Ma­nual del piloto sui­ci­da

Muy Historia - - ENTREVISTA -

Las uni­da­des de Ataque Es­pe­cial no eran uni­da­des con­ven­cio­na­les y re­que­rían una men­ta­li­za­ción y un adies­tra­mien­to muy di­fe­ren­tes a los de los pi­lo­tos nor­ma­les. Con el fin de brin­dar las pau­tas ade­cua­das a los po­ten­cia­les sui­ci­das, la Uni­dad Aé­rea Shi­mos­hi­zu re­co­pi­ló a prin­ci­pios de 1945 un ma­nual ilus­tra­do de ochen­ta y ocho pá­gi­nas en el que se in­cluían ins­truc­cio­nes y con­se­jos de di­ver­sa ín­do­le pa­ra los ka­mi­ka­zes. El do­cu­men­to abor­da di­fe­ren­tes cues­tio­nes, al­gu­nas más úti­les que otras, pro­por­cio­nan­do al piloto he­rra­mien­tas – téc­ni­cas y psi­co­ló­gi­cas– pa­ra en­fren­tar­se al du­ro tran­ce. Re­co­mien­da, por ejem­plo, no ce­rrar los ojos ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia en el mo­men­to de la co­li­sión, pa­ra no per­der el ob­je­ti­vo. Tam­bién des­cri­be – no se sa­be muy bien con qué ba­se– lo que le ocu­rre al piloto cuan­do es­tá a só­lo dos o tres me­tros del blan­co. Se­gún el ma­nual, an­tes del im­pac­to, el ka­mi­ka­ze sien­te que es­tá flo­tan­do en el ai­re, y en el úl­ti­mo mo­men­to ve la ca­ra de su ma­dre, ple­na­men­te se­re­na, sin lá­gri­mas ni ri­sas. Hay, na­tu­ral­men­te, re­fe­ren­cias a la dei­fi­ca­ción pos­te­rior a la in­mo­la­ción. El do­cu­men­to ins­ta a los ka­mi­ka­zes a gri­tar con to­da la fuer­za de sus pul­mo­nes “¡ No fa­lla­ré!” mien­tras caen en pi­ca­do ha­cia el ob­je­ti­vo. En ese mo­men­to, pro­si­gue el ma­nual, to­das las flo­res de ce­re­zo del San­tua­rio Ya­su­ku­ni bri­lla­rán pa­ra el he­roi­co sui­ci­da. Tam­bién hay otros con­se­jos de ín­do­le más prác­ti­ca: se re­co­mien­da a los pi­lo­tos que es­tén es­pe­cial­men­te ner­vio­sos al acer­car­se al ob­je­ti­vo que ori­nen pa­ra li­be­rar la ten­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.