El con­flic­to se glo­ba­li­za: el Fren­te Orien­tal

ADOLF HITLER NO TE­NÍA NIN­GU­NA IN­TEN­CIÓN DE RES­PE­TAR EL PAC­TO DE NO AGRE­SIÓN CON LA URSS: EN 1941 LA ATA­CÓ. AL MIS­MO TIEM­PO, EL BOM­BAR­DEO JA­PO­NÉS SO­BRE EE UU LE DIO PIE PA­RA DE­CLA­RAR TAM­BIÉN LA GUE­RRA A DI­CHO PAÍS.

Muy Historia - - CURIOSIDADES -

Tras ha­ber con­quis­ta­do Aus­tria, Che­cos­lo­va­quia, Po­lo­nia, Di­na­mar­ca, No­rue­ga, Ho­lan­da, Bél­gi­ca y Fran­cia, Ale­ma­nia rom­pió el acuer­do de no agre­sión que ha­bía fir­ma­do dos años an­tes con Moscú. En ju­nio de 1941, Hitler or­de­nó el des­plie­gue de unos tres mi­llo­nes de sol­da­dos pa­ra in­va­dir la Unión So­vié­ti­ca. Churchill ha­bía ad­ver­ti­do a Sta­lin en abril de que ese ataque se iba a pro­du­cir, pe­ro el lí­der so­vié­ti­co era un pa­ra­noi­co y pen­sa­ba que el pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co que­ría arras­trar a Ru­sia a una gue­rra con­tra Ale­ma­nia.

OPE­RA­CIÓN BARBARROJA: ACA

BAR CON STA­LIN. “En la ló­gi­ca de Sta­lin, los in­gle­ses le es­ta­ban en­ga­ñan­do, ya que el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de Reino Uni­do era aca­bar con los bol­che­vi­ques. Y qué me­jor ma­ne­ra de lo­grar­lo que em­pu­jar a la Unión So­vié­ti­ca a de­cla­rar la gue­rra a Ale­ma­nia”, afir­ma el pe­rio­dis­ta e his­to­ria­dor bri­tá­ni­co

Churchill ha­bía ad­ver­ti­do a Sta­lin del in­mi­nen­te ataque de Hitler, pe­ro el pa­ra­noi­co lí­der so­vié­ti­co pen­sa­ba que los bri­tá­ni­cos que­rían en­ga­ñar­le

Max Has­tings. En cues­tión de se­ma­nas, el lí­der so­vié­ti­co com­pren­de­ría que Churchill le es­ta­ba con­tan­do la ver­dad, pe­ro ya era muy tar­de pa­ra reac­cio­nar. Las tro­pas de la Wehr­macht iban a lle­gar en cues­tión de se­ma­nas a las mis­mas puer­tas de Moscú. La Ope­ra­ción Barbarroja ( la in­va­sión de la Unión So­vié­ti­ca) coin­ci­dió en el tiem­po con el co­mien­zo del ge­no­ci­dio.

El ob­je­ti­vo ideo­ló­gi­co de erra­di­car el “ju­deo­bol­che­vis­mo” era fun­da­men­tal en la gue­rra de ani­qui­la­ción que ha­bían pro­yec­ta­do los na­zis. En los pri­me­ros días de la in­va­sión, el ataque mor­tí­fe­ro de los Ein­satz­grup­pen ( gru­pos ope­ra­ti­vos de las SS), res­pal­da­dos por la Wehr­macht, com­bi­nó las ac­cio­nes bélicas pro­pia­men­te di­chas con las ba­ti­das pa­ra per­se­guir y ase­si­nar a ju­díos y mi­li­cia­nos.

Los ale­ma­nes em­pren­die­ron tres gran­des ofen­si­vas a lo lar­go de un fren­te de in­va­sión de mil ocho­cien­tos ki­ló­me­tros. El gru­po de ejér­ci­tos Nor­te, al man­do del ma­ris­cal de cam­po Von Leeb, avan­zó en di­rec­ción a los Es­ta­dos bál­ti­cos y Le­nin­gra­do ( ac­tual San Pe­ters­bur­go). El gru­po de ejér­ci­tos Cen­tro, con Von Bock a la ca­be­za, avan­zó ha­cia Minsk, ciu­dad que cap­tu­ró en po­cos días. El gru­po de ejér­ci­tos Sur, a las ór­de­nes de Von Runds­tedt, se di­ri­gió ha­cia Ucra­nia. La fal­ta de adies­tra­mien­to y de ofi­cia­les ca­pa­ci­ta­dos con­vir­tió al Ejér­ci­to Ro­jo en fá­cil pre­sa de la Wehr­macht.

MO­RIR MA­TAN­DO, DE MOSCÚ AL

PA­CÍ­FI­CO. Al lle­gar los ale­ma­nes a Moscú, el pá­ni­co se adue­ñó de la ciu­dad. Mien­tras se le­van­ta­ban ba­rri­ca­das y to­do ti­po de de­fen­sas, las au­to­ri­da­des or­ga­ni­za­ron la eva­cua­ción del Go­bierno. Por su par­te, Sta­lin lan­zó un men­sa­je en el que pe­día a la po­bla­ción que re­sis­tie­ra a ul­tran­za con­tra los na­zis. Más al nor­te, las tro­pas ale­ma­nas si­tia­ron la ciu­dad de Le­nin­gra­do, abo­cán­do­la a la mi­se­ria y la ham­bru­na. En los pri­me­ros días de la ofen­si­va ale­ma­na con­tra Moscú, el Al­to Man­do so­vié­ti­co dio or­den a sus pi­lo­tos de em­bes­tir a los bom­bar­de­ros de la Luft­waf­fe. No to­dos mo­rían en esos ata­ques sui­ci­das; los que so­bre­vi­vie­ron en­se­ña­ron a otros pi­lo­tos co­mo lle­var a ca­bo ese “ac­to de agre­sión to­tal”. Los avio­nes ru­sos em­bis­tie­ron a los ale­ma­nes en al menos 300 oca­sio­nes. La pri­me­ra em­bes­ti­da noc­tur­na de Vik­tor Ta­la­lik­hin le va­lió la Me­da­lla de Oro del Hé­roe.

Me­ses des­pués, los con­vo­yes an­glo­ame­ri­ca­nos que lle­va­ban ayu­da mi­li­tar a los ru­sos a tra­vés del océano Ár­ti­co iban acom­pa­ña­dos de un bu­que es­pe­cial lla­ma­do CAM, des­de el que se po­día lan­zar un avión pa­ra de­fen­der a los bar­cos del ataque de sub­ma­ri­nos ale­ma­nes. El pro­ble­ma era que, una vez rea­li­za­da la ope­ra­ción, el piloto de­bía ame­ri­zar en las gé­li­das aguas del Ár­ti­co y re­zar pa­ra que los na­víos de es­col­ta del con­voy lo res­ca­ta­ran cuan­to an­tes. Los pi­lo­tos de la RAF asu­mie­ron con va­len­tía que sus mi­sio­nes eran ca­si tan arries­ga­das co­mo las tác­ti­cas de los ka­mi­ka­zes ja­po­ne­ses en el Pa­cí­fi­co.

El Spe­cial Air Ser­vi­ce (SAS) bri­tá­ni­co se creó en ju­lio de 1941 co­mo un cuer­po de ope­ra­cio­nes es­pe­cia­les, el pri­me­ro de su gé­ne­ro. Su bau­tis­mo de fue­go se pro­du­jo en el nor­te de Áfri­ca, don­de sus hom­bres fue­ron lan­za­dos en pa­ra­caí­das tras las lí­neas enemi­gas pa­ra rea­li­zar ope­ra­cio­nes de sa­bo­ta­je con­tra el Afri­ka Korps. Sus ac­cio­nes sir­vie­ron pa­ra gal­va­ni­zar a la opi­nión pú­bli­ca bri­tá­ni­ca, cu­ya mo­ral se en­con­tra­ba ba­jo mí­ni­mos. El SAS es­ta­ba com­pues­to por sol­da­dos y mer­ce­na­rios de to­das las na­cio­na­li­da­des, mu­chos de ellos in­adap­ta­dos, ex­cén­tri­cos y de­pra­va­dos, pe­ro con ins­tin­to pa­ra la gue­rra en­cu­bier­ta. El SAS lle­vó a ca­bo ac­cio­nes de gue­rra tan arries­ga­das que ro­za­ban el sui­ci­dio.

El 7 de di­ciem­bre de 1941, los ja­po­ne­ses lan­za­ron un de­mo­le­dor ataque aé­reo so­bre la ba­se na­val es­ta­dou­ni­den­se de Pearl Har­bor. La flo­ta ja­po­ne­sa es­ta­ba com­pues­ta por más de 350 bu­ques de gue­rra y va­rios por­taa­vio­nes. Des­de las cu­bier­tas de es­tos úl­ti­mos des­pe­ga­ron los ca­zas de com­ba­te, tor­pe­de­ros y bom­bar­de­ros que da­ña­ron gra­ve­men­te ocho aco­ra­za­dos enemi­gos, cua­tro de los cua­les se hun­die­ron. Los es­ta­dou­ni­den­ses tu­vie­ron 2.403 víc­ti­mas mor­ta­les y los ja­po­ne­ses per­die­ron a 65 hom­bres en­tre muer­tos y he­ri­dos. El ataque fue un com­ple­to shock pa­ra el pue­blo ame­ri­cano, que nun­ca per­do­nó lo que se con­si­de­ró un ataque trai­cio­ne­ro y co­bar­de.

Aquel día, los com­ba­tien­tes ja­po­ne­ses na­ve­ga­ron su­mer­gi­dos so­bre torpe­dos pa­ra ata­car a los na­víos de gue­rra ame­ri­ca­nos an­cla­dos en el puer­to. Las pri­me­ras ba­jas del ataque ocu­rrie­ron cuan­do el bu­que de gue­rra Ward lo­ca­li­zó y hun­dió un mi­ni­sub­ma­rino de la cla­se AKō-hyō­te­ki, a pri­me­ras ho­ras de la ma­ña­na. Los ja­po­ne­ses pla­nea­ban uti­li­zar va­rios de aque­llos pe­que­ños su­mer­gi­bles pa­ra da­ñar los bar­cos enemi­gos una vez se hu­bie­ra ini­cia­do el bom­bar­deo aé­reo so­bre la ba­se na­val ame­ri­ca­na en Ha­wái.

LA EX­CU­SA PER­FEC­TA PA­RA HIT

LER. Nin­guno de esos mi­ni­sub­ma­ri­nos re­gre­só sano y sal­vo a su ba­se. Se ha­lla­ron ras­tros de cua­tro de ellos y en 2002 se lo­ca­li­zó el que hun­dió el Ward. De los diez tri­pu­lan­tes que in­ter­vi­nie­ron en la arries­ga­dí­si­ma ope­ra­ción sub­ma­ri­na, mu­rie­ron nue­ve. El úni­co su­per­vi­vien­te, Ka­zuo Sa­ka­ma­ki, fue cap­tu­ra­do por los ame­ri­ca­nos, con­vir­tién­do­se en el pri­mer pri­sio­ne­ro de Es­ta­dos Uni­dos en la II Gue­rra Mun­dial. Al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res creen que uno de aque­llos in­ge­nios su­mer­gi­bles pu­do en­trar en el puer­to y dis­pa­rar con éxi­to un torpe­do al na­vío Wes­tVir­gi­nia.

To­kio no ha­bía des­ve­la­do sus pla­nes a Ber­lín. La no­ti­cia del ataque so­bre Pearl Har­bor, se­gún con­tó el mi­nis­tro de Pro­pa­gan­da Jo­seph Goebbels, fue “co­mo un ra­yo caí­do del cie­lo”. “Ja­pón no se ha­bría atre­vi­do nun­ca a ata­car a Es­ta­dos Uni­dos si Hitler no hu­bie­ra ini­cia­do la gue­rra en Eu­ro­pa y en el Atlán­ti­co. Una gue­rra en dos océa­nos ofre­cía una oca­sión úni­ca de ac­tuar con­tra el po­de­río na­val de Es­ta­dos Uni­dos y del Im­pe­rio bri­tá­ni­co”, se­ña­la An­tony Bee­vor. “Fue por eso por lo que en no­viem­bre de 1941 los ja­po­ne­ses in­ten­ta­ron que la Ale­ma­nia na­zi les ga­ran­ti­za­ra

que de­cla­ra­ría la gue­rra a Es­ta­dos Uni­dos en cuan­to ellos ata­ca­ran Perl Har­bor”, afir­ma el his­to­ria­dor bri­tá­ni­co.

Y eso fue lo que hi­zo el eu­fó­ri­co Hitler. El 11 de di­ciem­bre, pro­nun­ció un dis­cur­so en el que ata­có al pre­si­den­te Roo­se­velt, pre­sen­tán­do­lo co­mo un tí­te­re en ma­nos de “to­da la in­si­dia sa­tá­ni­ca de los ju­díos”. Ese día de­cla­ró la gue­rra a Es­ta­dos Uni­dos, en vir­tud del Pac­to Tri­par­ti­to. En reali­dad, ese pac­to fir­ma­do por las tres po­ten­cias del Eje era una alian­za de de­fen­sa mu­tua, por lo que Ale­ma­nia no es­ta­ba obli­ga­da a ayu­dar a los ja­po­ne­ses si eran ellos los agre­so­res. Si Hitler ape­ló al Pac­to Tri­par­ti­to fue por­que que­ría en­trar en gue­rra con Es­ta­dos Uni­dos. Es po­si­ble que aque­lla de­ci­sión del Füh­rer fue­ra la cau­sa pri­me­ra de la de­rro­ta del Ter­cer Reich cua­tro años más tar­de.

LA UNIÓN SO­VIÉ­TI­CA CONTRAATA

CA. El 5 de di­ciem­bre de 1941, el ma­ris­cal Gueor­gui Zhú­kov lan­zó un con­tra­ata­que con­tra el ejér­ci­to ale­mán, que es­ta­ba si­tua­do a unos 40 ki­ló­me­tros de Moscú. Los so­vié­ti­cos ha­bían trans­fe­ri­do fuer­zas fres­cas y bien equi­pa­das des­de Si­be­ria y el Ex­tre­mo Orien­te ru­so has­ta la ca­pi­tal. Sta­lin sa­bía por sus ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia que Ja­pón no ata­ca­ría sue­lo so­vié­ti­co, lo que per­mi­tía des­aten­der la de­fen­sa del ex­tre­mo orien­tal de la URSS. Zhú­kov uti­li­zó es­tos re­fuer­zos con­tra los ale­ma­nes. Las tro­pas si­be­ria­nas es­ta­ban mu­cho más pre­pa­ra­das pa­ra so­por­tar el in­ten­so frío in­ver­nal que las de la Wehr­macht, que en enero de 1942 fue­ron obli­ga­das a re­tro­ce­der unos 200 km.

En agos­to de ese año se pro­du­jo el es­treno de la Sép­ti­maSin­fo­nía de Shos­ta­kó­vich en la si­tia­da ciu­dad de Le­nin­gra­do. In­me­dia­ta­men­te des­pués de un bom­bar­deo de ar­ti­lle­ría pro­gra­ma­do pa­ra aca­llar los ca­ño­nes ale­ma­nes, el di­rec­tor Karl Elias­berg le­van­tó su ba­tu­ta y co­men­zó a so­nar la sin­fo­nía. El es­treno se con­vir­tió en un ac­to de afir­ma­ción pa­trió­ti­ca y en un acon­te­ci-

Al­re­de­dor de 20 mi­llo­nes de ru­sos per­die­ron la vi­da en el Fren­te Orien­tal a lo lar­go de la in­va­sión ale­ma­na

mien­to cul­tu­ral úni­co en la His­to­ria, ya que se trans­mi­tió por ra­dio a to­do el mun­do.

Mien­tras la po­bla­ción de Le­nin­gra­do su­fría el bru­tal ase­dio de las tro­pas ale­ma­nas, el Ejér­ci­to Ro­jo con­so­li­dó sus po­si­cio­nes en abril de ese año en Moscú, lo que apor­tó una gran do­sis de mo­ral a los mi­li­ta­res y la po­bla­ción ci­vil ru­sa. A par­tir de en­ton­ces, los ale­ma­nes tu­vie­ron que en­fren­tar­se a una lar­ga y san­grien­ta gue­rra de po­si­cio­nes. Hitler des­ti­tu­yó al ge­ne­ral Gu­de­rian, que fue sus­ti­tui­do por el ge­ne­ral Von Klu­ge. En torno a 700.000 sol­da­dos so­vié­ti­cos mu­rie­ron, fue­ron he­ri­dos o da­dos co­mo des­apa­re­ci­dos du­ran­te los años que du­ró la de­fen­sa y el con­tra­ata­que en Moscú. En el ban­do con­tra­rio, cer­ca de 250.000 hom­bres mu­rie­ron, fue­ron he­ri­dos o da­dos por des­apa­re­ci­dos.

El Fren­te Orien­tal fue el es­ce­na­rio de ma­yor cru­de­za y cruel­dad de la His­to­ria de la gue­rra mo­der­na. “La Unión So­vié­ti­ca fue in­va­di­da por los ejér­ci­tos ale­ma­nes, que ejer­cie­ron una vio­len­cia inusi­ta­da con­tra los so­vié­ti­cos. Ca­be re­cor­dar que al­re­de­dor de vein­te mi­llo­nes de ru­sos per­die­ron la vi­da en aque­lla cam­pa­ña”, se­ña­la la his­to­ria­do­ra bri­tá­ni­ca Joan­na Bour­ke. Más ade­lan­te, cuan­do el Ejér­ci­to Ro­jo to­ma­ra la ini­cia­ti­va y se fue­ra aden­tran­do en te­rri­to­rio ale­mán, los sol­da­dos so­vié­ti­cos se iban a en­tre­gar a una te­rri­ble ven­gan­za por to­dos los pe­ca­dos que ha­bían co­me­ti­do los hom­bres de la Wehr­macht y las SS en Ru­sia.

LA SO­LU­CIÓN FI­NAL Y OTRAS ABE

RRACIONES. El me­tó­di­co sis­te­ma de ex­ter­mi­nio con­tra los ju­díos se ter­mi­nó de plas­mar en la con­fe­ren­cia que se ce­le­bró el 20 de enero de 1942 en un fas­tuo­so pa­la­cio si­tua­do jun­to al la­go Wann­see, en las afue­ras de Ber­lín. Ese año fue­ron ase­si­na­dos cer­ca de 2,7 mi­llo­nes de ju­díos. No con­ten­to con ello, Hein­rich Himm­ler bus­có la ma­ne­ra de que al­gu­nos pre­sos ju­díos co­la­bo­ra­sen en el es­fuer­zo de gue­rra an­tes de ser ani­qui­la­dos. Y el lu­gar idó­neo pa­ra lle­var a ca­bo ese plan fue Ausch­witz, el cam­po de ex­ter­mi­nio más gran­de crea­do por los na­zis, si­tua­do a 67 ki­ló­me­tros al oes­te de Cra­co­via, cer­ca de la fron­te­ra che­cos­lo­va­ca.

“Fue el úni­co cam­po na­zi que com­bi­nó el ani­qui­la­mien­to ma­si­vo de ju­díos y las fun­cio­nes de cam­po de con­cen­tra­ción pa­ra tra­ba­jos for­za­dos. Ade­más, fue el lu­gar don­de se pro­du­jo la ma­yor ma­tan­za ma­si­va de la His­to­ria ( en aquel si­nies­tro lu­gar fue­ron ase­si­na­das 1.100.000 per­so­nas, de las cua­les un mi­llón eran ju­días)”, re­cuer­da Lau­ren Rees, di­rec­tor crea­ti­vo de la te­le­vi­sión pú­bli­ca bri­tá­ni­ca BBC pa­ra pro­gra­mas de His­to­ria y au­tor del li­bro Ausch­witz: los na­zis y la So­lu­ción Fi­nal. En ese lu­gar si­nies­tro, Jo­sef Men­ge­le, “el ángel de la muer­te”, reali­zó sus te­rri­bles in­ves­ti­ga­cio­nes con pri­sio­ne­ros ju­díos.

La in­va­sión de los te­rri­to­rios del Es­te de­bía pro­por­cio­nar las tie­rras ne­ce­sa­rias pa­ra que las fa­lan­ges de la Wehr­macht se ins­ta­la­sen en ellas una vez finalizada la gue­rra. Los pro­fe­sio­na­les li­be­ra­les, in­ge­nie­ros y gen­tes del mun­do aca­dé­mi­co de aque­llos paí­ses so­me­ti­dos se­rían eli­mi­na­dos, de­jan­do al cam­pe­si­na­do lo­cal las la­bo­res agrí­co­las ne­ce­sa­rias pa­ra ali­men­tar al Im­pe­rio. El res­to del “po­pu­la­cho” tra­ba­ja­ría en las po­de­ro­sas cor­po­ra­cio­nes in­dus­tria­les ale­ma­nas que se le­van­ta­rían en aque­llas na­cio­nes in­va­di­das. Reinhard Hey­drich fue nom­bra­do Rei

ch­pro­tek­tor de Bohe­mia y Mo­ra­via en sep­tiem­bre de 1941. La fal­ta de mano du­ra de su an­te­ce­sor, Kons­tan­tin von Neu­rath, dis­gus­tó a Adolf Hitler, ya que fa­vo­re­cía la des­es­ta­bi­li­za­ción del pro­tec­to­ra­do ale­mán. Des­de su nue­vo car­go, Hey­drich fir­mó la con­de­na a muer­te de unos qui­nien­tos di­si­den­tes, de­cre­tó la ley mar­cial, de­tu­vo a nu­me­ro­sos in­te­lec­tua­les y or­de­nó fu­si­lar al pri­mer mi­nis­tro Alois Eliáš, un po­lí­ti­co tí­te­re que ha­bía si­do au­pa­do al po­der por los pro­pios ale­ma­nes.

OPE­RA­CIÓN AN­TRO­POI­DE. Aler­ta­do por la te­rri­ble re­pre­sión que su­frían sus com­pa­trio­tas, el pre­si­den­te che­co Ed­vard Be­nes, exi­lia­do en Lon­dres, acep­tó un plan ur­di­do por los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia bri­tá­ni­cos pa­ra aten­tar con­tra Hey­drich. Su nom­bre era Ope­ra­ción An­tro­poi­de. Pa­ra lle­var­lo a ca­bo, los in­gle­ses en­tre­na­ron a dos pa­trio­tas che­cos, Jo­zef Ga­bčik y Jan Ku­biš, que fue­ron lan­za­dos en pa­ra­caí­das en las cer­ca­nías de la ca­pi­tal che­cos­lo­va­ca en di­ciem­bre de 1941. Los dos co­man­dos se reunie­ron con otros com­pa­trio­tas pa­ra lle­var a ca­bo el ataque, en el que Hey­drich fue he­ri­do, aun­que mu­rió días des­pués.

El ca­dá­ver de Hey­drich fue tras­la­da­do a Ber­lín, don­de le rin­die­ron un gran­dio­so fu­ne­ral del Es­ta­do al que acu­die­ron Hitler y la pla­na ma­yor de la je­rar­quía na­zi. Po­cas ho­ras des­pués, Ber­lín or­de­nó eje­cu­tar en re­pre­sa­lia a los ha­bi­tan­tes de Lí­di­ce, un pue­blo que que­dó prác­ti­ca­men­te des­ha­bi­ta­do. A esas víc­ti­mas se aña­die­ron mi­les de che­cos­lo­va­cos fu­si­la­dos en ven­gan­za por la muer­te de Hey­drich. La Ope­ra­ción An­tro­poi­de fue el úni­co plan de ase­si­nar a lí­de­res na­zis que los alia­dos lle­va­ron a ca­bo con éxi­to, aun­que los par­ti­ci­pan­tes en el plan fue­ron de­te­ni­dos y eje­cu­ta­dos.

En no­viem­bre de 1941, los tan­ques de la Wehr­macht lle­ga­ron a las lo­ca­li­da­des cer­ca­nas a la ca­pi­tal so­vié­ti­ca, co­mo ve­mos aquí.

EL HÉ­ROE DE LAS EM­BES­TI­DAS NOC­TUR­NAS. En es­ta tác­ti­ca ka­mi­ka­ze con­tra los bom­bar­de­ros ale­ma­nes des­ta­có Vik­tor Ta­la­lik­hin.

La no­ti­cia del ataque ja­po­nés a Pearl Har­bor sor­pren­dió y en­tu­sias­mó a Hitler, que la apro­ve­chó pa­ra de­cla­rar ofi­cial­men­te la gue­rra a Es­ta­dos Uni­dos en un en­cen­di­do dis­cur­so an­te el Reichs­tag, en Ber­lín, el 11 de di­ciem­bre de 1941, mo­men­to que re­co­ge es­ta fo­to­gra­fía. EL FÜH­RER, DESATA­DO.

Iz­da., las tro­pas que ata­ca­ron el pues­to de co­mu­ni­ca­cio­nes ale­mán en Bru­ne­val, el 27 de fe­bre­ro de 1942, dis­pa­ran­do ha­cia la pla­ya.

El es­treno por to­do lo al­to, en agos­to de 1942, de la Sép­ti­ma Sin­fo­nía de Shos­ta­kó­vich en la si­tia­da y ham­brien­ta ciu­dad de Le­nin­gra­do fue un ac­to de afir­ma­ción pa­trió­ti­ca de la Unión So­vié­ti­ca an­te la in­va­sión na­zi. En la fo­to, un sol­da­do com­pra su en­tra­da pa­ra el even­to. HIS­TÓ­RI­CO CON­CIER­TO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.