pios bá­si­cos de es­te Gi­ro­na es com­pa­gi­nar ser un equi­po pro­ta­go­nis­ta sin asu­mir ries­gos ex­ce­si­vos. La lí­nea de tres cen­tra­les y dos ca­rri­le­ros pro­pues­ta por Pa­blo Ma­chín se ha con­ver­ti­do en la se­ña de iden­ti­dad de un equi­po. Por de­lan­te, tres cen­tro­cam­pis­tas to­do­te­rre­nos, que lle­nan la zo­na me­dia de su­pe­rio­ri­dad en mo­men­tos cla­ve del par­ti­do, y arri­ba dos pun­tas pu­ros.

Ma­chín se ha ca­rac­te­ri­za­do des­de el pri­mer día por ser un en­tre­na­dor de ideas fi­jas, y di­fe­ren­te. Co­mo mí­ni­mo en cuan­to al sis­te­ma que ha­bía uti­li­za­do siem­pre en Gi­ro­na. En sus pri­me­ras tem­po­ra­das en el club, el so­riano uti­li­zó unos po­co usa­dos hoy en día 3-5-2 en ata­que y 5-3-2 en de­fen­sa, que va­ria­ba de­pen­dien­do del par­ti­do y de las ca­rac­te­rís­ti­cas del ri­val.

Ma­chín no con­tó du­ran­te tra­mos de la tem­po­ra­da con ‘ju­go­nes’ co­mo Gra­nell y Bor­ja. Aho­ra el téc­ni­co se ha adap­ta­do a Pri­me­ra. El cen­tro del cam­po ha ga­na­do to­que con Pe­re Pons y Gra­nell más cer­ca del área pro­pia y Bor­ja y Por­tu unos me­tros más ade­lan­ta­dos, au­men­tan­do el ni­vel de aso­cia­ción, nú­me­ro de pa­ses con­se­cu­ti­vos y la ca­li­dad del jue­go co­lec­ti­vo. No ha cam­bia­do la idea de ser pro­ta­go­nis­tas del par­ti­do sin es­pe­cu­lar, te­ner el ba­lón pa­ra ata­car y ha­cer da­ño. Los ca­rri­le­ros, mul­ti­pli­ca­dos en ata­que y de­fen­sa, son vi­ta­les en es­te es­que­ma en el que bri­lla el trián­gu­lo for­ma­do por Aday, Gra­nell y Bor­ja, que des­qui­cia a sus ri­va­les. Ju­gar en cor­to pa­ra atraer al ri­val y des­pués bus­car la pro­fun­di­dad y una vez cer­ca del área, el gol. De mo­men­to, es­tá fun­cio­nan­do.

Un le­sión de ro­di­lla le re­ti­ró

Ma­chín go­za aho­ra del pro­ta­go­nis­mo que una le­sión de ro­di­lla le qui­tó co­mo fut­bo­lis­ta, cuan­do ejer­cía de es­for­za­do la­te­ral de­re­cho en los 90. Só­lo mi­li­tó un par de tem­po­ra­das en el Nu­man­cia de su tie­rra y cuan­do la des­gra­cia­da le­sión se cru­zó en su ca­mino, en­se­gui­da en­fo­có su vi­da a los ban­qui­llos. Con 25 años (en 2000) ya se hi­zo car­go de va­rios equi­pos de las in­fe­rio­res del Nu­man­cia, lle­gan­do a di­ri­gir al fi­lial. An­tes de que en 2011 le die­ran el pri­mer equi­po de Los Pa­ja­ri­tos, fue se­gun­do de Gon­za­lo Ar­co­na­da, Kre­sic, Pa­che­ta o Un­zué, aun­que no fue en pro­fe­ta en su tie­rra. En 2013, des­pués de dos tem­po­ra­das, no con­ti­nuó en el Nu­man­cia. Lo que ni en sus me­jo­res sue­ños ha­bría ima­gi­na­do era la glo­ria que, só­lo cua­tro años des­pués, la aguar­da­ba en Gi­ro­na

Fue se­gun­do de Gon­za­lo Ar­co­na­da en So­ria an­tes de co­ger el pri­mer equi­po

FO­TO: PE­RE PUN­TÍ

Pa­blo Ma­chín ce­le­bra, en me­dio de un pa­si­llo hu­mano de en­fer­vo­re­ci­dos se­gui­do­res del Gi­ro­na, el as­cen­so a Pri­me­ra Di­vi­sión con­se­gui­do la pa­sa­da tem­po­ra­da

FO­TO: P.P.

Vehe­men­te Ma­chín se di­ri­ge con ener­gía a sus ju­ga­do­res en el par­ti­do an­te el Madrid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.