Los anasa­zi, un mis­te­rio pa­ra­dig­má­ti­co

Muy Historia - - ENTREVISTA CON -

La cul­tu­ra anasa­zi plan­tea to­dos los in­te­rro­gan­tes pro­pios de las ci­vi­li­za­cio­nes per­di­das. An­tro­pó­lo­gos y ar­queó­lo­gos no han sa­bi­do pre­ci­sar el ori­gen ét­ni­co de es­te pue­blo que des­apa­re­ció an­tes de la lle­ga­da de los eu­ro­peos al con­ti­nen­te ame­ri­cano, y la au­sen­cia de es­cri­tu­ra nos ha im­pe­di­do co­no­cer su ver­da­de­ro nom­bre: el tér­mino anasa­zi pro­ce­de del idio­ma na­va­jo y pue­de tra­du­cir­se por “los an­ti­guos” o “an­ti­guas gen­tes”. Muy avan­za­dos. En­tre los si­glos XI y XII de nues­tra era, los anasa­zi desa­rro­lla­ron una avan­za­da sociedad ca­rac­te­ri­za­da por la cons­truc­ción de or­de­na­dos po­bla­dos que al­ber­ga­ban a unas 50.000 per­so­nas que vi­vían de la agri­cul­tu­ra. a. Sin em­bar­go, a me­dia­dos del si­glo XIII se pro­du­jo un acon­te­ci­mien­to dra­má­ti­co áti­co desconocido que al­te­ró sus vi­das, obli­bli­gán­do­los a agru­par­se en ciu­da­des de­fen­di­das por torres y mu­ra­llas o es­co­non­di­das en los ca­ño­nes del río Co­lo­ra­do. do. Es­ta emi­gra­ción for­za­da y ma­si­va ma­rar­có el ini­cio de una de­ca­den­cia que se com­ple­tó en ape­nas cin­cuen­ta años. Fue en­ton­ces cuan­do los anasa­zi aban­do­na­ron pre­ci­pi­ta-

Di­bu­jo­que­re­cons­tru­ye uno­de­los com­ple­jos­po­bla­do­sex­ca­va­do­sen­las

ro­cas­por­lo­sa­na­sa­zie­nel­si­gloXI. da­men­te sus ho­ga­res, de­jan­do atrás sus po­se­sio­nes co­mo si es­pe­ra­sen re­gre­sar. Las teo­rías que han in­ten­ta­do ex­pli­car su des­apa­ri­ción se han re­fe­ri­do a se­quías que pro­vo­ca­ron la des­truc­ción de las co­se­chas y la con­si­guien­te ham­bru­na, o al ata­que de un pue­blo hos­til del que no se tie­nen no­ti­cias. Pe­ro los úl­ti­mos ha­llaz­gos ar­queo­ló­gi­cos han re­ve­la­do una in­quie­tan­te reali­dad, al en­con­trar­se evi­den­cias de ma­ca­bros ban­que­tes ca­ní­ba­les: las víc­ti­mas fue­ron ase­si­na­das du­ran­te ri­tua­les san­grien­tos y co­ci­na­das en va­si­jas de ba­rro an­tes de ser de­vo­ra­das. La cla­ve pue­de es­tar en la in­ter­pre­ta­ción de las si­nies­tras imá­ge­nes an­tro­po­mor­fas que los anasa­zi pin­ta­ron en los abri­gos ro­co­sos de Ba­rrier Can­yon.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.