Del sui­ci­dio co­mo ar­ma le­tal

Muy Historia - - SUMARIO -

Cuan­do, el 7 de di­ciem­bre de 1941, el te­nien­te Fu­sa­ta Ii­da pi­có su ca­za Ze­ro so­bre un han­gar de la ba­se es­ta­dou­ni­den­se de Pearl Har­bor, en Ha­wái, no era cons­cien­te de ini­ciar las ac­cio­nes ka­mi­ka­zes de la II Gue­rra Mun­dial. A me­dia­dos de 1944 eran ya tan fre­cuen­tes, que se crea­ron las uni­da­des de Ataque Es­pe­cial, en las que mi­les de vo­lun­ta­rios en­tre­ga­ron su vi­da pa­ra de­fen­der Ja­pón. Re­pre­sen­ta­ban el ca­rác­ter de la so­cie­dad ni­po­na, dis­pues­ta a sa­cri­fi­car al in­di­vi­duo por la co­mu­ni­dad y don­de la idea del sui­ci­dio no re­sul­ta­ba tan an­ti­na­tu­ral co­mo en Oc­ci­den­te. Pe­ro los ka­mi­ka­zes ja­po­ne­ses no fue­ron los úni­cos en uti­li­zar la vi­da co­mo ar­ma de des­truc­ción; lo hi­cie­ron otros par­ti­ci­pan­tes en la con­tien­da. Los ale­ma­nes crea­ron su pro­pia fuer­za ka­mi­ka­ze, el Es­cua­drón Leó­ni­das, y em­pren­die­ron ac­cio­nes co­mo la Ope­ra­ción Ro­ble pa­ra res­ca­tar a Mus­so­li­ni, a ma­yor gloria del fa­tuo Skor­zeny, que la apro­ve­chó pa­ra su au­to­pro­mo­ción. Los ita­lia­nos lan­za­ron a sus “torpe­dos hu­ma­nos” con­tra aco­ra­za­dos in­gle­ses en el puer­to de Ale­jan­dría. Es­te ti­po de ope­ra­cio­nes no de­ci­die­ron el re­sul­ta­do de la gue­rra, pe­ro fue­ron muy efec­ti­vas pa­ra ele­var la mo­ral del país pro­ta­go­nis­ta: pu­ra pro­pa­gan­da.

Palma La­gu­ni­lla Di­rec­to­ra (pla­gu­ni­lla@gyj.es) En Twit­ter: @_pla­gu­ni­lla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.