Em­bos­ca­da al atar­de­cer

A CO­MIEN­ZOS DE 1944, TU­VO LU­GAR EN CRE­TA UNA DE LAS OPE­RA­CIO­NES MÁS AU­DA­CES DEL ES­PIO­NA­JE ALIADO DU­RAN­TE LA II GUE­RRA MUN­DIAL. LA MI­SIÓN: SE­CUES­TRAR Y TRAS­LA­DAR A EGIP­TO AL GE­NE­RAL ALE­MÁN HEIN­RICH KREI­PE SIN DE­RRA­MAR UNA GO­TA DE SAN­GRE.

Muy Historia - - CURIOSIDADES - Por Ja­ni­re Rá­mi­la, pe­rio­dis­ta­yes­cri­to­ra

Pa­ra el sol­da­do ale­mán no hay im­po­si­bles!”, ex­cla­mó un Hitler exul­tan­te el 4 de ma­yo de 1941 an­te el Reichs­tag. Y no era pa­ra menos, por­que, am­pa­rán­do­se en la Blitz­krieg o gue­rra re­lám­pa­go, las tro­pas na­zis ha­bían ocu­pa­do las prin­ci­pa­les ca­pi­ta­les eu­ro­peas en un tiem­po ré­cord, a ex­cep­ción de Lon­dres, que ha­bía lo­gra­do re­sis­tir al in­ten­to de in­va­sión. Era un im­por­tan­te fra­ca­so pa­ra el na­zis­mo, que no evi­tó otras ful­gu­ran­tes vic­to­rias; en­tre ellas, la con­quis­ta de Yu­gos­la­via. “Ba­rre­ré a con­cien­cia los Bal­ca­nes”, ha­bía di­cho el Füh­rer. Y así fue, en efec­to.

El ataque a Yu­gos­la­via y Gre­cia co­men­zó el 6 de abril de 1941, y pa­ra el día 9 la es­vás­ti­ca ya on­dea­ba en la ciu­dad de Sa­ló­ni­ca. Cua­tro días más tar­de el ejér­ci­to yu­gos­la­vo ca­pi­tu­la­ba, el 23 ha­cía lo pro­pio el grie­go y el 26 los ale­ma­nes al­can­za­ban Co­rin­to. Gre­cia ha­bía caí­do y los sol­da­dos bri­tá­ni­cos só­lo pu­die­ron aban­do­nar el país, pro­pi­cian­do la to­ma de Cre­ta por los pa­ra­cai­dis­tas ale­ma­nes el 20 de ma­yo, den­tro de la Ope­ra­ción Mer­cu­rio.

CRE­TA, BAS­TIÓN CLA­VE. Fue­ron días de gloria, en los que Hitler in­clu­so so­ñó con ex­ten­der sus do­mi­nios al Pró­xi­mo Orien­te y ais­lar ener­gé­ti­ca­men­te a Inglaterra con la to­ma de los cam­pos pe­tro­lí­fe­ros. Pe­ro los alia­dos apren­die­ron rá­pi­da­men­te de sus de­rro­tas y pa­ra co­mien­zos de 1944 el sue­ño ya se ha­bía des­va­ne­ci­do.

En el Pa­cí­fi­co los nor­te­ame­ri­ca­nos ha­bían lo­gra­do des­em­bar­car en las is­las Mars­hall, arrin­co­nan­do así a los ja­po­ne­ses en Bir­ma­nia. En el Fren­te del Es­te, los so­vié­ti­cos re­cu­pe­ra­ban Ucra­nia, Bie­lo­rru­sia y Cri­mea y pe­ne­tra­ban ade­más en te­rri­to­rio po­la­co. Y en Ita­lia se dispu­taban san­grien­tas re­frie­gas, co­mo las de Mon­te­ca­sino y An­zio, que ter­mi­na­rían por ex­pul­sar a los ale­ma­nes de Ro­ma.

En es­ta te­si­tu­ra, Cre­ta se con­fi­gu­ra­ba co­mo un bas­tión cla­ve pa­ra con­ti­nuar con el avan­ce aliado des­de el sur, por lo que su li­be­ra­ción del yu­go na­zi se con­vir­tió en una prio­ri­dad pa­ra el go­bierno bri­tá­ni­co.

Den­tro de es­te ob­je­ti­vo, a co­mien­zos de ese año de 1944 co­men­zó a di­se­ñar­se un plan pa­ra se­cues­trar al ge­ne­ral Frie­drich Wil­helm Mü­ller, a la sa­zón go­ber­na­dor mi­li­tar de la is­la de Cre­ta, a la cual ha­bía so­me­ti­do con tre­men­da cru­de­za has­ta me­re­cer el ca­li­fi­ca­ti­vo de “Car­ni­ce­ro de Cre­ta”.

El di­se­ño del plan co­rrió a car­go del ma­yor Pa­trick Leigh Fer­mor y del ca­pi­tán Wi­lliam Stan­ley Moss, am­bos per­te­ne­cien­tes a la SOE (Di­rec­ción de Ope­ra­cio­nes Es­pe­cia­les, en sus si­glas in­gle­sas). Crea­da por Churchill el 22 de ju­lio de 1940, la SOE no era sino el or­ga­nis­mo en­car­ga­do de for­mar y di­ri­gir a los co­man­dos in­gle­ses, mi­li­ta­res de éli­te en­tre­na­dos pa­ra sabotear, es­piar y hos­ti­gar al enemi­go den­tro de sus lí­neas.

Su má­xi­mo re­pre­sen­tan­te era el co­ro­nel Ro­bert Lay­cock, en­ton­ces je­fe de los co­man­dos en el nor­te de Áfri­ca, Cre­ta, Si­ci­lia e Ita­lia. Fer­mor y Moss le pre­sen­ta­ron un plan apa­ren­te­men­te sen­ci­llo: se­cues­trar al ge­ne­ral na­zi y tras­la­dar­lo has­ta Egip­to. Pe­ro só­lo era apa­ren­te­men­te sen­ci­llo, por­que la mi­sión en­tra­ña­ba aden­trar­se en te­rreno hos­til con la me­ra ayu­da de los par­ti­sa­nos lo­ca­les y tras­la­dar al rehén has­ta la cos­ta a pie, atra­ve­san­do múl­ti­ples con­tro­les mi­li­ta­res. Y to­do, in­ten­tan­do no de­rra­mar ni una go­ta de san­gre.

CAM­BIO DE OB­JE­TI­VO. Con la apro­ba­ción del co­ro­nel Lay­cock, el 4 de fe­bre­ro de 1944 un avión par­tió del ae­ró­dro­mo de Bar­dia rum­bo a Cre­ta, al pun­to co­no­ci­da co­mo “la me­se­ta de los 2.000 mo­li­nos de vien­to”. En el in­te­rior del avión, los dos mi­li­ta­res bri­tá­ni­cos más otros tres co­man­dos grie­gos: Ma­no­lis Pa­te­ra­kis, Geor­gi Ty­ra­kis y Mic­key Akau­mia­nos.

Sin em­bar­go, los pro­ble­mas sur­gie­ron pron­to. De­bi­do a la in­ten­sa nie­bla en el lu­gar, só­lo el ma­yor Fer­mor lo­gró sal­tar en pa­ra­caí­das. El res­to del equi­po tu­vo que re­gre­sar a la ba­se, y se de­ci­dió rea­li­zar un se­gun­do in­ten­to el 4 de abril, pe­ro es­ta vez en bar­ca. Du­ran­te la es­pe­ra, el ma­yor Fer­mor ha­bía si­do aco­gi­do por un gru­po de par­ti­sa­nos y, cuan­do se reunió por fin con sus com­pa­ñe­ros de co­man­do, les trans­mi­tió una in­for­ma­ción vi­tal: el go­ber­na­dor mi­li­tar de la is­la ha­bía si­do sus­ti­tui­do por otro ge­ne­ral na­zi, con­cre­ta­men­te Hein­rich Krei­pe, un mi­li­tar de ca­rre­ra me­re­ce­dor de la Cruz de Hie­rro por el va­lor que ha­bía de­mos­tra­do en el fren­te de Le­nin­gra­do.

Tras de­ba­tir so­bre tal con­tra­tiem­po, de­ci­die­ron con­ti­nuar con la mi­sión. El ob­je­ti­vo aho­ra era el ge­ne­ral Krei­pe. No ha­bía vuel­ta atrás.

CO­MIEN­ZA LA PER­SE­CU­CIÓN. En los si­guien­tes días, el gru­po se di­sol­vió. Gra­cias a la do­cu­men­ta­ción fal­sa y a que to­dos ha­bla­ban per­fec­ta­men­te ale­mán, lo­gra­ron mez­clar­se en­tre la po­bla­ción lo­cal e in­clu­so ha­bla­ron con va­rios sol­da­dos na­zis. De es­te mo­do, ave­ri­gua­ron dón­de vi­vía el ob­je­ti­vo, lu­gar que vi­gi­la­ron con­ti­nua­men­te ano­tan­do los ho­ra­rios y ru­ti­nas de sus mo­ra­do­res y guar­dias.

Cuan­do dis­pu­sie­ron de la su­fi­cien­te in­for­ma­ción, bus­ca­ron el me­jor lu­gar pa­ra rea­li­zar el se­cues­tro. És­te ten­dría lu­gar en una cur­va de la ca­rre­te­ra que unía las lo­ca­li­da­des de Ar­cha­nes y Cno­sos. Su tra­za­do per­mi­tía ocul­tar un ca­ble en las zan­jas la­te­ra­les, que ac­ti­va­ría a su vez una luz cuan­do apa­re­cie­se el vehícu­lo.

El 26 de abril, a las 21: 30 ho­ras, el co­che del ge­ne­ral re­gre­sa­ba a su re­si­den­cia cuan­do, en el pun­to pre­vis­to, los dos co­man­dos in­gle­ses, ves­ti­dos co­mo mi­li­ta­res ale­ma­nes –cor­te de pe­lo in­clui­do–, sa­lie­ron al pa­so del vehícu­lo con una lin­ter­na ro­ja. Tras unos bre­ves sa­lu­dos, el ma­yor Fer­mor se di­ri­gió al ofi­cial na­zi en es­tos tér­mi­nos: “Mi ge­ne­ral, es us­ted pri­sio-

UNA TEO­RÍA SOS­TIE­NE QUE NO LES PA­RA­RON EN LOS CON­TRO­LES DE LA IS­LA DE­BI­DO AL MIE­DO QUE KREI­PE INFUNDÍA EN­TRE SUS SOL­DA­DOS

ne­ro de los in­gle­ses”. In­me­dia­ta­men­te de­ja­ron atur­di­do al chó­fer, ocu­pan­do su lu­gar Fer­mor y Moss. El ge­ne­ral Krei­pe se si­tuó en la par­te tra­se­ra, en me­dio de dos de los co­man­dos grie­gos.

Co­men­zó en­ton­ces una hui­da por ca­rre­te­ra que les lle­vó a pa­sar por has­ta 22 pues­tos de con­trol, siem­pre con éxi­to. Ge­ne­ral wa­gen! (“¡ Co­che del ge­ne­ral!”), gri­ta­ba el ma­yor Fer­mor ca­da vez que se acer­ca­ban a uno de los con­tro­les, pa­ra no te­ner así que de­te­ner­se.

Una teo­ría sos­tie­ne que el he­cho de que no les pa­ra­ran se de­bió al mie­do que Krei­pe infundía en­tre sus sol­da­dos, has­ta el pun­to de que –se ar­gu­men­ta–, cuan­do la no­ti­cia de su se­cues­tro lle­gó al cuar­tel ge­ne­ral en Cre­ta, un ofi­cial gri­tó: “Bueno, se­ño­res, creo que es­to se me­re­ce una ron­da de cham­pán”.

Sea co­mo fue­re, en un pun­to con­cre­to del re­co­rri­do el gru­po se se­pa­ró. Mien­tras unos lle­va­ron a pie al ge­ne­ral ha­cia las mon­ta­ñas, el ma­yor Fer­mor con­du­jo el vehícu­lo has­ta la cos­ta, don­de lo aban­do­nó de­jan­do en su in­te­rior un go­rro, una no­ve­la de Agat­ha Ch­ris­tie, va­rias co­li­llas y una no­ta en la que ex­pli­ca­ba có­mo el se­cues­tro lo ha­bían rea­li­za­do co­man­dos in­gle­ses sin ayu­da de los lo­ca­les. To­do pa­ra ha­cer cre­cer a los na­zis que los se­cues­tra­do­res ha­bían hui­do en bar­co o en sub­ma­rino y evi­tar, ade­más, po­si­bles re­pre­sa­lias con­tra la po­bla­ción.

Pe­ro el se­ñue­lo no sur­tió efec­to y, a la ma­ña­na si­guien­te, 30.000 sol­da­dos pei­na­ron la is­la, dis­tri­bu­yen­do, ade­más, cien­tos de oc­ta­vi­llas en­tre la gen­te: “A los ha­bi­tan­tes de Cre­ta. En la no­che pa­sa­da, el ge­ne­ral Krei­pe ha si­do rap­ta­do por unos ban­di­dos. Es muy po­si­ble que lo ten­gan es­con­di­do en las mon­ta­ñas. La po­bla­ción de­be sa­ber dón­de se en­cuen­tra. Si en el pla­zo de tres días no se le po­ne en li­ber­tad, to­dos los pue­blos re­bel­des de la zo­na se­rán des­trui­dos”.

Pa­ra sor­tear los con­tro­les, los co­man­dos evi­ta­ban los sen­de­ros y só­lo ca­mi­na­ban por ru­tas de mon­ta­ña. En una ca­ba­ña lo­gra­ron re­po­ner fuer­zas, pe­ro sin po­der re­la­jar­se en ex­ce­so. Así, la mar­cha con­ti­nuó, pe­ro aho­ra por las nie­ves per­pe­tuas del mon­te Ida.

Los hom­bres es­ta­ban com­ple­ta­men­te ex­haus­tos. La for­tu­na hi­zo que un men­sa­je­ro lo­gra­se con­tac­tar con ellos e in­for­mar­les de que un gru­po de par­ti­sa­nos los guia­ría has­ta la cos­ta, don­de una em­bar­ca­ción los es­pe­ra­ba pa­ra sa­car­los de la is­la.

No ha­bía tiem­po que per­der. Las tro­pas na­zis ha­bían es­tre­cha­do el cerco y lo­gra­ron to­mar la pla­ya don­de es­ta­ba pre­vis­to el en­cuen­tro. Ur­gía un cam­bio de plan.

El ma­yor Fer­mor de­ci­dió ir en bus­ca de una es­ta­ción de ra­dio des­de la que con­tac­tar con sus su­pe­rio­res y fi­jar un nue­vo pun­to de en­tre­ga. El res­to del gru­po se re­fu­gió en una ca­ba­ña de pas­to­res. El ge­ne­ral Krei­pe es­ta­ba tam­bién ago­ta­do; por eso, cuan­do Fer­mor re­gre­só, lo subió a una mu­la pa­ra que el ca­mino se le hi­cie­se más lle­va­de­ro.

El nue­vo pun­to de en­cuen­tro era Ro­da­kino, una zo­na del li­to­ral menos cus­to­dia­da por ser te­rreno es­car­pa­do. Du­ran­te el tra­yec­to, la mu­la que trans­por­ta­ba al ge­ne­ral tro­pe­zó y és­te ca­yó, frac­tu­rán­do­se el hom­bro de­re­cho.

An­te la cer­ca­nía de las tro­pas na­zis, el gru­po vol­vió a di­vi­dir­se pa­ra no ser tan vi­si­ble, pe­ro con el acuer­do de re­unir­se al pie de los acan­ti­la­dos al atar­de­cer. No hu­bo ba­jas y a las 22: 00 ho­ras to­dos es­cu­cha­ron el mo­tor de la em­bar­ca­ción que lle­ga­ba pa­ra so­co­rrer­les y lle­var­los a puer­to se­gu­ro. Días más tar­de, el ge­ne­ral Krei­pe fue trans­por­ta­do en avión a El Cai­ro y, de allí, a Lon­dres pa­ra ser in­te­rro­ga­do. Con­tra to­do pro­nós­ti­co, la mi­sión ha­bía si­do un éxi­to.

LOS CE­RE­BROS DEL PLAN. La es­tra­te­gia de la ope­ra­ción fue di­se­ña­da por los ofi­cia­les bri­tá­ni­cos Moss y Leigh Fer­mor, con ayu­da del grie­go Ma­no­lis Pa­te­ra­kis.

Tras su­pe­rar 22 con­tro­les de po­li­cía al cru­zar la is­la, el equi­po de la ope­ra­ción lo­gró lle­gar al pun­to de en­cuen­tro con Krei­pe (en el cen­tro de la fo­to). MI­SIÓN CUM­PLI­DA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.