”Era un chi­co ca­lla­di­to, pe­ro me que­do con su son­ri­sa”

El ba­rrio en el que na­ció Mes­si pre­su­me del ori­gen del crack, mien­tras sus maes­tras re­cuer­dan al ni­ño que es­tu­dió en el Co­le­gio de Las Heras

Mundo Deportivo - - BARÇA - Edu Po­lo

Un des­cam­pa­do se­pa­ra la ca­sa en la que na­ció Mes­si del co­le­gio en el que es­tu­dió. Dos ni­ños jue­gan con un ca­ba­llo en lo que aho­ra es un des­cam­pa­do y an­tes era un cam­po de en­tre­na­mien­to mi­li­tar, del Ba­ta­llón 121. Y en ese cam­po el pe­que­ño Mes­si em­pe­zó a ju­gar a fút­bol en la ca­lle, con sus ami­gos del ba­rrio.

Jun­to al des­cam­pa­do hay un al­tar cons­trui­do en ho­nor del Gau­chi­to Gil y de­trás otro pe­que­ño des­cam­pa­do en el que tam­bién ju­ga­ba Mes­si de ni­ño y en el que un ar­tis­ta rea­li­za un mu­ral es­ta se­ma­na para reivin­di­car el ori­gen hu­mil­de del me­jor ju­ga­dor del mun­do. Por­que Mes­si na­ció y se crió en el ba­rrio de las Heras de Ro­sa­rio, en una zo­na co­no­ci­da por los ve­ci­nos co­mo La Ba­ja­da.

El nú­me­ro 525 de la ca­lle Es­ta­do de Israel es un lu­gar de pe­re­gri­na­je, al que acu­den de for­ma re­gu­lar afi­cio­na­dos y me­dios de co­mu­ni­ca­ción para vi­si­tar el lu­gar en el que na­ció Leo Mes­si. La ca­sa si­gue per­te­ne­cien­do a la fa­mi­lia, pe­ro lle­va años va­cía, pues­to que los Mes­si re­si­den aho­ra en Arro­yo Seco, a unos 20 ki­ló­me­tros de Ro­sa­rio. Los ve­ci­nos es­tán ha­bi­tua­dos a re­ci­bir a los ‘pe­re­gri­nos’ y re­cuer­dan to­dos or­gu­llo­sos el ori­gen de Leo Mes­si,

A ape­nas dos­cien­tos me­tros, al otro la­do de lo que era el cam­po de en­tre­na­mien­to del ba­ta­llón mi­li­tar 121, es­tá la es­cue­la Ge­ne­ral Las Heras, a la que iba de pe­que­ño el crack azul­gra­na. Su maes­tra Mónica se ju­bi­ló el pa­sa­do año, pe­ro si­guen tra­ba­jan­do en el cen­tro An­drea y Bi­bia­na, que fue­ron pro­fe­so­ras de Leo en quin­to y sex­to gra­do. An­drea fue su maes­tra de ma­te­má­ti­cas y cien­cias so­cia­les y le re­cuer­da co­mo “un chi­co tran­qui­lo, que siem­pre cum­plía con sus obli­ga­cio­nes y nun­ca crea­ba pro­ble­mas con los com­pa­ñe­ros, más bien lo con­tra­rio”. Bi­bia­na, su maes­tra de len­gua, apun­ta que “era un chi­co tí­mi­do, ca­lla­di­to, pe­ro me que­do con su son­ri­sa”.

El au­la Jo­sé de San Mar­tín, la úl­ti­ma a la que asis­tió Mes­si, es­tá prác­ti­ca­men­te in­tac­ta. Y en la es­cue­la re­cuer­dan la úl­ti­ma vi­si­ta del ar­gen­tino, en el año 2005, ya con­ver­ti­do en una fi­gu­ra mun­dial. Su Fun­da­ción co­la­bo­ra con el cen­tro y les ayu­da con la com­pra de ma­te­rial, un ges­to que le han agra­de­ci­do con un gran mu­ral de­di­ca­do a él en el pa­tio de la es­cue­la.

En la pla­za de Jo­sé Hernández, fren­te al cen­tro, hay otro mu­ral, que pin­ta­ron los alum­nos del co­le­gio en 2014 jun­to al ar­tis­ta lo­cal Ru­bén Pé­rez, mien­tras Mes­si dispu­taba el Mun­dial de Bra­sil. El ba­rrio pre­su­me de los éxi­tos de su ve­cino más po­pu­lar y to­dos se sien­ten un po­co par­tí­ci­pes de los lo­gros del ro­sa­rino más uni­ver­sal. “Su ma­dre tam­bién es­tu­dió en el mis­mo co­le­gio, iba a cla­se con mi her­mano”, in­ter­vie­ne un ve­cino que quie­re apor­tar su gra­ni­to de are­na y se ofre­ce en­can­ta­do para guiar­nos en la vi­si­ta al ba­rrio de Mes­si.

An­drea y Bi­bia­na, mien­tra tan­to, re­gre­san a las au­las tras aten­der a una te­le­vi­sión argentina y a otra bo­li­via­na. Es­tán ha­bi­tua­das a ha­blar de la infancia de Mes­si, al que han vuel­to a ver en va­rias oca­sio­nes. Les que­da por cum­plir so­lo un sue­ño, po­der ha­cer­le una vi­si­ta en Barcelona

La ca­sa en la que na­ció Leo se ha con­ver­ti­do en un lu­gar de pe­re­gri­na­je

FOTOS: PEP MO­RA­TA

Sus maes­tras Bi­bia­na y An­drea, el pa­tio del co­le­gio de Leo Mes­si, el cam­po en el que em­pe­zó a ju­gar a fút­bol y la ca­sa en la que na­ció

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.