La ba­ta­lla del agua pe­sa­da

LOS ALIA­DOS TE­MÍAN QUE LOS ALE­MA­NES PU­DIE­RAN OB­TE­NER LA BOM­BA ATÓ­MI­CA AN­TES QUE ELLOS Y DE­CI­DIE­RON SABOTEAR EL PRO­YEC­TO NU­CLEAR GER­MANO. LA CLA­VE PA­RA LO­GRAR­LO SE HA­LLA­BA EN NO­RUE­GA.

Muy Historia - - CURIOSIDADES - Por Je­sús Her­nán­dez, his­to­ria­dor y pe­rio­dis­ta

Aun­que la po­si­bi­li­dad real de que Hitler lle­ga­se a con­tar con una bom­ba ató­mi­ca fue siem­pre muy re­mo­ta, los alia­dos es­ta­ban ate­rra­dos an­te la idea de que los na­zis lo­gra­sen al­can­zar ese ob­je­ti­vo, lo que sin du­da re­sul­ta­ría de­ter­mi­nan­te en el desen­la­ce de la con­tien­da. Así, mien­tras los nor­te­ame­ri­ca­nos se lan­za­ban a la ca­rre­ra por con­se­guir la bom­ba nu­clear, po­nien­do en mar­cha el am­bi­cio­so Pro­yec­to Man­hat­tan, sur­gía la ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de cau­sar el ma­yor da­ño po­si­ble al pro­yec­to ger­mano. El pun­to dé­bil de és­te se en­con­tra­ba en una fría e in­hós­pi­ta me­se­ta de la re­gión no­rue­ga de Te­le­mark, en don­de se ha­lla­ba su fuen­te de ob­ten­ción de agua pe­sa­da.

AGUA “ES­PE­CIAL”. Pa­ra cons­truir una bom­ba ató­mi­ca es im­pres­cin­di­ble la uti­li­za­ción de di­cha agua, ne­ce­sa­ria pa­ra mo­de­rar los pro­ce­sos de fi­sión nu­clear. Es­ta agua se ca­rac­te­ri­za por que, en lu­gar de es­tar el áto­mo de oxí­geno uni­do a dos de hi­dró­geno, lo es­tá a dos de deu­te­rio, un isó­to­po pe­sa­do del hi­dró­geno. Pe­ro el agua pe­sa­da se en­cuen­tra en muy pe­que­ñas

can­ti­da­des en el agua nor­mal y só­lo pue­de ser se­pa­ra­da de és­ta me­dian­te la­bo­rio­sos pro­ce­sos con­ti­nuos de elec­tró­li­sis, pa­ra lo que se re­quie­ren gran­des can­ti­da­des de ener­gía eléc­tri­ca, cu­ya fuen­te de­be en­con­trar­se cer­ca del su­mi­nis­tro de agua.

Al co­mien­zo de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, la úni­ca fá­bri­ca de agua pe­sa­da del mun­do era la plan­ta de Ve­mork, pro­pie­dad de la em­pre­sa Norsk- Hy­dro y si­tua­da jun­to al pe­que­ño pue­blo no­rue­go de Riu­kan, en la re­gión de Te­le­mark. Cuan­do los ale­ma­nes in­va­die­ron No­rue­ga en abril de 1940, la plan­ta de Ve­mork pa­só a ser­vir a los in­tere­ses del Ter­cer Reich. La po­se­sión de esa fá­bri­ca de agua pe­sa­da su­po­nía una ven­ta­ja de­ci­si­va pa­ra los cien­tí­fi­cos ger­ma­nos en la ca­rre­ra con­tra­rre­loj por ob­te­ner la bom­ba ató­mi­ca. Un equi­po com­pues­to por me­dio mi­llar de es­pe­cia­lis­tas se des­pla­zó has­ta allí pa­ra ace­le­rar la pro­duc­ción de agua pe­sa­da; si has­ta ese mo­men­to se ob­te­nían 500 ki­los de di­cho ma­te­rial al año, el ob­je­ti­vo era que en 1942 la can­ti­dad se ele­va­se a 5.000.

OPE­RA­CIÓN FRESHMAN. El ser­vi­cio secreto bri­tá­ni­co no era ajeno a los es­fuer­zos ale­ma­nes por avan­zar en el pro­yec­to ató­mi­co, en el que el agua pe­sa­da ju­ga­ba un pa­pel tan im­pres­cin­di­ble. Lon­dres con­ta­ba con to­da la in­for­ma­ción re­la­ti­va a la plan­ta, gra­cias a los da­tos que les pro­por­cio­na­ba por ra­dio un in­ge­nie­ro no­rue­go que tra­ba­ja­ba allí. Des­de el ve­rano de 1941, la des­truc­ción de Ve­mork se con­ver­ti­ría en un ob­je­ti­vo pri­mor­dial. Wins­ton Churchill op­tó por la so­lu­ción más rá­pi­da y efec­ti­va, or­de­nan­do que esas ins­ta­la­cio­nes fue­ran arra­sa­das por los bom­bar­de­ros de la RAF. No obs­tan­te, la re­sis­ten­cia no­rue­ga ad­vir­tió de los da­ños que po­día cau­sar el ataque a la po­bla­ción ve­ci­na de Riu­kan. El go­bierno no­rue­go exi­lia­do en Lon­dres con­si­guió que la op­ción del bom­bar­deo aca­ba­se sien­do sus­ti­tui­da por otra ac­ción li­mi­ta­da y lle­va­da a ca­bo por un gru­po de co­man­dos.

Pa­ra pre­pa­rar el te­rreno a los co­man­dos, el 19 de oc­tu­bre de 1942 se lan­zó en pa­ra­caí­das a cua­tro sol­da­dos no­rue­gos adies­tra­dos en te­rri­to­rio bri­tá­ni­co. Es­ta pri­me­ra fa­se del plan se de­no­mi­na­ría Ope­ra­ción Grou­se. Un error de cálcu­lo hi­zo que los hom­bres to­ca­ran tie­rra a mu­chos ki­ló­me­tros del ob­je­ti­vo; tar­da­ron dos días en re­unir to­dos los con­te­ne­do­res con ma­te­rial que ha­bían si­do arro­ja­dos y lue­go se pu­sie­ron en mar­cha ha­cia Riu­kan. De­bi­do a la nie­ve, y a que ha­bía que sor­tear gla­cia­res y la­gos, se de­mo­ra­ron tres se­ma­nas has­ta lle­gar al ob­je­ti­vo mar­ca­do.

El 17 de no­viem­bre, lle­ga­ron los 34 co­man­dos que de­bían des­truir la fá­bri­ca en la lla­ma­da Ope­ra­ción Freshman. Es­ta se­gun­da fa­se ado­le­ció tam­bién de gra­ves pro­ble­mas de or­ga­ni­za­ción, co­mo el no te­ner en cuen­ta la pre­vi­sión me­teo­ro­ló­gi­ca. El mal tiem­po hi­zo que los dos pla­nea­do­res en los que via­ja­ban se es­tre­lla­sen, el se­gun­do jun­to al avión que lo re­mol­ca­ba. Los su­per­vi­vien­tes, en­tre los que ha­bía va­rios he­ri­dos gra­ves, fue­ron cap­tu­ra­dos por los ale­ma­nes. Si­guien­do la or­den de Hitler de oc­tu­bre de 1942, por la que los co­man­dos cap­tu­ra­dos de­bían ser eje­cu­ta­dos de in­me­dia­to, la Ges­ta­po pro­ce­dió de ese mo­do. En to­tal, la fra­ca­sa­da ope­ra­ción cos­tó 41 vi­das bri­tá­ni­cas en­tre co­man­dos y tri­pu­lan­tes. Ade­más, gra­cias a un ma­pa re­cu­pe­ra­do de uno de los pla­nea­do­res, los ale­ma­nes des­cu­brie­ron las in­ten­cio­nes alia­das, por lo que in­cre­men­ta­ron las de­fen­sas en torno a la plan­ta hi­dro­eléc­tri­ca.

ASAL­TO NO­RUE­GO A LA FÁ­BRI­CA. En Lon­dres no se die­ron por ven­ci­dos y de­ci­die­ron or­ga­ni­zar otra mi­sión, pe­ro en es­te ca­so pro­ta­go­ni­za­da úni­ca­men­te por no­rue­gos, de­no­mi­na­da Ope­ra­ción Gun­ner­si­de. El 16 de fe­bre­ro de 1943, seis co­man­dos sal­ta­ron en pa­ra­caí­das. Una vez en tie­rra, se en­con­tra­ron con cua­tro

no­rue­gos que ha­bían lle­ga­do en oc­tu­bre del año an­te­rior.

El asal­to tu­vo lu­gar el 27 de fe­bre­ro. Esa no­che, des­pués de des­cen­der al cau­ce de un río y es­ca­lar si­gi­lo­sa­men­te una pa­red de ro­ca, los no­rue­gos lle­ga­ron a la puer­ta que ce­rra­ba el ac­ce­so a la fá­bri­ca, cor­ta­ron la ca­de­na con una ci­za­lla y la abrie­ron. Mien­tras un gru­po per­ma­ne­cía co­mo co­ber­tu­ra, los sa­bo­tea­do­res en­tra­ron en el só­tano prin­ci­pal por un pa­sa­je. Allí es­ta­ban las cá­ma­ras de elec­tró­li­sis de agua pe­sa­da. Co­lo­ca­ron car­gas ex­plo­si­vas con una me­cha su­fi­cien­te­men­te lar­ga co­mo pa­ra te­ner tiem­po de es­ca­par. Ape­nas los no­rue­gos sa­lie­ron de la plan­ta, las car­gas co­men­za­ron a de­to­nar, des­tru­yen­do por com­ple­to las cá­ma­ras. Cuan­do las alar­mas em­pe­za­ron a au­llar y los sol­da­dos ger­ma­nos a bus­car­los, los sa­bo­tea­do­res ya se en­con­tra­ban al otro la­do del río, des­li­zán­do­se so­bre es­quíes. La ope­ra­ción ha­bía si­do un éxi­to, pe­ro só­lo en apa­rien­cia. De in­me­dia­to, los ale­ma­nes ini­cia­ron los tra­ba­jos de re­cons­truc­ción de la fá­bri­ca. Tan só­lo seis me­ses des­pués del asal­to, los bri­tá­ni­cos pu­die­ron sa­ber por me­dio de su in­for­ma­dor que los da­ños ha­bían si­do ya re­pa­ra­dos y se vol­vía a tra­ba­jar con nor­ma­li­dad.

BOM­BAR­DEO Y SA­CRI­FI­CIO DE CI­VI­LES. Or­ga­ni­zar otra ac­ción de co­man­dos pro­vo­ca­ba el desáni­mo pro­pio de un tra­ba­jo de Sí­si­fo, por lo que los nor­te­ame­ri­ca­nos, siem­pre más ex­pe­di­ti­vos y no tan da­dos a las ope­ra­cio­nes es­pe­cia­les, im­pu­sie­ron la op­ción de un bom­bar­deo aé­reo de­vas­ta­dor que arra­sa­se la fá­bri­ca. En es­ta oca­sión, las pe­ti­cio­nes del go­bierno no­rue­go en el exi­lio de que no se pu­sie­sen en ries­go vi­das ci­vi­les no fue­ron te­ni­das en cuen­ta. El 16 de no­viem­bre de 1943, 143 For­ta­le­zas Vo­lan­tes B-17 de­ja­ron caer sus bom­bas so­bre la plan­ta. De las más de 700 arro­ja­das, ape­nas un cen­te­nar hi­cie- ron blan­co en la fá­bri­ca de agua pe­sa­da, pe­ro fue su­fi­cien­te pa­ra arra­sar la cen­tral pro­duc­to­ra de ener­gía. La ac­ción, no obs­tan­te, cos­tó la vi­da a vein­ti­dós ci­vi­les no­rue­gos que vi­vían en Riu­kan.

Los gra­ves da­ños cau­sa­dos a las ins­ta­la­cio­nes, y la pers­pec­ti­va de que pu­die­ran ser des­trui­das por otro bom­bar­deo ma­si­vo en cuan­to se re­cons­tru­ye­sen, hi­cie­ron que los ale­ma­nes de­ci­die­sen po­ner fin a la pro­duc­ción de agua pe­sa­da y tras­la­dar a Ale­ma­nia to­das las exis­ten­cias de es­te lí­qui­do. En enero de 1944 te­nían lis­tos pa­ra el transporte por fe­rro­ca­rril 39 ba­rri­les, que con­te­nían un to­tal de 14 to­ne­la­das de agua pe­sa­da. Churchill de­ci­dió des­truir tan va­lio­so car­ga­men­to me­dian­te una nue­va ope­ra­ción de sa­bo­ta­je. La opor­tu­ni­dad sur­gía al lle­gar al la­go Tinn, en don­de la vía fé­rrea se cor­ta­ba y era ne­ce­sa­rio em­bar­car los va­go­nes en un trans­bor­da­dor fe­rro­via­rio. El plan con­sis­tía en pro­vo­car me­dian­te una ex­plo­sión el hun­di­mien­to del ferry, con su pre­cio­sa car­ga a bor­do, en las aguas más pro­fun­das del la­go, don­de no pu­die­ra ser re­cu­pe­ra­do por los ale­ma­nes. Esa de­ci­sión iba a im­pli­car tam­bién la pér­di­da de vi­das ci­vi­les, ya que el trans­bor­da­dor ad­mi­tía pa­sa­je.

En la ma­dru­ga­da del do­min­go 20 de fe­bre­ro de 1944, los sa­bo­tea­do­res no­rue­gos co­lo­ca­ron el ar­te­fac­to ex­plo­si­vo en la bo­de­ga del trans­bor­da­dor y hu­ye­ron. Por la ma­ña­na se em­bar­ca­ron los va­go­nes y subie­ron 53 pa­sa­je­ros. A las 10: 30, la car­ga hi­zo ex­plo­sión. El trans­bor­da­dor se hun­dió a una pro­fun­di­dad de 430 me­tros; sus res­tos no se­rían lo­ca­li­za­dos has­ta cin­co dé­ca­das más tar­de. La ci­fra de muer­tos ci­vi­les fue de ca­tor­ce, en­tre tri­pu­lan­tes y pa­sa­je­ros; ese se­ría el pre­cio en vi­das inocen­tes que tu­vie­ron que pa­gar los no­rue­gos pa­ra que los alia­dos ga­na­sen la de­no­mi­na­da “ba­ta­lla del agua pe­sa­da”. La im­po­si­bi­li­dad de ob­te­ner ese ele­men­to, im­pres­cin­di­ble pa­ra el pro­yec­to ató­mi­co, im­pi­dió a Hitler dis­po­ner del ar­ma de­fi­ni­ti­va.

EN­TRE NIE­VE, GLA­CIA­RES Y LA­GOS. En la re­gión no­rue­ga de Te­le­mark, la fá­bri­ca de Ve­mork (en la ima­gen) su­mi­nis­tra­ba a Hitler los ma­te­ria­les que ne­ce­si­ta­ba pa­ra su pro­yec­to nu­clear. Por eso, Churchill de­ci­dió des­truir­la en 1941.

HÉ­ROES NO­RUE­GOS, HO­ME­NA­JE EN GRAN BRE­TA­ÑA. Los co­man­dos (arri­ba a la iz­quier­da, uno de ellos en la mi­ni­se­rie Ope­ra­ció­nTe­le­mark, 2015) que lle­va­ron a ca­bo la Ope­ra­ción Gun­ner­si­de, pla­ni­fi­ca­da por Churchill, es­tu­vie­ron for­ma­dos só­lo por no­rue­gos. Arri­ba, uno de es­tos hé­roes, Joa­chim Ron­ne­berg, du­ran­te un ho­me­na­je en su ho­nor ce­le­bra­do en Lon­dres en 2013.

BA­RRI­LES “ATÓMICOS”. Los da­ños cau­sa­dos a la plan­ta de Ve­mork lle­va­ron a los na­zis a in­ten­tar tras­la­dar a Ale­ma­nia to­das sus exis­ten­cias de agua pe­sa­da: 39 ba­rri­les co­mo el de la fo­to, que con­te­nían un to­tal de 14 to­ne­la­das de es­ta agua. En fe­bre­ro de 1944, los alia­dos hun­die­ron en el la­go Tinn el ferry en el que iban.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.