“EM­PIE­ZA A IN­TERE­SAR QUE SEA­MOS VI­SI­BLES”

Mundo Deportivo - - BARÇA - Be­go­ña Vi­lla­rru­bia

Ai­ta­na Bon­ma­tí es la alum­na aven­ta­ja­da del Ba­rça. A sus 20 años, la cen­tro­cam­pis­ta de Sant Pe­re de Ri­bes es la jo­ya de La Ma­sia, don­de in­gre­só con 14 años has­ta as­cen­der al pri­mer equi­po, y es­te ve­rano se eri­gió en una de las pro­ta­go­nis­tas del Mun­dial Sub’20, don­de Es­pa­ña aca­bó sub­cam­peo­na. Ella se de­fi­ne co­mo “una chi­ca de pue­blo”, ad­mi­ra­do­ra del jue­go de Xa­vi e Inies­ta, que aca­ba de ha­cer­se con el mí­ti­co dor­sal 14 de Cruyff y que com­pa­gi­na el fút­bol de eli­te con los es­tu­dios de Cien­cias de la Ac­ti­vi­dad Fí­si­ca y del De­por­te en la Uni­ver­si­dad Ra­mon Llull.

¿Có­mo com­pa­gi­na la ca­rre­ra de CAFD con ser fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal?

Es muy can­sa­do, pe­ro si te lo com­bi­nas bien no es tan di­fí­cil. In­ten­to no es­tre­sar­me de­ma­sia­do y co­ger po­cas asig­na­tu­ras pa­ra po­der te­ner tiem­po pa­ra des­can­sar.

¿Có­mo es el día a día de Ai­ta­na?

Por la ma­ña­na voy a la Ciu­tat Es­por­ti­va, don­de desa­yuno con to­do el equi­po. Allí ha­ce­mos se­sión de en­tre­na­mien­to o de ‘gim’ y des­pués co­me­mos jun­tas. Des­de que so­mos pro­fe­sio­na­les, hay una ru­ti­na co­mo la del mas­cu­lino. Por la tar­de, voy a cla­ses en la Uni­ver­si­dad.

¿Vi­ve a ca­ba­llo en­tre Bar­ce­lo­na y su Sant Pe­re de Ri­bes na­tal?

Sí, com­par­to un pi­so que me pro­por­cio­na el Ba­rça con Ma­rio­na Cal­den­teyy Pa­tri -Guijarro-, pe­ro siem­pre que pue­do me es­ca­po a Ri­bes por­que allá es don­de me sien­to en ca­sa. No me gus­ta tan­to la ciu­dad, soy una chi­ca de pue­blo. Me gus­ta es­tar en mi co­mar­ca, por Ri­bes o por Sit­ges, por­que Bar­ce­lo­na se me ha­ce muy gran­de.

Me ima­gino que en Ri­bes le pa­ran cons­tan­te­men­te por la ca­lle

Allí to­dos me co­no­cen des­de pe­que­ña, de cuan­do ju­ga­ba en el equi­po de ni­ños del pue­blo. Cuan­do me ven me pre­gun­tan có­mo me va en el Ba­rça y me ri­ñen por­que di­cen que ya no me ven nun­ca en per­so­na, só­lo por la te­le­vi­sión.

De he­cho, se ha con­ver­ti­do en una ju­ga­do­ra muy me­diá­ti­ca

Sí, pe­ro no me sien­to po­pu­lar ni me ha cam­bia­do la vi­da en na­da. Sí es ver­dad que en dos años he vis­to có­mo se mul­ti­pli­can mis se­gui­do­res, pe­ro só­lo me co­no­cen por re­des, en la ca­lle tam­po­co me iden­ti­fi­can. No es­tá sien­do nin­gún un cam­bio ra­di­cal.

Tam­bién es la nue­va ima­gen del ‘gi­gan­te’ Adi­das.

Ai­ta­na Bon­ma­tí, en la Uni­ver­si­dad Las grandes mar­cas se fi­jan ca­da vez más en no­so­tras, es un pa­so muy im­por­tan­te. Se pue­de tras­la­dar en que el fút­bol fe­me­nino es­tá cre­cien­do, es ca­da vez más vi­si­ble, y a las mar­cas les in­tere­sa que la mu­jer se vea. La so­cie­dad es­tá cam­bian­do, aún fal­ta mu­cho por ha­cer, pe­ro em­pie­za a in­tere­sar que las mu­je­res sea­mos vi­si­bles.

Lo que sí cau­só fu­ror fue la car­ta que pu­bli­có en Ins­ta­gram an­tes de la fi­nal del Mun­dial Sub’20, di­cien­do que “voy a ju­gar la fi­nal sin bo­tas, pe­ro con el al­ma”

Es­ta­ba muy tris­te por per­der­me esa fi­nal por una ex­pul­sión muy ri­gu­ro­sa. Só­lo que­ría ex­pre­sar­lo en pú­bli­co, no esperaba tan­ta re­per­cu­sión ni que sa­lie­ra en to­dos los me­dios. In­clu­so tu­ve mie­do a la ho­ra de es­cri­bir la car­ta por si me po­día per­ju­di­car, pe­ro al fi­nal fue to­do lo con­tra­rio y los cien­tos de men­sa­jes de apo­yo que re­ci­bí me ayu­da­ron a su­pe­rar ese mo­men­to tan du­ro.

Le es­cri­bió in­clu­so Xa­vi Her­nán­dez

No me lo esperaba, fue un ges­to in­creí­ble. Él siem­pre ha si­do mi ído­lo. Que una per­so­na tan im­por­tan­te en el mun­do del fút­bol te es­cri­ba me ayu­dó mu­chí­si­mo. Me di­jo que en el fút­bol mu­chas ve­ces pa­san es­tas co­sas, co­sas in­jus­tas, y que ellos tam­bién ga­na­ron a Ja­pón en una fi­nal. Me di­jo que me te­nía que le­van­tar y pa­ra mi en aquel mo­men­to sig­ni­fi­có mu­cho.

Pre­ci­sa­men­te Xa­vi e Inies­ta son sus re­fe­ren­tes. ¿Se sien­te una aban­de­ra­da del es­ti­lo de jue­go del Ba­rça?

Siem­pre me he fi­ja­do en ellos. Yo pien­so que el Ba­rça tie­ne un es­ti­lo úni­co en el mun­do y lo de­fien­do a muer­te, por­que yo dis­fru­to ju­gan­do así. Otros equi­pos son más fí­si­cos o más de co­rrer, pe­ro yo he cre­ci­do en La Ma­sia y me iden­ti­fi­co con es­te jue­go.

Aho­ra hay un de­ba­te so­bre si es­te es­ti­lo es­tá en cri­sis...

Qui­zás sí, pe­ro los que he­mos cre­ci­do aquí de­be­mos de­fen­der­lo. Lue­go es­tá bien que ven­gan fi­cha­jes in­ter­na­cio­na­les por­que nos apor­tan otros as­pec­tos del jue­go muy ne­ce­sa­rios y se com­ple­men­tan bien con el de las can­te­ra­nas. Eso nos ha­ce más com­pe­ti­ti­vas.

Es­te año se ha he­cho con el dor­sal nú­me­ro 14, ¿en ho­nor a Johan Cruyff?

Me ha­cía mu­chí­si­ma ilu­sión, es un nú­me­ro que sig­ni­fi­ca mu­cho en el Ba­rça y a mi me trae muy bue­nos re­cuer­dos y le ten­go enor­me ca­ri­ño. Has­ta aho­ra te­nía fi­cha del fi­lial y no po­día es­co­ger dor­sal, pe­ro aho­ra que ten­go fi­cha del pri­mer equi­po he po­di­do por fin ele­gir es­te nú­me­ro.

¿Cuá­les son sus re­tos es­ta tem­po­ra­da?

Con el Ba­rça es­tán cla­ros: ga­nar la Li­ga es prio­ri­ta­rio por­que ya ha­ce tres años que no se ga­na. Des­pués, re­va­li­dar la Co­pa de la Rei­na. La Cham­pions aún no es un ob­je­ti­vo real, só­lo as­pi­ra­mos a ha­cer un buen pa­pel. A ni­vel de Se­lec­ción, Jor­ge -Vil­da- es­tá con­tan­do bas­tan­te con­mi­go y es­pe­ro po­der es­tar en el Mun­dial de Fran­cia es­te ve­rano. Yo creo que me con­vo­ca­rá o no en fun­ción de la tem­po­ra­da que ha­ga con el Ba­rça

La de­lan­te­ra ca­ta­la­na com­pa­gi­na el fút­bol de eli­te con el Ba­rça con la ca­rre­ra de CAFD FO­TO: PEP MO­RA­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.