SU­PER­VI­VIEN­TE

Muy Historia - - CURIOSIDADES -

El mi­li­ta­ris­mo apro­ve­chó la tra­di­ción ja­po­ne­sa, que veía en la fi­gu­ra del Em­pe­ra­dor a un Dios, pa­ra re­for­zar­la en be­ne­fi­cio del Es­ta­do, ba­jo el con­trol de los al­tos man­dos del Ejér­ci­to. Así, se or­ga­ni­zó y sis­te­ma­ti­zó la edu­ca­ción pa­ra ha­cer de los jó­ve­nes los sa­mu­ráis del siglo XX, ca­pa­ces de dar la vi­da por la pa­tria y el Em­pe­ra­dor. Pa­ra fi­na­les de 1944, el Juss­hi

Reis­ho– Sa­cri­fi­cio de la vi­da– era, pa­ra los ni­ños y jó­ve­nes ja­po­ne­ses, el fin su­pre­mo de la exis­ten­cia.

To­dos fue­ron vo­lun­ta­rios. La ma­yo­ría de ellos ha­bía na­ci­do a fi­na­les del pe­río­do Tais­ho (19121926) o en los dos o tres pri­me­ros años del pe­río­do Sho­wa –ins­tau­ra­do con la en­tro­ni­za­ción del em­pe­ra­dor Hi­rohi­to–. Uno de esos jó­ve­nes en­tre­ga­dos a la cau­sa fue Hi­sas­hi Te­zu­ka (en la fo­to, du­ran­te una en­tre­vis­ta en 2015, sos­tie­ne en la mano una ima­gen su­ya de 1945). Re­clu­ta­do du­ran­te su eta­pa uni­ver­si­ta­ria, cuan­do se le pu­so de­lan­te el for­mu­la­rio de ins­crip­ción mi­li­tar in­di­có: “Me uni­ré”. Fue ad­mi­ti­do y en­tre­na­do pa­ra dar la vi­da por el Em­pe­ra­dor, que el 15 de agos­to de 1945 se la sal­va­ría con un dis­cur­so por ra­dio en el que da­ba por finalizada la gue­rra.

Se­gún el pro­pio Te­zu­ka, el he­cho de que si­ga vi­vo se de­be a la ve­lo­ci­dad a la que iba el tren que lo de­bía lle­var a su úl­ti­ma mi­sión co­mo ka­mi­ka­ze: si hu­bie­ra rea­li­za­do el tra­yec­to en avión, ha­bría lle­ga­do an­tes de que ter­mi­na­ra la con­tien­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.