Quien se atre­ve ga­na

Muy Historia - - CURIOSIDADES - Por José Ángel Mar­tos, pe­rio­dis­ta­yes­cri­tor

HOY ELSPECIA LA IR SER­VI­CE ES RE­CO­NO­CI­DO CO­MO LA ÉLI­TE DEL EJÉR­CI­TO BRI­TÁ­NI­CO, PE­RO SUS INI­CIOS FUE­RON MO­DES­TOS: SÓ­LO SE­SEN­TA HOM­BRES, CO­MAN DA­DOS POR UN IN­TRÉ­PI­DO VI­SIO­NA­RIO QUE FUE LA PE­SA­DI­LLA DE LOS NA­ZIS EN ÁFRI­CA.

El le­ma “Who da­res wins” ( Quien se atre­ve ga­na) es una de las fra­ses pre­fe­ri­das hoy en ca­mi­se­tas ins

pi­ra­cio­na­les, e in­clu­so hay quien se la ta­túa en el bra­zo o el pe­cho. Pe­ro es po­si­ble que no se­pa quién la acu­ñó ni por qué.

Su au­tor fue un in­tré­pi­do mi­li­tar bri­tá­ni­co que, has­tia­do de su con­va­le­cen­cia en El Cai­ro a con­se­cuen­cia de una he­ri­da al ti­rar­se en pa­ra­caí­das, concibió un arries­ga­do plan con el que mi­nar el só­li­do fun­cio­na­mien­to de las fuer­zas ale­ma­nas del Ter­cer Reich en Áfri­ca. Su nom­bre era David Stir­ling y el cuer­po de mi­li­ta­res que iba a crear, el SAS, se con­ver­ti­ría más tar­de en to­do un mi­to.

Hoy, el Spe­cial Air Ser­vi­ce ( Ser­vi­cio Aé­reo Es­pe­cial) es re­co­no­ci­do co­mo el pio­ne­ro de los cuer­pos de ope­ra­cio­nes es­pe­cia­les, que se­ría co­pia­do por mul­ti­tud de ejér­ci­tos. Pe­ro en 1941 ape­nas era un pro­yec­to per­so­nal de Stir­ling, por el que la bu­ro­cra­cia del ejér­ci­to no mos­tra­ba, en reali­dad, de­ma­sia­do en­tu­sias­mo.

UN MI­LI­TAR ES­CO­CÉS DE ES

PÍRITU AVEN­TU­RE­RO. David Stir­ling era el úl­ti­mo de una lar­ga sa­ga fa­mi­liar de ofi­cia­les es­co­ce­ses al ser­vi­cio de Su Ma­jes­tad y ha­bía mos­tra­do un tem­prano in­te­rés por las gran­des aven­tu­ras: es­ta­ba pre­pa­rán­do­se pa­ra su­bir al Eve­rest cuan­do la gue­rra es­ta­lló, y en­ton­ces se de­ci­dió a cam­biar el Hi­ma­la­ya por el re­gi­mien­to de los Guar­dias Es­co­ce­ses, en el que se alis­tó. No ne­ce­si­ta­ría mu­cho tiem­po pa­ra en­con­trar una mi­sión ex­ci­tan­te: se pre­sen­tó vo­lun­ta­rio pa­ra una uni­dad lla­ma­da Co­man­do 8, que jun­to con otras del mis­mo te­nor aca­ba­ría for­man­do la Lay­for­ce (Fuer­za de Tra­ba­jo), un pri­mer pro­yec­to de uni­dad es­pe­cial que te­nía la mi­sión de desestabilizar a las fuer­zas del Eje in­te­rrum­pien­do la co­mu­ni­ca­ción en­tre sus ba­ses y el fren­te, así co­mo la de rea­li­zar in­ter­ven­cio­nes de asal­to rá­pi­do, to­do ello en el tea­tro de ope­ra­cio­nes del Me­di­te­rrá­neo. Se lle­gó a plan­tear que es­ta uni­dad se en­car­ga­ra de la in­va­sión de la is­la grie­ga de Ro­das, que des­de el fi­nal de la I Gue­rra Mun­dial ha­bía que­da­do ba­jo so­be­ra­nía ita­lia­na. Sin em­bar­go, la idea no se lle­gó a ma­te­ria­li­zar y po­co a po­co la uni­dad fue des­mon­ta­da, y sus efec­ti­vos se

CUER­PO PIO­NE­RO. El Ser­vi­cio Aé­reo Es­pe­cial (SAS, en sus si­glas in­gle­sas) fue co­pia­do por mul­ti­tud de ejér­ci­tos de los siglos XX y XXI. Es­ta ima­gen de uno de sus co­man­dos co­rres­pon­de a una mi­sión en el nor­te de Tú­nez (enero de 1943).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.