Torpe­dos hu­ma­nos en Ale­jan­dría

LOS SOL­DA­DOS DE MU S SOL IN IN O DES­TA­CA­RON POR SU VA­LEN­TÍA EN LA GUE­RRA, PE­RO UN GRU­PO DE SEIS SUBMARINISTAS PRO­TA­GO­NI­ZÓ UNA GES­TA QUE SE GA­NA­RÍA LA AD­MI­RA­CIÓN DE CHURCHILL.

Muy Historia - - CURIOSIDADES - Por Je­sús Her­nán­dez, his­to­ria­dor y pe­rio­dis­ta

Alo lar­go de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, las tro­pas ita­lia­nas no de­mos­tra­ron ser es­pe­cial­men­te va­le­ro­sas. In­mer­sos en una con­tien­da con la que no se sen­tían iden­ti­fi­ca­dos, y di­ri­gi­dos por man­dos in­efi­ca­ces, los sol­da­dos trans­al­pi­nos eran víc­ti­mas fá­ci­les de la des­mo­ra­li­za­ción, por lo que fue­ron ha­bi­tua­les las ren­di­cio­nes ma­si­vas en cuan­to ve­nían mal da­das.

Sin em­bar­go, hu­bo me­dia do­ce­na de hom­bres que de­mos­tra­ron que los ita­lia­nos eran ca­pa­ces de lle­var a ca­bo mi­sio­nes pa­ra las que era ne­ce­sa­rio po­seer un gran va­lor. Esa ac­ción con­cre­ta tu­vo co­mo dia­na la flo­ta bri­tá­ni­ca en el Me­di­te­rrá­neo, que en 1941 se de­di­ca­ba a ata­car a los con­vo­yes ita­lo­ger­ma­nos que abas­te­cían al Afri­ka Korps del ge­ne­ral Er­win Rom­mel. El ob­je­ti­vo de la mi­sión era pe­ne­trar en el puer­to egip­cio de Ale­jan­dría, en el que los bri­tá­ni­cos te­nían an­cla­das las uni­da­des más va­lio­sas de la Ro­yal Navy, co­mo, por ejem­plo, los aco­ra­za­dos Queen

Eli­za­beth y Va­liant. Pa­ra ello de­bían uti­li­zar unos torpe­dos au­to­pro­pul­sa­dos con ca­pa­ci­dad pa­ra dos hom­bres. Una vez den­tro de las aguas del puer­to, ten­drían que ad­he­rir unas car­gas ex­plo­si­vas a los cas­cos de los bu­ques de gue­rra y tra­tar de es­ca­par a to­da ve­lo­ci­dad.

Ese re­du­ci­do gru­po de com­ba­te, ra­di­ca­do en la ba­se na­val de La Spe­zia, es­tu­vo li­de­ra­do por el te­nien­te de na­vío Lui­gi Du­rand de la Pen­ne. Sus in­te­gran­tes eran cons­cien­tes de la enor­me di­fi­cul­tad de la em­pre­sa, que la con­ver­tía en una mi­sión ca­si sui­ci­da. Las me­di­das de se­gu­ri­dad de la ba­se na­val pa­ra evi­tar in­cur­sio­nes enemi­gas ha­cían que és­ta fue­ra prác­ti­ca­men­te inex­pug­na­ble. Pa­ra pro­te­ger­la se ha­bía mi­na­do una am­plia zo­na al­re­de­dor de la bo­ca­na del puer­to y se ha­bían ins­ta­la­do ca­bles con sis­te­mas au­to­má­ti­cos de alar­ma. El

pa­si­llo de ac­ce­so al puer­to era ape­nas de dos­cien­tos me­tros de an­cho y es­ta­ba blo­quea­do por tres tu­pi­das re­des de ca­ble me­tá­li­co. Lan­chas rá­pi­das pa­tru­lla­ban día y no­che jun­to a la en­tra­da, y a in­ter­va­los re­gu­la­res lan­za­ban car­gas de pro­fun­di­dad. Ade­más, ha­bía to­rres de ob­ser­va­ción y re­flec­to­res que ras­trea­ban la su­per­fi­cie del agua to­da la no­che. Aun en el ca­so de que los in­cur­so­res lo­gra­sen en­trar y mi­nar los bar­cos, las po­si­bi­li­da­des de huir sa­nos y sal­vos eran re­mo­tas. Pe­ro na­da de eso arre­dra­ba al te­nien­te De la Pen­ne y sus hom­bres, de­ci­di­dos a cum­plir con su arries­ga­da mi­sión.

Un sub­ma­rino de­bía lle­var­los des­de Ita­lia has­ta las pro­xi­mi­da­des del puer­to de Ale­jan­dría. Allí em­bar­ca­rían por pa­re­jas en los tres torpe­dos y em­pren­de­rían rum­bo ha­cia el ob­je­ti­vo, na­ve­gan­do me­dio su­mer­gi­dos. En ca­so de pe­li­gro, po­dían aca­bar de su­mer­gir­se en po­cos se­gun­dos. Una vez lle­ga­dos a la en­tra­da del puer­to, de­bían su­pe­rar los obs­tácu­los has­ta lle­gar a los bar­cos. La ca­be­za ex­plo­si­va se de­ja­ba jun­to al bu­que a hun­dir y se ac­ti­va­ba una es­po­le­ta de tiem­po. Los submarinistas ten­drían en­ton­ces que tra­tar de po­ner­se a sal­vo lle­gan­do a tie­rra en el torpe­do, pa­ra que más tar­de pu­die­ran ser res­ca­ta­dos en la cos­ta por un sub­ma­rino que los es­ta­ría es­pe­ran­do.

La mi­sión fue pla­ni­fi­ca­da al de­ta­lle. Se cons­tru­yó una ma­que­ta del puer­to con los da­tos su­mi­nis­tra­dos por las car­tas ma­ri­nas y las fo­to­gra­fías ob­te­ni­das por los avio­nes de ob­ser­va­ción, in­clu­yen­do los dis­po­si­ti­vos de se­gu­ri­dad y los obs­tácu­los sub­ma­ri­nos. Tam­bién se ana­li­za­ron las ca­rac­te­rís­ti­cas de los bar­cos a hun­dir, y se con­tó con in­for­mes me­teo­ro­ló­gi­cos e hi­dro­grá­fi­cos de la zo­na. Por una vez, la pro­ver­bial im­pro­vi­sa­ción la­ti­na se­ría aban­do­na­da en fa­vor de una pla­ni­fi­ca­ción ex­haus­ti­va, más pro­pia de sus alia­dos ger­ma­nos.

El sub­ma­rino Sci­re, con el gru­po de com­ba­te y los tres torpe­dos, zar­pó el 14 de di­ciem­bre de 1941 y lle­gó a las pro­xi­mi­da­des del puer­to de Ale­jan­dría cua­tro días des­pués. A las 20:00 ho­ras del 18 de di­ciem­bre, con el mar en cal­ma, los hom­bres subie­ron a los torpe­dos y se di­ri­gie­ron a la ba­se. Com­pro­ba­ron que una tri­ple red de ace­ro pro­te­gía el ac­ce­so y que no era po­si­ble fran­quear­la por arri­ba ni por aba­jo. Pe­ro en­trar aca­ba­ría re­sul­tan­do ines­pe­ra­da­men­te sen­ci­llo: a me­dia­no­che vie­ron có­mo las re­des se abrían pa­ra de­jar en­trar en el puer­to a un mer­can­te y tres des­truc­to­res; los ita­lia­nos se li­mi­ta­ron a co­lo­car­se a re­bu­fo de las na­ves, lo­gran­do así pe­ne­trar en la ba­se na­val sin ser des­cu­bier­tos.

Una vez den­tro, los torpe­dos se se­pa­ra­ron y ca­da uno fue a bus­car su ob­je­ti­vo. El te­nien­te De la Pen­ne se di­ri­gió ha­cia el Va­liant, otro fue a por el Queen

Eli­za­beth y el ter­ce­ro a por un pe­tro­le­ro, el Sa­go­na. El torpe­do de De la Pen­ne se que­dó en­re­da­do en un ca­ble jun­to al Va­liant, por lo que, des­pués de ac­ti­var la es­po­le­ta, am­bos emer­gie­ron a la su­per­fi­cie y fue­ron in­me­dia­ta­men­te des­cu­bier­tos y cap­tu­ra­dos. A con­ti­nua­ción, los subie­ron al bar­co pa­ra in­te­rro­gar­los, pe­ro no abrie­ron la bo­ca pe­se a que el torpe­do iba a ha­cer ex­plo­sión en ape­nas unas ho­ras.

La pa­re­ja que de­bía hun­dir el Quee­nE­li­za­beth tu­vo más suer­te. De­ja­ron la ca­be­za ex­plo­si­va jun­to al cas­co y pro­si­guie­ron en el torpe­do has­ta un mue­lle co­mer­cial. Allí lo hun­die­ron, sa­lie­ron a tie­rra y aban­do­na­ron el re­cin­to por­tua­rio sin nin­gún con­tra­tiem­po. Los miem­bros del ter­cer gru­po co­lo­ca­ron su car­ga en el pe­tro­le­ro y se tras­la­da­ron tam­bién a tie­rra, pe­ro en es­te ca­so, al dis­po­ner­se a sa­lir del puer­to, fue­ron apre­sa­dos por los cen­ti­ne­las.

A pe­sar de que De la Pen­ne y su com­pa­ñe­ro se en­con­tra­ban con­fi­na­dos en el Va­liant, no re­ve­la­ron el pun­to en el que se en­con­tra­ba el torpe­do, aun­que el te­nien­te aler­ta­ría de la ex­plo­sión diez mi­nu­tos an­tes pa­ra que se pu­die­se sal­var la tri­pu­la­ción. A las 6: 05 ho­ras el bu­que es­ta­lló, que­dan­do es­co­ra­do a ba­bor.

CON CUA­TRO ME­SES DE RE­TRA­SO, CHURCHILL IN­FOR­MÓ AL PAR­LA­MEN­TO BRI­TÁ­NI­CO, EN SE­SIÓN PRI­VA­DA, DE LO OCU­RRI­DO A LOS DOS ACO­RA­ZA­DOS

Ins­tan­tes des­pués, es­ta­lló tam­bién la car­ga ex­plo­si­va ado­sa­da al Quee­nE­li­za­beth, que se hun­dió de proa. Una ter­ce­ra ex­plo­sión sa­cu­dió al pe­tro­le­ro Sa­go­na, que aca­ba­ría po­sán­do­se so­bre el fon­do del puer­to. Asi­mis­mo, el des­truc­tor Jer­vis, que se en­con­tra­ba jun­to a di­cho pe­tro­le­ro re­pos­tan­do com­bus­ti­ble, su­frió tam­bién da­ños de con­si­de­ra­ción.

EL ERROR DE MUS­SO­LI­NI. Con­tra to­do pro­nós­ti­co, la mi­sión ha­bía re­sul­ta­do un éxi­to to­tal. Las fo­to­gra­fías to­ma­das al día si­guien­te por avio­nes de re­co­no­ci­mien­to ita­lia­nos re­ve­la­ron que los dos aco­ra­za­dos se ha­lla­ban se­ria­men­te ave­ria­dos. Sin la com­pe­ten­cia de esos dos bu­ques, los po­ten­tes cru­ce­ros ita­lia­nos hu­bie­ran po­di­do im­po­ner su ley en el Me­di­te­rrá­neo orien­tal pro­te­gien­do a los bar­cos que abas­te­cían a las tro­pas que com­ba­tían en el nor­te de Áfri­ca. Pe­ro, sor­pren­den­te­men­te, Mus­so­li­ni afir­mó que los bu­ques no ha­bían su­fri­do da­ños im­por­tan­tes, ig­no­ran­do la opi­nión de los es­pe­cia­lis­tas. Y co­mo el Du­ce siem­pre te­nía ra­zón, la flo­ta ita­lia­na per­ma­ne­ció an­cla­da.

El Quee­nE­li­za­beth, in­ca­pa­ci­ta­do pa­ra ha­cer­se a la mar, se li­mi­ta­ría a cum­plir fun­cio­nes de ín­do­le re­pre­sen­ta­ti­va en la ba­se de Ale­jan­dría du­ran­te su for­zo­so pe­río­do de inac­ti­vi­dad, mien­tras que el Va

liant, aún más da­ña­do, tu­vo que per­ma­ne­cer va­rios me­ses en re­pa­ra­ción. Y los ita­lia­nos no pu­die­ron apro­ve­char es­tas no­ta­bles au­sen­cias por cul­pa de la ab­sur­da in­tro­mi­sión de Mus­so­li­ni.

Con cua­tro me­ses de re­tra­so, en mar­zo de 1942, Churchill in­for­mó al Par­la­men­to bri­tá­ni­co, en se­sión pri­va­da, de lo ocu­rri­do a los dos aco­ra­za­dos. Pa­ra re­fe­rir­se al ataque pro­ta­go­ni­za­do por aque­llos va­lien­tes ita­lia­nos, Churchill lo ca­li­fi­ca­ría de “ejem- plo na­da co­mún de va­lor y ha­bi­li­dad”. En cuan­to a la suer­te que co­rrie­ron los miem­bros del gru­po de com­ba­te, De la Pen­ne y su com­pa­ñe­ro so­bre­vi­vie­ron a la ex­plo­sión del Va­liant y los dos submarinistas que ha­bían lo­gra­do sa­lir del puer­to se­rían de­te­ni­dos pos­te­rior­men­te por la po­li­cía egip­cia, tras des­per­tar sos­pe­chas por tra­tar de pa­gar con bi­lle­tes in­gle­ses que no eran vá­li­dos en Egip­to.

Cu­rio­sa­men­te, una vez con­clui­do el ar­mis­ti­cio con Ita­lia en 1943, los alia­dos con­ven­cie­ron a De la Pen­ne pa­ra que pu­sie­ra su va­lor y ex­pe­rien­cia al ser­vi­cio de la cau­sa alia­da. El te­nien­te acep­tó, in­cor­po­rán­do­se a un gru­po de com­ba­te ita­liano que con­se­gui­ría im­pe­dir que los ale­ma­nes, en su re­ti­ra­da, des­tru­ye­sen la ba­se na­val de La Spe­zia.

En 1945, Lui­gi Du­rand de la Pen­ne fue dis­tin­gui­do con la Me­da­lla de Oro, su­pre­ma con­de­co­ra­ción de la Ma­ri­na de gue­rra ita­lia­na. A la ce­re­mo­nia asis­tió el que ha­bía si­do co­man­dan­te del

Va­liant, el vi­ceal­mi­ran­te Char­les Mor­gan, que tu­vo el ho­nor de pren­der la con­de­co­ra­ción en el pe­cho de De la Pen­ne, re­co­no­cien­do así ofi­cial­men­te el ex­tra­or­di­na­rio va­lor de­mos­tra­do por él y sus com­pa­ñe­ros en aque­lla arries­ga­da mi­sión.

Lui­gi Du­rand de la Pen­ne ( dcha.), fa­mo­so bu­zo que sir­vió en la Re­gia Ma­ri­na du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, reali­zó jun­to a sus com­pa­ñe­ros una de las mi­sio­nes mi­li­ta­res más arries­ga­das de la His­to­ria, la de los torpe­dos hu­ma­nos. UNA AC­CIÓN EXI­TO­SA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.