Es­ta­lla la gue­rra en Eu­ro­pa

TRAS EL PRE­LU­DIO DEL AÑO 38, EN QUE HITLER SE HI­ZO CON LA VE­CI­NA AUS­TRIA Y CON LA PRO­VIN­CIA CHE­CA DE LOS SUDETES, YA NA­DA DE­TU­VO A ALE­MA­NIA. PE­RO LA IN­VA­SIÓN DE PO­LO­NIA COL­MÓ EL VA­SO DE LA PA­CIEN­CIA DE FRAN­CIA E INGLATERRA.

Muy Historia - - CURIOSIDADES -

La lle­ga­da de Adolf Hitler a la Can­ci­lle­ría el 30 de enero de 1933 mar­có el fi­nal de la Re­pú­bli­ca de Wei­mar y el na­ci­mien­to de un ré­gi­men dic­ta­to­rial que con­du­ci­ría a una gue­rra mun­dial que se co­bró la vi­da de 60 a 70 mi­llo­nes de per­so­nas. En 1938, cuan­do lle­va­ba un lus­tro en el po­der, Hitler en­tró vic­to­rio­so en Vie­na y de­cre­tó la ane­xión de Aus­tria al Ter­cer Reich ( Ans­chluss). Ya no hu­bo tra­bas que li­mi­ta­ran las am­bi­cio­nes te­rri­to­ria­les del Füh­rer.

En el acuer­do de Mú­nich de ese año, el con­ser­va­dor Ne­vi­lle Chamberlain, pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co, y el pre­si­den­te del Go­bierno fran­cés, el so­cia­lis­ta Édouard Da­la­dier, acep­ta­ron en­tre­gar la pro­vin­cia che­ca de los Sudetes a los ale­ma­nes con la so­lem­ne pro­me­sa de Hitler de que no re­cla­ma­ría nin­gún otro te­rri­to­rio. Lon­dres y Pa­rís creían que así fre­na­ban una gue­rra que no desea­ban, pe­ro se equi­vo­ca­ban. Po­co des­pués, Hitler fir­mó un tra­ta­do de no agre­sión con Sta­lin y ex­ten­dió el con­trol que te­nía en los Sudetes al res­to del te­rri­to­rio che­cos­lo­va­co. Y a las 04:45 ho­ras del 1 de sep­tiem­bre de 1939, Hitler or­de­nó ata­car Po­lo­nia.

ALE­MA­NIA CO­MIEN­ZA SU AVAN­CE.

Las SS si­mu­la­ron aten­ta­dos lle­va­dos a ca­bo por gue­rri­lle­ros po­la­cos a los cuar­te­les de guar­da­bos­ques de la ciu­dad de Pits­chen (ac­tual By­czy­na, en Po­lo­nia) y a la emi­so­ra de Glei­witz (ac­tual Gli­wi­ce po­la­ca), des­de don­de ra­dia­ron un co­mu­ni­ca­do in­ci­tan­do a la re­be­lión de la po­bla­ción en la Al­ta Si­le­sia. Hom­bres de las SS se en­car­ga­ron de eje­cu­tar a unos cuan­tos pri­sio­ne­ros del cam­po de con­cen­tra­ción de Sach­sen­hau­sen, cu­yos cuer­pos fue­ron aban­do­na­dos co­mo prue­ba del su­pues­to ataque gue­rri­lle­ro.

El 3 de sep­tiem­bre, el em­ba­ja­dor bri­tá­ni­co en Ber­lín en­tre­gó a la Can­ci­lle­ría ale­ma­na un ul­ti­má­tum que de­jó de­mu­da­do a Hitler. Rib­ben­trop le ha­bía ase­gu­ra­do que Lon­dres no ha­ría na­da si la Wehr­macht in­va­día Po­lo­nia. Aus­tra­lia, la In­dia y Nue­va Ze­lan­da tam­bién de­cla­ra­ron la gue­rra a Ale­ma­nia. Po­co más tar­de, el em­ba­ja­dor fran­cés en­tre­gó el ul­ti­má­tum de Pa­rís. A con­ti­nua­ción, Su­dá­fri­ca y Ca­na­dá hi­cie­ron lo pro­pio.

Los ber­li­ne­ses reac­cio­na­ron con cier­ta per­ple­ji­dad y preo­cu­pa­ción a la no­ti­cia de que Gran Bre­ta­ña y Fran­cia des­en­te­rra­ban el ha­cha de gue­rra. “Ha­bían con­fia­do en la ex­tra­or­di­na­ria ra­cha de suer­te de su Füh­rer, pen­san­do que és­ta tam­bién le per­mi­ti­ría una vic­to­ria ro­tun­da so­bre Po­lo­nia sin que se des­en­ca­de­na­ra nin­gún con­flic­to en Eu­ro­pa”, se­ña­la el his­to­ria­dor bri­tá­ni­co An­tony Bee­vor en su li­bro

La II Gue­rra Mun­dial. Ya no ha­bía vuel­ta atrás: la tra­ge­dia es­ta­ba ser­vi­da.

Por su par­te, Sta­lin apro­ve­chó el tra­ta­do de no agre­sión que ha­bía fir­ma­do con Hitler – el acuer­do Mó­lo­tov- Rib­ben­trop del 23 de agos­to de 1939– pa­ra in­va­dir la zo­na orien­tal de Po­lo­nia. Po­co des­pués, el lí­der so­vié­ti­co or­de­nó ocu­par Fin­lan­dia, lo que le cos­tó un se­ve­ro va­ra­pa­lo al Ejér­ci­to Ro­jo, que fue re­cha­za­do por las tro­pas fin­lan­de­sas. Fi­nal­men­te, el 29 de fe­bre­ro de 1940, sa­bien­do que no iba a re­ci­bir ayu­da de las de­mo­cra­cias eu­ro­peas, Hel­sin­ki lle­gó a un acuer­do con Moscú, cons­cien­te de que Sta­lin ya no que­ría se­guir con una gue­rra que le po­dría en­fren­tar con Lon­dres y Pa­rís.

La in­va­sión si­mul­tá­nea de No­rue­ga y Di­na­mar­ca co­men­zó el 9 de abril. Hitler pen­só que la ocu­pa­ción ale­ma­na pre­sio­na­ría a los sue­cos pa­ra que no de­ja­ran de exportar su­mi­nis­tros de hie­rro a Ale­ma­nia, un ma­te­rial fun­da­men­tal pa­ra la in­dus­tria bé­li­ca del Ter­cer Reich. Las ope­ra­cio­nes mi­li­ta­res en Es­can­di­na­via iban a pro­por­cio­nar a la Kriegs­ma­ri­ne ba­ses na­va­les des­de las que sus bu­ques po­drían con­tro­lar el mar del Nor­te y los puer­tos oc­ci­den­ta­les de Reino Uni­do. Ese es­fuer­zo bé­li­co fre­nó la ofen­si­va ale­ma­na en el oes­te, aun­que no por mu­cho tiem­po.

El 10 de ma­yo, Hitler dio luz ver­de a la Wehr­macht pa­ra que sus di­vi­sio­nes aco­ra­za­das pe­ne­tra­ran si­mul­tá­nea­men­te en Ho­lan­da y Bél­gi­ca. El Füh­rer es­ta­ba en ra­cha y no que­ría de­jar es­ca­par la opor­tu­ni­dad. Mien­tras los ca­rros de com­ba­te avan­za­ban ha­cia Oc­ci­den­te, la Luft­waf­fe bom­bar­dea­ba sin pie­dad Bru­se­las, Am­be­res, Ca­lais, Dun­ker­que, Bou­log­ne, Nancy y otras ciu­da­des de la fron­te­ra fran­co­bel­ga. Unos 90 bom­bar­de­ros arro­ja­ron su car­ga le­tal so­bre la ciu­dad ho­lan­de­sa de Ró­ter­dam, pro­vo­can­do la muer­te a mil per­so­nas y de­jan­do sin ho­gar a otras 70.000.

Aquel día, Chamberlain tu­vo que di­mi­tir co­mo pri­mer mi­nis­tro de Gran Bre­ta­ña al no con­se­guir el apo­yo del Par­ti­do La­bo­ris­ta. Ha­li­fax re­cha­zó su­ce­der­le en el car­go, ra­zón por la que Wins­ton Churchill fue nom­bra­do nue­vo pri­mer mi­nis­tro. En el con­ti­nen­te, la po­de­ro­sa ma­qui­na­ria bé­li­ca ger­ma­na y sus re­vo­lu­cio­na­rias tác­ti­cas en el cam­po de ba­ta­lla ( gue­rra re­lám­pa­go) sor­pren­die­ron a las tro­pas fran­ce­sas, que se re­ple­ga­ron des­or­de­na­da­men­te. El ver­ti­gi­no­so avan­ce de los ale­ma­nes mos­tró la des­coor­di­na­ción de las fuer­zas alia­das. En só­lo seis se­ma­nas, el ejér­ci­to fran­cés se des­plo­mó por com­ple­to.

SAN­GRE, SU­DOR Y LÁ­GRI­MAS EN DUN­KER­QUE.

En aque­llos mo­men­tos trá­gi­cos pa­ra los alia­dos, Churchill se en­fren­tó al de­rro­tis­mo de par­te de sus co­le­gas, al­gu­nos de los cua­les to­da­vía apos­ta­ban por un acuer­do con la Ale­ma­nia na­zi, da­do que creían im­po­si­ble de­rro­tar a su po­de­ro­so ejér­ci­to. Si Inglaterra se en­con­tra­ba pro­fun­da­men­te de­bi­li­ta­da, Fran­cia es­ta­ba al borde de la ren­di­ción. Churchill su­po gal­va­ni­zar el de­seo de re­sis­ten­cia de los in­gle­ses y en ma­yo, en la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes, lan­zó su más fa­mo­sa fra­se: “San­gre, su­dor y lá­gri­mas”.

El rá­pi­do avan­ce de los ejér­ci­tos ale­ma­nes hi­zo re­tro­ce­der a 350.000 sol­da­dos, la ma­yo­ría bri­tá­ni­cos, ha­cia Dun­ker­que. Sor­pren­den­te­men­te, Hitler or­de­nó a sus di­vi­sio­nes blin­da­das de­te­ner­se a só­lo 25

Inglaterra y Fran­cia en­tre­ga­ron los Sudetes a Ale­ma­nia cre­yen­do que así fre­na­rían la gue­rra

km de esa ciu­dad, dan­do un res­pi­ro a los alia­dos. Las fuer­zas bri­tá­ni­cas atra­pa­das en la ciu­dad fran­ce­sa fue­ron eva­cua­das a Reino Uni­do en­tre el 26 de ma­yo y el 4 de ju­nio de 1940 gra­cias a una flo­ta de cua­ren­ta des­truc­to­res bri­tá­ni­cos, fran­ce­ses, bel­gas y ho­lan­de­ses, se­gui­dos de unas 900 em­bar­ca­cio­nes par­ti­cu­la­res (ya­tes, bar­cos de pes­ca, ga­ba­rras del Tá­me­sis...). El úl­ti­mo día, más de 26.000 sol­da­dos fran­ce­ses lo­gra­ron em­bar­car­se y huir a Gran Bre­ta­ña.

La ope­ra­ción fue un éxi­to, pe­ro tam­bién una do­lo­ro­sa de­rro­ta pa­ra Lon­dres. Cien­tos de mi­les de sol­da­dos pu­die­ron ser tras­la­da­dos sa­nos y sal­vos, pe­ro gran can­ti­dad de ma­te­rial mi­li­tar bri­tá­ni­co se per­dió en Dun­ker­que. Las fá­bri­cas de ar­ma­men­to de Reino Uni­do ten­drían que tra­ba­jar a des­ta­jo pa­ra re­po­ner los va­lio­sos per­tre­chos bé­li­cos aban­do­na­dos en las pla­yas fran­ce­sas.

CHURCHILL RE­SIS­TE, PÉ­TAIN CLAUDICA.

Al mis­mo tiem­po que con­cluía la re­pa­tria­ción de tro­pas en Dun­ker­que, Pa­rís su­frió un bom­bar­deo que oca­sio­nó cer­ca de 300 muer­tos. En Lon­dres, el ga­bi­ne­te de gue­rra vi­vió un se­rio des­en­cuen­tro en­tre los par­ti­da­rios de son­dear a los ita­lia­nos los tér­mi­nos en que Hitler es­ta­ría dis­pues­to a fir­mar un ar­mis­ti­cio y los que pen­sa­ban que la úni­ca sa­li­da era com­ba­tir. Churchill opi­na­ba que, si co­men­za­ban las ne­go­cia­cio­nes, Lon­dres ya no po­dría dar mar­cha atrás. Tam­po­co se po­dría re­vi­ta­li­zar el es­pí­ri­tu de re­sis­ten­cia del pue­blo bri­tá­ni­co si las co­sas se tor­cían y ha­bía que vol­ver a las ar­mas.

Churchill es­ta­ba con­ven­ci­do de que Ale­ma­nia im­pon­dría unas con­di­cio­nes tan bru­ta­les que re­du­ci­rían al país a la con­di­ción de un Es­ta­do es­cla­vo, ra­zón por la que los bri­tá­ni­cos no te­nían más al­ter­na­ti­va que lu­char has­ta el fi­nal. Él mis­mo ten­dría que ha­cer un gran es­fuer­zo pa­ra em­pu­jar al pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Fran­klin D. Roo­se­velt a to­mar par­ti­do en la gue­rra y aban­do­nar su neu­tra­li­dad. Sin la ayu­da de Es­ta­dos Uni­dos, las de­mo­cra­cias eu­ro­peas se irían a pi­que. La lu­ci­dez de Churchill fue de­ci­si­va en aque­llos di­fí­ci­les mo­men­tos.

El 14 de ju­nio las tro­pas ale­ma­nas en­tra­ron en Pa­rís y des­fi­la­ron por sus ave­ni­das, pa­ra con­go­ja de los pa­ri­si­nos. La hu­mi­lla­ción se com­ple­tó ocho días des­pués cuan­do el ma­ris­cal Hen­ri Phi­lip­pe Pé­tain, el hé­roe de la I Gue­rra Mun­dial, de 84 años, co­mu­ni­có al pue­blo fran­cés la fir­ma de un ar­mis­ti­cio con Ale­ma­nia. Fran­cia que­dó di­vi­di­da en dos zo­nas: la de Vichy, al man­do de Pé­tain, y la ocu­pa­da por los ale­ma­nes. Mien­tras que Pé­tain no tu­vo nin­gún re­pa­ro en acep­tar la co­la­bo­ra­ción con los in­va­so­res, Char­les de Gau­lle, des­de Lon­dres, uti­li­zó la BBC pa­ra ha­cer un lla­ma­mien­to a las ar­mas y a la re­sis­ten­cia de la Fran­cia li­bre.

El 23 de agos­to, la Luft­waf­fe bom­bar­deó ac­ci­den­tal­men­te Lon­dres, lo que pro­vo­có las re­pre­sa­lias de la Ro­yal Air For­ce (RAF), que de in­me­dia­to bom­bar­deó Ber­lín. Hitler en­fu­re­ció y or­de­nó a Gö­ring que em­pe­za­ran los ata­ques aé­reos so­bre la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca ( el Blitz), lo que en cier­to mo­do be­ne­fi­ció a la RAF, ya que sus ae­ro­puer­tos de­ja­ron de ser ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio de los bom­bar­de­ros ale­ma­nes. Del 7 de sep­tiem­bre al 13 de no­viem­bre de 1940, Lon­dres fue bom­bar­dea­do con re­gu­la­ri­dad. A con­ti­nua­ción, la Luft­waf­fe ata­có Belfast, Glas­gow, Li­ver­pool, Car­diff y otras po­bla­cio­nes. Has­ta ma­yo de 1941, las bom­bas ale­ma­nas ma­ta­ron a 43.000 per­so­nas en Reino Uni­do.

Con el res­pal­do de la ma­yo­ría de los bri­tá­ni­cos, el Pri­mer Mi­nis­tro se ju­gó el to­do por el to­do en la Ba­ta­lla de Inglaterra. El pri­me­ro de agos­to, Hitler fir­mó la or­den de que la avia­ción ale­ma­na aplas­ta­ra a la bri­tá­ni­ca. Los bri­tá­ni­cos te­nían a su fa­vor el ra­dar, que fue desa­rro­lla­do unos años an­tes por el fí­si­co Ro­bert Wat­son- Watt. Con él, la RAF po­día de­tec­tar a la avia­ción enemi­ga con an­te­la­ción y en­viar es­cua­dri­llas de ca­zas en el mo­men­to pre­ci­so pa­ra abor­tar sus in­cur­sio­nes aé­reas.

Asi­mis­mo, el Reino Uni­do po­seía el mo­derno ca­za Su­per­ma­ri­neS­pit­fi­re, con el que po­día en­fren­tar­se al BFMes­sersch­mitt109. El 15 de sep­tiem­bre de 1940, con­me­mo­ra­do des­de en­ton­ces en Reino Uni­do co­mo Battle

ofB­ri­tai­nDay (Día de la Ba­ta­lla de Inglaterra), fue la jor­na­da que con­cen­tró más ca-

LA BA­TA­LLA DE INGLATERRA.

Mien­tras Pé­tain acep­ta­ba co­la­bo­rar con los na­zis, De Gau­lle lla­ma­ba a re­sis­tir des­de Lon­dres

zas so­bre te­rri­to­rio bri­tá­ni­co. Los es­fuer­zos ale­ma­nes fue­ron inú­ti­les. Tras el fra­ca­so de la Luft­waf­fe, que no pu­do do­ble­gar a los pi­lo­tos de la RAF, Hitler aban­do­nó la idea de in­va­dir Reino Uni­do, cen­tran­do to­dos sus es­fuer­zos en la le­ja­na e im­pe­ne­tra­ble Ru­sia. DEL FRA­CA­SO DE MUS­SO­LI­NI AL AFRI­KA KORPS.

El 10 de ju­nio de 1940, Mus­so­li­ni lan­zó un dis­cur­so en Ro­ma en el que de­cla­ró la gue­rra a Gran Bre­ta­ña y Fran­cia. A con­ti­nua­ción, las tro­pas ita­lia­nas pe­ne­tra­ron en los Al­pes pa­ra con­quis­tar la ciu­dad de Men­tón. En sus an­sias por aca­pa­rar nue­vos te­rri­to­rios, Mus­so­li­ni co­me­tió el error de lan­zar dos cam­pa­ñas mi­li­ta­res a la vez, una con­tra la neu­tral Gre­cia y otra con­tra Reino Uni­do en Egip­to. Ade­más de es­tar muy mal di­ri­gi­do, el ejér­ci­to ita­liano se en­con­tró con la ines­pe­ra­da re­sis­ten­cia de los grie­gos. En menos de un mes, los in­va­so­res fue­ron ex­pul­sa­dos de Gre­cia.

Por lo que se re­fie­re al ataque a Egip­to, el Du­ce lan­zó a sus ejér­ci­tos ha­cia Si­di Ba­rra­ni en sep­tiem­bre de 1940. Mus­so­li­ni creía que los más de dos mi­llo­nes de ita­lia­nos que se di­ri­gían ha­cia el Ni­lo aplas­ta­rían fá­cil­men­te las exi­guas de­fen­sas bri­tá­ni­cas. En reali­dad, ocu­rrió to­do lo con­tra­rio. Las di­vi­sio­nes ita­lia­nas fue­ron de­rro­ta­das me­ses des­pués por los 36.000 bri­tá­ni­cos acuar­te­la­dos en Egip­to. Hitler en­fu­re­ció. Las dos fa­lli­das ope­ra­cio­nes ita­lia­nas le obli­ga­ron a pos­po­ner la in­va­sión de Ru­sia.

La pri­me­ra me­di­da del Füh­rer fue or­ga­ni­zar un ejér­ci­to en Li­bia pa­ra con­tra­ata­car y re­cu­pe­rar el te­rri­to­rio que ha­bían ocu­pa­do los in­gle­ses. La lle­ga­da del ge­ne­ral Er­win Rom­mel a Trí­po­li (Li­bia) el 12 de fe­bre­ro de 1941 iba a cam­biar el rum­bo de los acon­te­ci­mien­tos. Aquel día na­ció el Afri­ka Korps. Muy pron­to, los bri­tá­ni­cos com­pren­die­ron que se es­ta­ban en­fren­tan­do a un enemi­go for­mi­da­ble. El 6 de abril de 1941, Ale­ma­nia en­vió dos di­vi­sio­nes pa­ra in­va­dir Gre­cia y Yu­gos­la­via. Asi­mis­mo, Hitler or­de­nó una ope­ra­ción ae­ro­trans­por­ta­da, la pri­me­ra in­va­sión de la His­to­ria pro­ta­go­ni­za­da por pa­ra­cai­dis­tas, pa­ra to­mar Cre­ta, que en esos mo­men­tos es­ta­ba ocu­pa­da por tro­pas bri­tá­ni­cas. En menos de dos se­ma­nas, los ale­ma­nes los ex­pul­sa­ron de la is­la.

Mien­tras Rom­mel pre­pa­ra­ba su ofen­si­va en el de­sier­to, Gran Bre­ta­ña se en­fren­ta­ba a un nue­vo pro­ble­ma: el blo­queo ma­rí­ti­mo de los sub­ma­ri­nos ale­ma­nes. El 4 de no­viem­bre de 1939, des­pués de re­ci­bir la apro­ba­ción del Con­gre­so, el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Roo­se­velt de­ci­dió apo­yar a Gran Bre­ta­ña y Fran­cia con el en­vío de ar­mas y bie­nes, con la con­di­ción de que los com­pra­do­res pa­ga­ran en efec­ti­vo y se en­car­ga­ran del transporte de los pro­duc­tos ad­qui­ri­dos.

LU­CHA EN EL ATLÁN­TI­CO.

Los te­mi­bles U-Boo­te echa­ron a pi­que a cen­te­na­res de na­víos in­gle­ses, po­nien­do en se­rios aprie­tos el en­vío des­de EE UU de ví­ve­res y ma­te­rial de gue­rra a tra­vés del Atlán­ti­co. En ma­yo de 1941, los bri­tá­ni­cos se hi­cie­ron con una má­qui­na co­di­fi­ca­do­ra Enig­ma, lo que les iba a per­mi­tir des­ci­frar mu­chos de los men­sa­jes y ór­de­nes de ba­ta­lla del ejér­ci­to ale­mán, en­tre ellos los que re­ci­bían y en­via­ban los sub­ma­ri­nos enemi­gos.

Gra­cias a esos men­sa­jes, la Ar­ma­da bri­tá­ni­ca y la RAF pu­die­ron lo­ca­li­zar las po­si­cio­nes de los su­mer­gi­bles enemi­gos, mu­chos de los cua­les fue­ron hun­di­dos. Las co­sas em­pe­za­ban a me­jo­rar po­co a po­co pa­ra los alia­dos. El re­sul­ta­do de la ba­ta­lla del Atlán­ti­co fue vi­tal pa­ra la su­per­vi­ven­cia de Reino Uni­do. Pe­ro el cos­te fue enor­me: unos 2.600 bar­cos mer­can­tes alia­dos y unos 750 sub­ma­ri­nos ale­ma­nes fue­ron hun­di­dos. En to­tal, cer­ca de 80.000 ma­ri­nos ale­ma­nes y alia­dos mu­rie­ron en las gé­li­das aguas atlán­ti­cas.

La Ans­chluss, el 12 de mar­zo de 1938, fue el pró­lo­go de la ex­pan­sión im­pe­ria­lis­ta ale­ma­na. En la fo­to, tro­pas de la Wehr­macht vi­to­rea­das a su en­tra­da en la ciu­dad de Inns­bruck. AUS­TRÍA­COS BA­JO EL REICH.

El 1 de sep­tiem­bre de 1939, Ale­ma­nia in­va­dió es­te país y des­en­ca­de­nó así la II Gue­rra Mun­dial. So­bre es­tas lí­neas, Hitler a su lle­ga­da a Gdansk (an­ti­gua Dan­zig) días des­pués. PO­LO­NIA: EL INI­CIO.

Del 26 de ma­yo al 4 de ju­nio de 1940, ale­ma­nes y alia­dos com­ba­tie­ron en torno a es­ta ciu­dad fran­ce­sa, que aca­bó ca­yen­do en ma­nos de los na­zis. Aquí, un bom­bar­deo. LA BA­TA­LLA DE DUN­KER­QUE.

El Du­ce fra­ca­só es­tre­pi­to­sa­men­te en sep­tiem­bre de 1940 en Egip­to. En la ima­gen, sol­da­dos ita­lia­nos cap­tu­ra­dos por los bri­tá­ni­cos en Si­di Ba­rra­ni. SI­DI BA­RRA­NI, EL FIAS­CO EGIP­CIO DE MUS­SO­LI­NI.

Pé­tain ca­pi­tu­ló an­te los na­zis el 22 de ju­nio de 1940. Tres días más tar­de, el pro­pio Füh­rer se pa­seó por la ca­pi­tal de Fran­cia. HITLER EN PA­RÍS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.